Al­ba & Ho­vik

Aca­ban de em­pe­zar a dar sus pri­me­ros pa­sos en el ci­ne, así que es bueno co­men­zar por las pre­sen­ta­cio­nes. AL­BA GA­LO­CHA y HO­VIK KEUCH­KE­RIAN pro­vie­nen de mun­dos dis­tin­tos (la mo­da, ella; el bo­xeo, él), pe­ro am­bos coin­ci­den en al­go im­por­tan­te: la cá­ma­ra les q

GQ (Spain) - - Salir -

A lo me­jor pe­ca­mos de men­te es­tre­cha, pe­ro uno pien­sa en las bam­ba­li­nas del mun­do de la mo­da (fe­me­ni­na pa­ra más se­ñas) y bien se pue­de ima­gi­nar un ga­lli­ne­ro frí­vo­lo pla­ga­do de egos y so­ber­bia. Tras co­no­cer a Al­ba Ga­lo­cha (San­tia­go de Com­pos­te­la, 1990), es­ta pre­jui­cio­sa ima­gen se de­rrum­ba co­mo un cas­ti­llo de nai­pes du­ran­te un te­rre­mo­to. Al me­nos en lo que a ella con­cier­ne, cla­ro. Al­ba es cer­ca­na y agra­da­ble en el tra­to y no des­pren­de ni piz­ca de esa chu­le­ría que se le po­dría pre­su­po­ner (tal vez erró­nea­men­te) a una su­per­mo­de­lo de 26 añi­tos que ha des­fi­la­do en las pa­sa­re­las más im­por­tan­tes del uni­ver­so fas­hion. Cuan­do le co­men­ta­mos es­te pun­to de vis­ta, que no tie­ne por qué ser acer­ta­do, Al­ba nos co­rri­ge a me­dias: "La ma­yo­ría de mis preo­cu­pa­cio­nes e in­tere­ses han sur­gi­do del ti­po de vi­da que he lle­va­do du­ran­te es­te tiem­po. He co­no­ci­do a ni­ñas de 19 años que te­nían la ca­be­za per­fec­ta­men­te amue­bla­da gra­cias a la tra­lla que lle­va­ban co­mo mo­de­los. Es cier­to que no es lo co­mún, que los egos sue­len es­tar muy arri­ba y que la ima­gen que se da del mun­do de la mo­da es otra; pe­ro hay de to­do".

Su as­pec­to no ter­mi­na de en­ca­jar en los cá­no­nes: es bien gua­pa, sí, pe­ro no es es­pe­cial­men­te al­ta y tie­ne re­par­ti­dos a lo lar­go y an­cho de su frá­gil ana­to­mía un pu­ña­do de ta­tua­jes a mo­do de sím­bo­los, co­mo si fue­ran ano­ta­cio­nes al mar­gen del cua­derno de bi­tá­co­ra de su vi­da. Sus in­quie­tu­des tam­po­co en­ca­jan con to­do ese gla­mour que des­pren­den los ca­tá­lo­gos de las gran­des fir­mas y las pa­sa­re­las (en el mo­men­to de nues­tra con­ver­sa­ción aca­ba­ba de ver Ne­ru­da, de Pa­blo La­rraín, con la que ha "fli­pa­do en co­lo­res", y en su ipod so­na­ba el úl­ti­mo dis­co de los también ga­lle­gos No­ve­da­des Car­min­ha).

Mi­rán­do­lo bien, Al­ba Ga­lo­cha es una ra­ra avis en el sec­tor de la mo­da. Tal vez por es­to ha­ya de­ci­di­do echar­se a un la­do y pro­bar for­tu­na en el mun­do del ci­ne: "Era al­go que lle­va­ba tiem­po plan­teán­do­me. Es­tu­ve dos años vi­vien­do en Pa­rís, me­ti­da en la mo­da de lleno, y lle­gó un mo­men­to en el que me di­je: 'Jo­der, es­te no es mi si­tio'. Por suer­te, la in­ter­pre­ta­ción es al­go que siem­pre es­tu­vo en mi ca­be­za y un día pen­sé: 'Ven­ga, lo voy a pro­bar". lo mis­mo lo que real­men­te quie­ro es otra co­sa". En es­ta nue­va cin­ta de Ma­ría Ri­poll (Llu­via en los za­pa­tos, Tu vi­da en 65', Aho­ra o nun­ca), Al­ba Ga­lo­cha se me­te en la piel de Lu, la her­ma­na pe­que­ña y al­go des­preo­cu­pa­da de Sa­ra (Ve­ró­ni­ca Eche­gui), una ve­ci­na de Ma­la­sa­ña a quien la vi­da le es­tá ha­cien­do la pu­ñe­ta (co­sas del kar­ma, ya ves). "Fue ma­ra­vi­llo­so tra­ba­jar con Ve­ró­ni­ca. Pa­sa­mos jun­tas un mes y me­dio y to­dos los días apren­día al­go nue­vo de ella. Al prin­ci­pio im­po­ne tra­ba­jar con ac­to­res y ac­tri­ces con tan­to re­co­rri­do, pe­ro una vez que es­tás ahí tie­nes que ir a pe­cho des­cu­bier­to y pen­sar: 'Sa­ben lo que se ha­cen; que ha­gan con­mi­go lo que quie­ran", nos cuen­ta Al­ba, que ve cier­tas se­me­jan­zas en­tre per­so­na­je y per­so­na: "Siem­pre en­cuen­tras al­gún pun­to de co­ne­xión con los pa­pe­les que in­ter­pre­tas. Lu y yo nos di­fe­ren­cia­mos en la ma­ne­ra de ma­ne­jar las si­tua­cio­nes que nos ocu­rren, pe­ro sí te­ne­mos una co­sa en co­mún: las ga­nas de li­ber­tad".

"Es­tu­ve dos años en Pa­rís, me­ti­da en la mo­da de lleno, y lle­gó un mo­men­to en el que me di­je: 'Jo­der, es­te no es mi si­tio"

Ame­ri­ca­na de es­mo­quin de do­ble bo­to­na­du­ra Ds­qua­red2 Clas­sic.

Ho­vik lle­va abri­go ca­mel Hu­go, pan­ta­lón Em­po­rio Ar­ma­ni y za­pa­tos Church's. A pun­to de en­fren­tar­se a su pri­mer éxi­to in­ter­na­cio­nal, bueno es re­cor­dar que le co­no­ci­mos en se­ries co­mo y en pe­lí­cu­las co­mo que le su­pu­so su pri­me­ra no­mi­na­ción al Go­ya co­mo Me­jo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.