¿ECOS DE OTRA VI­DA? TO­DA­VÍA ES­TÁ POR VER…

GQ (Spain) - - Salir -

Tras ha­ber­se subido en tro­pe­cien­tos avio­nes en los úl­ti­mos sie­te años ("lle­va­ba muy mal las ho­ras de so­le­dad en las ter­mi­na­les"), su idea aho­ra mis­mo es cen­trar­se en su ca­rre­ra co­mo ac­triz y echar raí­ces en Ma­drid: "Lo que más ex­tra­ño de mi vi­da pre-mo­de­lo es te­ner un si­tio en el que es­tar. Lle­vo seis me­ses aquí y to­da­vía ten­go la ca­sa sin amue­blar por­que siem­pre me ron­da por la ca­be­za el pen­sa­mien­to de que me voy a te­ner que mo­ver. Pe­ro sé que aho­ra me voy a man­te­ner. O al me­nos eso es­pe­ro por­que, con tan­to tra­sie­go, al fi­nal pa­re­ce que no ten­go nin­gún lu­gar en el que es­tar real­men­te có­mo­da". De ahí que no ten­ga de­ma­sia­do in­te­rés en vol­ver a des­fi­lar, aun­que no se cie­rra puer­tas: "Por aho­ra lo com­bino, si­go ha­cien­do ca­tá­lo­gos, pe­ro pa­ra par­ti­ci­par por ejem­plo en una fas­hion week hay que te­ner mu­cha pa­cien­cia y yo ya no es­toy pa­ra ese 24/7. Por mi fí­si­co po­dría se­guir tra­ba­jan­do has­ta los 30, por­que no apa­ren­to ni 26, pe­ro hay que es­tar muy he­cha pa­ra ello y dis­fru­tar­lo. Y no siem­pre su­ce­de así".

por Je­sús Me­rino López

(y lle­va­mos unos cuan­tos cien­tos), una fas­ci­nan­te ca­ja de sor­pre­sas: cam­peón de España de bo­xeo de pe­sos pe­sa­dos (en 2003 y 2004), co­me­dian­te, mo­no­lo­guis­ta, es­cri­tor, poe­ta y ami­go de sus amigos, en­tre los que en­con­tra­mos a Hugh Lau­rie (con el doc­tor House ro­dó el año pa­sa­do la mi­ni­se­rie de la BBC El in­fil­tra­do) o a los Bar­dem (suer­te de her­ma­nos de Ho­vik por el in­creí­ble pa­re­ci­do fí­si­co, so­bre to­do de per­fil: "Mi­ra, Ja­vier Bar­dem", co­ti­llean las chi­cas de la me­sa de al la­do mien­tras da­mos for­ma a es­ta entrevista).

EL NI­ÑO QUE NUN­CA

"Soy bas­tan­te ra­ro, no te voy a men­tir, y no soy mi­tó­mano [en re­la­ción a co­dear­se con com­pa­ñe­ros de re­par­to de ilus­tres nom­bres pro­pios co­mo Tom Hidd­les­ton, Je­remy Irons, Ma­rion Co­ti­llard o el pro­pio Fass­ben­der]. No soy el tí­pi­co que des­de ni­ño ha­ya que­ri­do ser ac­tor. Me fli­pa­ba ir al ci­ne y ver co­sas co­mo Los Goo­nies o E.T. Pe­ro mi­tó­mano no. Son com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo, ca­da uno ha­ce lo su­yo y pun­to. Más que im­pre­sio­na­ble, soy ilu­sio­na­ble. Y me ilu­sio­na ha­ber for­ma­do par­te de un equi­po de gen­te muy bue­na in­vo­lu­cra­da en un pro­yec­to tan gran­de, te­nien­do yo una ca­rre­ra re­la­ti­va­men­te cor­ta co­mo ac­tor. Me ilu­sio­na que el di­rec­tor (Jus­tin Kur­zel) y la gen­te de la 20th Cen­tury Fox es­tu­vie­ran con­ven­ci­dos de que iba a es­tar a la al­tu­ra (de he­cho, ha fir­ma­do dos pe­lí­cu­las más con la dis­tri­bui­do­ra ame­ri­ca­na); y me enor­gu­lle­ce te­ner al la­do a un crack co­mo Fass­ben­der por­que te obli­ga a sa­car lo me­jor de ti".

Hoy, mien­tras es­pe­ra su si­guien­te pro­yec­to ("lo que me están ofre­cien­do aho­ra mis­mo no me in­tere­sa"), Keuch­ke­rian le pe­ga fuer­te al in­glés ("me da­ría mu­cha ver­güen­za te­ner que de­cir que no a un pro­yec­to in­ter­na­cio­nal por­que mi in­glés no es­tu­vie­se a la al­tu­ra". [Las chi­cas de la me­sa de al la­do se han re­vo­lu­cio­nan­do más de la cuen­ta y una de ellas ame­na­za ya con al­te­rar nues­tro equi­li­brio de­man­dan­do sel­fie u ho­rror si­mi­lar. Nues­tra mi­ra­da-ra­yo­lá­ser-ni-se-te-ocu­rra-acer­car­te la di­sua­de fi­nal­men­te]. "An­tes me con­fun­dían mu­cho más con Ja­vier, aho­ra me­nos por­que me he pues­to un po­co ce­po­rro con es­tos 120 ki­los de bue­na car­ne ma­gra. [Ri­sas]. Yo a los Bar­dem los quie­ro mu­chí­si­mo. ¿Que me sa­le tra­ba­jo por el pa­re­ci­do? Pues bien"no

Pan­ta­lo­nes Ds­qua­red2 Clas­sic y co­llar de per­las Cha­nel.

Al­ba vis­te ame­ri­ca­na de es­mo­quin de do­ble bo­to­na­du­ra Ds­qua­red2 Clas­sic. Ho­vik lle­va jer­sey de ca­na­lé con cue­llo de pi­co Boss, ca­mi­se­ta Cal­vin Klein Underwear y pan­ta­lón Guess.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.