¿Y si gana Trump?

He­mos oí­do to­do ti­po de ideas lo­cas del can­di­da­to re­pu­bli­cano, pe­ro… ¿qué pien­sa real­men­te so­bre la eco­no­mía? ¿Có­mo afec­ta­ría su vic­to­ria a Eu­ro­pa y a nues­tros bol­si­llos? Te lo ex­pli­ca­mos en 19 cla­ves.

GQ (Spain) - - Libros -

1. Do­nald Trump o Hi­llary Clin­ton van a ser en po­cas se­ma­nas –uno u otra– pre­si­den­te/a del país más po­de­ro­so del pla­ne­ta. Y loo es no so­lo por­que tie­ne 2.150 ca­be­zas nu­clea­res ope­ra­ti­vas a su dis­po­si­ción en un ma­le­tín, sino por­que su gi­gan­tes­ca in­fluen­cia co­mo país mo­tor (o freno) de la eco­no­mía mun­dial es­tá ahí. Y lo que les pa­sa a ellos al fi­nal nos afec­ta a no­so­tros.

2. Ha­brás oí­do que Trump quie­re le­van­tar un mu­ro fron­te­ri­zo que se­pa­re EE UU y Mé­xi­co, fi­nan­cia­do por es­tos úl­ti­mos, pa­ra evi­tar la en­tra­da de in­mi­gran­tes ile­ga­les. Pa­ra la eco­no­mía también tie­ne re­ce­tas "in­no­va­do­ras" que si­guen el mis­mo pa­trón: a pro­ble­mas com­ple­jos, so­lu­cio­nes apa­ren­te­men­te ob­vias, sim­ples, fá­ci­les y "de ca­jón de ma­de­ra de pino".

3. Pa­ra el can­di­da­to re­pu­bli­cano, Chi­na se apro­ve­cha de to­dos no­so­tros. So­bre to­do de EE UU y de su re­la­ción co­mer­cial. Según su ar­gu­men­to, Pe­kín man­tie­ne el va­lor de su mo­ne­da ar­ti­fi­cial­men­te ba­jo en re­la­ción al dó­lar pa­ra que lo que pro­du­cen se ven­da me­jor en el res­to del mun­do, y eso es­tá feo y es in­jus­to. Y pue­de que sea cier­to, pe­ro co­mo so­lu­ción plan­tea un me­ga­im­pues­to del 45% a es­tas im­por­ta­cio­nes. ¡Zas­ca!

4. Por ejem­plo, al ipho­ne 7 Plus, que cues­ta 909 eu­ros, le in­cre­men­ta­mos el pre­cio un 45%… así que sú­ma­le 409 eu­ros. Y así con to­do lo que sal­ga de las fá­bri­cas chi­nas, que es ca­si to­do úl­ti­ma­men­te. (Chi­na no se­ría el úni­co país en el pun­to de mi­ra: Trump pro­po­ne lo mis­mo pa­ra los pro­duc­tos de Mé­xi­co, aun­que con un 35%).

5. To­das es­tas me­di­das pro­tec­cio­nis­tas pro­vo­ca­rían de in­me­dia­to una gue­rra co­mer­cial en la que am­bos paí­ses res­pon­de­rían con si­mi­lar agre­si­vi­dad. Na­die tie­ne du­das de eso.

6. La res­pues­ta in­me­dia­ta de Mé­xi­co y Chi­na se­ría un im­pues­to equi­va­len­te a las ex­por­ta­cio­nes ma­de in USA, lo que se­ría un ma­za­zo pa­ra los pro­duc­to­res lo­ca­les, que ven­den sus co­sas, por or­den de prio­ri­dad y vo­lu­men, a: Ca­na­dá, UE, Mé­xi­co y Chi­na. Trump pre­ten­de ca­brear al 3º y al 4º.

7. Es­to, en cas­te­llano, su­po­ne que un cul­ti­va­dor de Oklaho­ma que ex­por­tó jun­to a sus com­pa­ñe­ros un to­tal de 110 mi­llo­nes de dó­la­res en pro­duc­to al país asiá­ti­co en 2015, se en­con­tra­ría con una ba­rre­ra co­mer­cial mu­cho más di­fí­cil de su­pe­rar que la fa­mo­sa mu­ra­lla chi­na (a lo lar­go, por­que muy al­ta pre­ci­sa­men­te no es). Oklaho­ma, según los son­deos, vo­ta­rá ma­si­va­men­te a Trump. Igual no han leí­do bien su pro­gra­ma elec­to­ral.

8. Según la agen­cia Moody's (na­da sos­pe­cho­sa de ser un gru­po co­mu­nis­ta de ro­jos pe­li­gro­sos), to­da es­ta ope­ra­ción de po­ner ta­ri­fas a chi­nos y me­xi­ca­nos pro­vo­ca­ría un su­bi­dón to­tal de pre­cios al con­su­mi­dor del 3% pa­ra to­do el país. Pa­ra ha­cer­nos una idea, nues­tro IPC lle­va va­rios años sin cre­cer na­da y lo nor­mal es que crez­ca unas dé­ci­mas men­sual­men­te. 9. Al igual que es prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble en­con­trar a un re­pu­bli­cano his­pano que apo­ye a Trump, también lo es en­con­trar in­for­mes in­de­pen­dien­tes al par­ti­do que apo­yen sus me­di­das eco­nó­mi­cas.

10. La or­ga­ni­za­ción Tax Po­licy Cen­ter (que tam­po­co es de Po­de­mos pre­ci­sa­men­te), ha pu­bli­ca­do un es­tu­dio acer­ca de la pro­pues­ta so­bre im­pues­tos del mag­na­te. En ella ase­gu­ran que la es­tra­te­gia de re­duc­ción de im­pues­tos de Trump pro­vo­ca­ría una mer­ma de in­gre­sos pa­ra el go­bierno fe­de­ral de 9,5 tri­llo­nes (ame­ri­ca­nos) de dó­la­res en los pró­xi­mos 10 años. Y aun­que ge­ne­ra­ría es­tí­mu­los pa­ra la eco­no­mía, pa­ra la crea­ción de em­pre­sas y em­pleos, pro­vo­ca­ría un au­men­to de la deu­da pú­bli­ca del 80% del PIB pa­ra 2036, eli­mi­nan­do así los po­si­bles be­ne­fi­cios de la ba­ja­da de im­pues­tos en sí mis­ma.

11. Pe­ro lo que sí de­ja cla­ro es cuá­les son sus orí­ge­nes em­pre­sa­ria­les y las ne­ce­si­da­des que tie­nen, que las su­fre se­gu­ra­men­te: plan­tea ba­jar el im­pues­to de so­cie­da­des que pa­gan los em­pre­sa­rios del 35% ac­tual al 15%. El men­sa­je de a quién quie­re be­ne­fi­ciar es cla­ro, cris­ta­lino.

12. El pun­to más po­lé­mi­co de su cam­pa­ña es el re­la­ti­vo a la in­mi­gra­ción. Pre­ten­de ex­pul­sar del país a los 11,3 mi­llo­nes de per­so­nas que no tie­nen los do­cu­men­tos en re­gla y que vi­ven en EE UU. Según el pres­ti­gio­so Pew Re­search Cen­ter, es­tos tra­ba­ja­do­res su­po­nen un 5,1% de la fuer­za la­bo­ral to­tal.

13. Co­mo na­die del equi­po del em­pre­sa­rio ho­te­le­ro se atre­ve a ha­blar de gran­des de­por­ta­cio­nes al es­ti­lo de la Ale­ma­nia de los años 30, se han in­ven­ta­do la pues­ta en mar­cha de un sis­te­ma elec­tró­ni­co glo­bal, lla­ma­do "e-ve­rify", pa­ra iden­ti­fi­car a los tra­ba­ja­do­res con sus pa­pe­les en re­gla. Aque­llos que no pa­sen es­te con­trol no po­drían tra­ba­jar, por lo que se irían "vo­lun­ta­ria­men­te" de EE UU.

14. En ge­ne­ral, su pro­pues­ta eco­nó­mi­ca pro­po­ne re­vi­sar los tra­ta­dos co­mer­cia­les de EE UU, pro­te­ger me­dian­te le­yes an­ti­glo­ba­li­za­ción la pro­duc­ción ma­de in USA y re­du­cir los im­pues­tos a lo bes­tia (sin re­du­cir gas­tos). 15. Hi­llary Clin­ton, can­di­da­ta de­mó­cra­ta, jue­ga con ven­ta­ja. Se li­mi­ta a se­guir la es­te­la de Oba­ma, cu­yos da­tos eco­nó­mi­cos son in­cues­tio­na­bles des­de el pun­to de vis­ta de cre­ci­mien­to y crea­ción de em­pleo. En su pro­pues­ta de im­pues­tos, según Moody's, que ha ana­li­za­do las dos, se co­pian los pi­la­res bá­si­cos de la ad­mi­nis­tra­ción Oba­ma en es­ta lí­nea, que se re­su­men en su­bir im­pues­tos a los ri­cos y a em­pre­sas.

16. Con ese di­ne­ro se pa­ga el key­ne­sia­nis­mo de in­ver­tir di­ne­ro pú­bli­co pa­ra crear in­ver­sio­nes, es­ti­mu­lar la ac­ti­vi­dad y ge­ne­rar em­pleo. Eso que no ha si­do ca­paz de ha­cer Eu­ro­pa. Un fon­do pú­bli­co es­ta­tal re­ci­bi­ría una in­yec­ción de 300.000 mi­llo­nes de dó­la­res en un pla­zo de cin­co años pa­ra tal fin.

17. En in­mi­gra­ción, el plan Clin­ton es to­do lo con­tra­rio al de su ri­val. In­clu­ye me­di­das pa­ra fa­ci­li­tar la en­tra­da de fa­mi­lia­res o de tra­ba­ja­do­res ex­tran­je­ros. La me­di­da más po­lé­mi­ca es la le­ga­li­za­ción de in­do­cu­men­ta­dos que cum­plan cier­tos cri­te­rios. De acuer­do con un aná­li­sis de la ofi­ci­na pre­su­pues­ta­ria del Con­gre­so nor­te­ame­ri­cano, el plan Clin­ton au­men­ta­ría en un mi­llón al año el nú­me­ro de in­mi­gran­tes le­ga­les en su te­rri­to­rio. Y tan pi­chis.

18. El aná­li­sis del Tax Po­licy Cen­ter con­clu­ye que la pro­pues­ta de re­for­ma de im­pues­tos de Clin­ton su­biría los in­gre­sos del es­ta­do en 1,1 tri­llo­nes de dó­la­res du­ran­te los pró­xi­mos 10 años. Es­to per­mi­ti­ría re­du­cir el dé­fi­cit y la deu­da pú­bli­ca, aun­que ad­vier­ten que la ba­ja­da de im­pues­tos a los que me­nos ga­nan –aún por de­fi­nir por par­te de los de­mó­cra­tas–, po­dría "co­mer­se" es­te tri­llón.

19. El con­sen­so ge­ne­ral de ex­per­tos y or­ga­ni­za­cio­nes a prio­ri no par­ti­dis­tas es que las ideas de Trump están bien pa­ra una tar­de de cu­ña­dis­mo ex­tre­mo, pe­ro no pa­ra la pri­me­ra po­ten­cia eco­nó­mi­ca mun­dial. Y que su ri­val de­mó­cra­ta no se ha de­va­na­do los se­sos y ha se­gui­do más o me­nos la mis­ma lí­nea del ac­tual pre­si­den­te. En cual­quier ca­so, si a EE UU le va mal, a Eu­ro­pa y a España les irá mal .Yno es­ta­mos que lo ti­ra­mos, pre­ci­sa­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.