Nue­vo ama­ne­cer pa­ra el lu­jo

Con el Dawn, Rolls-roy­ce ha­ce un ho­me­na­je a la des­preo­cu­pa­da ale­gría de vi­vir de los des­tino sm ás ex­clu­si­vos del Me­di­te­rrá­neo. He­mos te­ni­do la opor­tu­ni­dad de pro­bar­lo unos días en Mar­be­lla y es­to es lo que nos ha pa­re­ci­do.

GQ (Spain) - - Gadgets -

Un Rolls-roy­ce es, pro­ba­ble­men­te, el úni­co co­che en el mun­do en el que el con­fort de las pla­zas tra­se­ras es tan im­por­tan­te co­mo el pla­cer de con­duc­ción. Por eso, si quie­res pro­bar uno a fon­do, lo pri­me­ro que ne­ce­si­tas –aun­que­re­sul­teun­tan­toes­no­bes­cri­bir­lo–esun­chó­fer.alos res­pon­sa­bles­de­co­mu­ni­ca­ción­de­la­mar­ca­de­good­woodno se les ha pa­sa­do por al­to es­te pe­que­ño por­me­nor –no se­rían una mar­ca de lu­jo si no su­pie­ran cui­dar de ca­da de­ta­lle–. Cuan­do lle­ga­mos a la es­ta­ción Ma­ría Zambrano de Má­la­ga, des­de don­de par­ti­re­mos ha­cia Mar­be­lla pa­ra rea­li­zar el test dri­ve del Dawn, des­cu­bri­mos que un con­duc­tor nos es­pe­ra a la sa­li­da del edi­fi­cio pa­ra que vi­va­mos la ex­pe­rien­cia "adi­ne­ra­do hom­bre de ne­go­cios por un día" des­de el prin­ci­pio. En un per­fec­to in­glés de Ox­ford nos da la bien­ve­ni­da y nos abre las puer­tas sui­ci­das. Ac­to se­gui­do, nos aco­mo­da­mos en el uni­ver­so sen­so­rial de cue­ros y ma­de­ras pre­cio­sas del Dawn. "¿De­sea­rá abrir la ca­po­ta el se­ñor?". "No, gra­cias". No te­ne­mos 22 se­gun­dos que per­der. Par­ti­mos.

Lo pri­me­ro que per­ci­bes al po­ner­te en ru­ta, fue­ra de la fac­tu­ra im­pe­ca­ble del in­te­rior del co­che, es el si­len­cio. Un si­len­cio que no es­pe­ras en un ca­brio y que es fru­to de una ca­po­ta es­pe­cial com­pues­ta de seis ca­pas de te­ji­do ais­lan­te. A con­ti­nua­ción, te de­jas aca­ri­ciar por la piel de unas pla­zas tra­se­ras que son có­mo­das y muy reales. Na­da de 2+2. De he­cho, cuan­do eli­mi­nas el es­tor­bo del te­cho, pue­des sa­lir de la ban­que­ta tra­se­ra sin las ha­bi­li­da­des de

con­tor­sio­nis­mo que sue­len exi­gir los cou­pés de dos puer­tas. Digno co­mo un lord in­glés. Otra sor­pre­sa agra­da­ble es la ca­pa­ci­dad que tie­nen las sus­pen­sio­nes pa­ra fil­trar las irre­gu­la­ri­da­des del te­rreno, a pe­sar de las gi­gan­tes­cas llan­tas de 21 pul­ga­das. El Dawn de­vo­ra ki­ló­me­tros con la mis­ma sua­vi­dad –y ve­lo­ci­dad, si así lo deseas, pues su pun­ta es de 250 km/h– que el AVE que nos ha traí­do des­de Ma­drid.

Al día si­guien­te, tras una agra­da­ble ce­na en el Beach Club del ho­tel Vi­lla Pa­dier­na –no­ble­za obli­ga– y un re­pa­ra­dor sueño, nos de­jan por fin po­ner­nos al vo­lan­te. Ya te­ne­mos ga­nas de ca­tar su mo­tor 6.6 V12 con do­ble tur­bo, que desa­rro­lla 563 CV de po­ten­cia y un par mo­tor de 780 Nm a 1.500 rpm; ca­paz de po­ner es­te sa­lón ro­dan­te de 5,28 me­tros de lar­go a

100 km/h en tan so­lo 4,9 se­gun­dos. Na­da que sue­lan ha­cer los clien­tes de Rolls-roy­ce, por cier­to. En el sal­pi­ca­de­ro del Dawn, co­mo es mar­ca de la ca­sa, ni si­quie­ra apa­re­ce el re­loj de las re­vo­lu­cio­nes por mi­nu­to –so­lo un in­di­ca­dor que te apun­ta la po­ten­cia que es­tás usan­do y la que te que­da aún en el tin­te­ro, siem­pre mu­cha–. Tam­po­co pue­des ma­ne­jar con unas le­vas en el vo­lan­te o de cual­quier otro mo­do la ca­ja au­to­má­ti­ca de ocho ve­lo­ci­da­des. Eso iría con­tra la fi­lo­so­fía Rolls-roy­ce de dis­fru­tar del lu­jo y de­jar que el vehícu­lo –o tu chó­fer– ha­ga ese ti­po de co­sas tan mun­da­nas co­mo cam­biar de mar­cha por ti –y eso que es el co­che más "de con­duc­tor" del ac­tual por­fo­lio de la mar­ca–. Por el con­tra­rio, la trans­mi­sión sí que pue­de co­nec­tar­se al na­ve­ga­dor pa­ra que adap­te la re­la­ción de cam­bio al te­rreno y el tra­za­do de la ca­rre­te­ra an­ti­ci­pa­da­men­te.

El sis­te­ma de in­foen­tre­te­ni­mien­to es­tre­na una pan­ta­lla de 10,5 pul­ga­das que se ma­ne­ja por me­dio de una be­lla ru­le­ta en la con­so­la cen­tral o por con­trol ges­tual, tec­no­lo­gía que he­re­da de BMW. En­tre sus op­cio­nes, un bo­tón que ocul­ta el es­pí­ri­tu del éx­ta­sis ba­jo el ca­pó, pa­ra evi­tar que te ro­ben la pre­cio­sa es­ta­tui­lla.

To­do lo an­te­rior con­vier­te al Dawn en el co­che per­fec­to pa­ra dis­fru­tar con amigos en cual­quier ca­rre­te­ra cos­te­ra con mu­cho gla­mour y unas cuan­tas cur­vas. Su­con­duc­ció­nes­siem­pre­sua­ve­ya­gra­da­ble,yla­di­rec­ción, con­tra to­do pro­nós­ti­co, bas­tan­te in­for­ma­ti­va. Si hay que po­ner­le un pe­ro a es­te Dawn se­ría el ma­le­te­ro, de tan so­lo 295 li­tros de ca­pa­ci­dad –244 si cir­cu­la­mos a cie­lo abier­to–. Pe­ro si el nue­vo lu­jo es la ex­pe­rien­cia, me­jor via­jar li­ge­ro de equi­pa­je, ¿no?

DI­SE­ÑO IM­PO­NEN­TE El Rolls-roy­ce Dawn guar­da un cier­to ai­re de fa­mi­lia con el Wraith, de ca­rro­ce­ría coupé. La lí­nea la­te­ral, lla­ma­da coach li­ne, es un ex­tra que se pin­ta a mano.

HECH OA M ANO Ca­da Rolls-roy­ce si­gue fa­bri­cán­do­se de for­ma ar­te­sa­nal en Good­wood, In­gla­te­rra. La ca­li­dad de los aca­ba­dos no ad­mi­te nin­gún ti­po de compromiso. POR HÉC­TOR PA­LO­MA­RES

TE­RRI­TO­RIO ROLLS-ROY­CE Mar­be­lla es uno de los lu­ga­res con más con­cen­tra­ción de Rolls-roy­ce por me­tro cua­dra­do, aun­que nues­tro Dawn era el úni­co que cir­cu­la­ba por la be­lla sie­rra de las Nie­ves.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.