ZM AA

Aban­do­nar g r u p o One s de ser tee­na­ger Di­rec­tion, fá­cil; m á s uno de p o p u los so­li­ta­rio, pe­ro l a r e s , n o con sa­les cuan­do con d e b e Ver­sa­ce… triun­fas su­per­mo­de­los en el cam­bio sí y tra­baj com­pen­sa.

GQ (Spain) - - De Firma - ANDERS OVERGAARD

"¡Qué ro­mán­ti­co!". De­lan­te de no­so­tros, Malik en­cien­de un po­rro que ilu­mi­na su man­dí­bu­la sin afei­tar; su cha­que­ta de an­te ma­rrón con bo­rre­go le ha­ce pa­re­cer un san ber­nar­do. No pa­re­ce es­tar ner­vio­so mien­tras se pa­sea de un la­do a otro con el tí­pi­co con­to­neo de ca­de­ras de quien exa­ge­ra sus mo­vi­mien­tos. "Se tra­ta de ser fe­liz aun pa­re­cien­do un po­co des­ali­ña­do", co­men­ta so­bre su ro­pa (que su­ma va­rios mi­les de eu­ros en fir­mas de di­se­ña­do­res). "Pa­ra ves­tir me ins­pi­ro en el es­ti­lo roc­ke­ro: bo­tas gran­des, pan­ta­lón pi­ti­llo, ca­mi­se­ta ne­gra y ani­llos. Sen­ci­lla­men­te, un ro­llo grungy". Pa­ra ser exac­tos, de­fi­na­mos an­tes su es­ti­lo grun­ge por opo­si­ción ra­di­cal al par­di­llo de sus co­mien­zos.

Por si no lo sa­bías, es­te cha­val de 23 años, ex­miem­bro del ar­chi­fa­mo­so gru­po mu­si­cal ado­les­cen­te One Di­rec­tion, es aho­ra to­do un se­ñor can­tan­te en so­li­ta­rio. Tam­bién su­ma que es uno de los fa­vo­ri­tos en el mó­vil de Gi­gi Ha­did, así co­mo un vi­vo ejem­plo de exi­to­so re­po­si­cio­na­mien­to de mar­ca. En de­fi­ni­ti­va, un ver­da­de­ro es­pí­ri­tu to­do­te­rreno, pu­ro eclec­ti­cis­mo, ca­paz de ves­tir bra­zos bió­ni­cos di­se­ña­dos por Ver­sa­ce en la ga­la del Met, abri­go ti­po bo­to­nes de ho­tel cor­te­sía de Va­len­tino o unas za­pa­ti­llas de ba­ta­lla de Yeezy. Sus pen­dien­tes, sus bra­zos lle­nos de ta­tua­jes y su co­lec­ción de pei­na­dos son muy Beck­ham. "Es un crack", di­ce Malik mien­tras agi­ta su me­che­ro pa­ra en­fa­ti­zar lo que opi­na del fut­bo­lis­ta. Pe­ro tam­bién se ha pei­na­do con un mo­ño mas­cu­lino, a ra­yas co­mo una mo­fe­ta o ra­pa­do pa­ra de­jar ver al­gu­nos ta­tua­jes fal­sos en su cue­ro ca­be­llu­do.

Zayn tam­bién ha lan­za­do dos lí­neas de mo­da di­se­ña­das por él mis­mo. La pri­me­ra es una co­la­bo­ra­ción con la fir­ma Great Ups­ca­le Merch Re­vi­val. Una co­lec­ción cáp­su­la de 26 pie­zas re­la­cio­na­das con su álbum Mind of Mi­ne (2000), con ca­mi­se­tas de­co­ra­das con pa­la­bras en ur­du –in­fluen­cia de sus raí­ces pa­kis­ta­níes– y los tra­ba­jos del ilus­tra­dor de Iron Mai­den. Su otro pro­yec­to re­la­cio­na­do con la mo­da, más nue­vo y am­bi­cio­so, tie­ne que ver con el cal­za­do. Le gus­tan tan­to las bo­tas de mo­to­ris­ta que ha di­se­ña­do al­gu­nas –co­mo las de es­te reportaje– pa­ra la úl­ti­ma co­lec­ción del di­se­ña­dor italiano Giuseppe Za­not­ti, un ti­po tan ner­vio­so co­mo él, con el que, de ma­ne­ra na­tu­ral, co­men­zó a tra­ba­jar du­ran­te la Se­ma­na de la Mo­da de Pa­rís del año pa­sa­do. "No me da mie­do in­no­var ni me veo obli­ga­do a ex­pre­sar lo que se su­po­ne que los de­más es­pe­ran de mí", co­men­ta Malik. "Creo que Za­not­ti apli­ca es­ta fi­lo­so­fía a su co­lec­ción y yo in­ten­to ha­cer­lo tam­bién con mi mú­si­ca. De al­gu­na ma­ne­ra fun­cio­na".

Mien­tras tan­to, si pre­ten­des co­no­cer de qué va su último pro­yec­to, co­mo hi­ci­mos no­so­tros, re­ci­bi­rás res­pues­tas un po­co am­bi­guas, las tí­pi­cas es­pe­ra­bles de un ex­miem­bro de un gru­po ado­les­cen­te atur­di­do por la ma­rihua­na: "Es co­mo si Dios… o el des­tino… o lo que sea [le da un gol­pe­ci­to al me­che­ro] me hu­bie­ra ben­de­ci­do. Bueno, ten­go un mon­tón de ofer­tas que me lle­gan to­do el tiem­po con dis­tin­tas pro­pues­tas re­la­cio­na­das con la mo­da. Y afor­tu­na­da­men­te con­si­go in­vo­lu­crar­me en to­das. Me en­can­ta­ría te­ner pre­sen­cia de for­ma con­ti­nua en ese mun­do por­que creo que to­do es­tá muy re­la­cio­na­do: la mú­si­ca, la ima­gen y la mo­da… to­do es co­mo un gran con­jun­to. Así que de al­gu­na for­ma tie­nes que es­tar ahí, su­pon­go". Efec­ti­va­men­te, pen­sa­mos que Zayn Malik tie­ne que es­tar ahí. Nues­tra in­tui­ción nos di­ce que, pe­se a la os­cu­ri­dad que aho­ra le en­vuel­ve, hay luz en su ca­mino.

POR SARAH LOCKHART BALL

ES­PÍ­RI­TU AL­TER­NA­TI­VO Pan­ta­lón y jer­sey Prada, bo­tas Giuseppe Za­not­ti De­sign, pul­se­ra Da­vid Yur­man, ani­llo John Hardy y gui­ta­rra Fen­der.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.