Trans­gé­ni­cos y ra­di­ca­les

Po­cos de­ba­tes ge­ne­ran po­si­cio­nes tan en­con­tra­das co­mo el de los ali­men­tos de­ri­va­dos de or­ga­nis­mos mo­di­fi­ca­dos ge­né­ti­ca­men­te. No­so­tros te mos­tra­mos

GQ (Spain) - - Motor -

Hay cier­tos te­mas es­pi­no­sos que con­vie­ne no sa­car en una pri­me­ra ci­ta de Tin­der, en reunio­nes fa­mi­lia­res o –no di­ga­mos ya– en la co­mi­da de Navidad. Nor­mal­men­te, son los que tie­nen que ver con la po­lí­ti­ca, tu equi­po de fút­bol pre­fe­ri­do o si se es par­ti­da­rio o no de prohi­bir los to­ros (ga­nas de me­ter­se en un buen char­co dia­léc­ti­co). Aun­que, úl­ti­ma­men­te, el de los trans­gé­ni­cos po­dría tam­bién aña­dir­se a es­ta lis­ta mal­di­ta. Pa­ra en­ten­der­nos, por trans­gé­ni­cos nos re­fe­ri­mos a los lla­ma­dos OGM (or­ga­nis­mos ge­né­ti­ca­men­te mo­di­fi­ca­dos); es de­cir, ali­men­tos a los que –me­dian­te in­ge­nie­ría ge­né­ti­ca– se les ha aña­di­do un gen de otra es­pe­cie y que gra­cias a ello –com­pa­rán­do­los con los ori­gi­na­les– son ca­pa­ces de re­sis­tir me­jor pla­gas de­ter­mi­na­das o con­di­cio­nes cli­ma­to­ló­gi­cas ad­ver­sas. En GQ he­mos que­ri­do unir­nos al de­ba­te del mo­do más im­par­cial po­si­ble y por ello he­mos ha­bla­mos con dos vo­ces au­to­ri­za­das: una que los de­fien­de y otra que los cri­ti­ca. To­ma no­ta y sa­ca tus pro­pias con­clu­sio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.