3 ra­zo­nes por las que se­guir re­ga­lan­do per­fu­me 1) Es el re­ga­lo es­tre­lla

Na­da an­cla más los re­cuer­dos a nues­tro ce­re­bro que la me­mo­ria ol­fa­ti­va. Por eso, y por­que un buen aro­ma es siempre una ex­pe­rien­cia com­par­ti­da, prac­ti­ca el "dar" (que siempre es me­jor que el "re­ci­bir").

GQ (Spain) - - Esencias -

Si el tu­rrón del du­ro –con per­mi­so de los pol­vo­ro­nes– es el man­jar na­vi­de­ño por ex­ce­len­cia y el cham­pán –o el ca­va– el cal­do que se de­be tra­se­gar en tan se­ña­la­das fies­tas –es­pe­cial­men­te si has co­mi­do pol­vo­ro­nes–, el per­fu­me es, por de­re­cho pro­pio, el re­ga­lo con más tra­di­ción. Se­gún da­tos de la Aso­cia­ción Na­cio­nal de Per­fu­me­ría y Cos­mé­ti­ca (Stan­pa), las Na­vi­da­des pa­sa­das se ven­die­ron 3 mi­llo­nes de fras­cos y 1,6 mi­llo­nes de co­fres en Es­pa­ña (con un es­pec­ta­cu­lar au­men­to de las ven­tas de fra­gan­cias mas­cu­li­nas del 200%). Te lo po­de­mos de­cir más al­to pe­ro no más cru­do: aquel que no re­ga­la al me­nos un per­fu­me a su no­via, pro­me­ti­da, se­ño­ra, ma­dre, pri­ma o aman­te por es­tas fe­chas es el Grinch de la Na­vi­dad.

POR HÉC­TOR IZ­QUIER­DO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.