3) Es ori­gi­nal: va a con­tra­co­rrien­te

GQ (Spain) - - Esencias -

En su teo­ría so­bre la mo­der­ni­dad lí­qui­da, Zyg­munt Bau­man ase­gu­ra que los oc­ci­den­ta­les nos he­mos con­ver­ti­do en me­ros de­vo­ra­do­res de ex­pe­rien­cias, en con­su­mi­do­res com­pul­si­vos ham­brien­tos de no­ve­da­des, in­ca­pa­ces de aguan­tar la más mí­ni­ma es­pe­ra por una gra­ti­fi­ca­ción, pa­ra des­pués ol­vi­dar­la de in­me­dia­to una vez con­se­gui­da. Es­ta es­pi­ral, se­gún Bau­man, ge­ne­ra una in­sa­tis­fac­ción per­ma­nen­te que ali­men­ta el ci­clo una y otra vez. Lo cual nos lle­va a pre­gun­tar­nos: ¿qué ten­dría que de­cir el fi­ló­so­fo po­la­co del ti­po que es fiel a su fragancia du­ran­te to­da una vi­da? ¿Que la usa a dia­rio a pe­sar de que, des­de ha­ce años, ya no es ca­paz de oler­la? Un buen per­fu­me es siempre una ex­pe­rien­cia com­par­ti­da, una va­cu­na con­tra el nar­ci­sis­mo ba­nal; y no hay na­da que an­cle los re­cuer­dos en nues­tro ce­re­bro con más fuer­za que la me­mo­ria ol­fa­ti­va. La ma­yo­ría de los bie­nes que ad­qui­ri­mos –y mu­chas de las re­la­cio­nes que es­ta­ble­ce­mos– na­cen con ob­so­les­cen­cia pro­gra­ma­da. No así una bue­na fragancia. Con­tra la an­sie­dad exis­ten­cial, la desa­zón y la an­gus­tia que ge­ne­ra una mo­der­ni­dad des­hu­ma­ni­za­da, na­da me­jor que un per­fu­me.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.