¿Reali­dad o fic­ción?

El li­bro Ku­brick en la lu­na y otras le­yen­das ur­ba­nas del cine re­co­pi­la las 33 his­to­rias más alu­ci­nan­tes del sép­ti­mo ar­te.

GQ (Spain) - - Música -

Di­cen que Char­lie Cha­plin par­ti­ci­pó una oca­sión en un con­cur­so de imi­ta­do­res de Char­lot du­ran­te una fe­ria en EE UU. Co­mo se veía evi­den­te ven­ce­dor se plan­tó en el es­ce­na­rio sin el bi­go­te ni las ca­rac­te­rís­ti­cas bo­tas de su ál­ter ego y dis­pues­to a pa­sar por en­ci­ma del res­to de con­cur­san­tes. Con­tra to­do pro­nós­ti­co, el ju­ra­do­no­dio­va­lo­ra­laac­tua­ción de aquel ta­len­to­so bri­tá­ni­co y le re­le­gó al vi­gé­si­mo pues­to.

De Errol Flynn se co­men­ta­ba, cam­bian­do de ter­cio, que era ca­paz de to­car el piano… sin ma­nos. "Allí es­ta­ba él, tan or­gu­llo­so de sí mis­mo, sa­cán­do­se la pi­cha y to­can­do el piano con ella. Apo­rreó las te­clas y to­có You are my Suns­hi­ne", le con­tó Mary­lin Monroe a Tru­man Ca­po­te du­ran­te una entrevista, tex­to in­clui­do en el li­bro Música pa­ra ca­ma­leo­nes ba­jo el su­ge­ren­te tí­tu­lo de Una her­mo­sa cria­tu­ra.

Y se­gui­mos ha­blan­do de la ten­ta­ción ru­bia, sin du­da uno de los ico­nos pop que más mis­te­rios e in­te­rro­gan­tes en­cie­rra. Tras su muer­te, ofi­cial­men­te un sui­ci­dio por so­bre­do­sis, po­dría es­tar el FBI, la CIA y has­ta la ma­fia. Se­gún pa­re­ce, Marilyn lle­va­ba un dia­rio de ta­pas ro­jas en el que ano­ta­ba se­cre­tos in­con­fe­sa­bles de los EE UU, in­for­ma­ción cla­si­fi­ca­da que le ha­brían ra­ja­do sus más que ami­gos John Fitz­ge­rald y Ro­bert Kennedy. Co­mo po­dría ha­ber te­ni­do la in­ten­ción de ir­se de la len­gua, los que real­men­te mue­ven los hi­los de­ci­die­ron cor­tar por lo sano y ha­cer que su de­ce­so pa­re­cie­ra un sui­ci­dio.

Es­tas tres his­to­rias y trein­ta más for­man par­te del li­bro Ku­brick en la lu­na y otras le­yen­das ur­ba­nas del cine (es­cri­to por Héc­tor Sán­chez, ilus­tra­do por Da­vid Sán­chez y edi­ta­do con mu­cho mi­mo por Erra­ta Na­tu­rae), un re­co­rri­do por las his­to­rias, mi­tos, mal­di­cio­nes y bu­los más es­ca­bro­sos y alu­ci­nan­tes del cine. Co­mo su pro­pio tí­tu­lo in­di­ca, to­do lo que aquí pue­des leer es­tá den­tro del con­cep­to le­yen­da ur­ba­na. Es de­cir, no se sa­be con exac­ti­tud dón­de ter­mi­na la reali­dad y dón­de em­pie­za la fic­ción.

Por­queu­no­pue­de­creer­sea­que­llo­de­que Char­les­man­so­nin­ter­pre­tóel Ál­bum­blan­co de los Beatles de una ma­ne­ra un tan­to de­mo­nía­ca (en los es­ce­na­rios de los crí­me­nes que su fa­mi­lia per­pe­tró, co­mo el que aca­bó con la vi­da de Sha­ron Ta­te, es­po­sa de Ro­man Po­lans­ki y pri­me­ra op­ción pa­ra in­ter­pre­tar el pa­pel pro­ta­go­nis­ta de La se­mi­lla del dia­blo, apa­re­cie­ron pin­ta­das en las que se po­dían leer ver­sos ex­traí­dos de al­gu­nas can­cio­nes de aquel disco do­ble).

Pe­ro más com­pli­ca­do es dar por cier­ta la his­to­ria que ase­gu­ra que el ra­ri­to de Al­fred Hitch­cock com­pró todos los ejem­pla­res (es de­cir, mi­les y mi­les de co­pias) de la no­ve­la de te­rror Psi­co­sis, pu­bli­ca­da en 1959 por Ro­bert Bloch, pa­ra evi­tar que el pu­bli­co co­no­cie­ra el desen­la­ce de la adap­ta­ción que es­ta­ba pre­pa­ran­do y que te­nía en men­te es­tre­nar al año si­guien­te.

La le­yen­da que da nom­bre al tí­tu­lo del li­bro es una de las más cé­le­bres que en él se cuen­tan: en ple­na ca­rre­ra es­pa­cial y tras ver el apa­bu­llan­te re­sul­ta­do de 2001: Una odi­sea del es­pa­cio, el gobierno es­ta­dou­ni­den­se le en­car­gó a Stan­ley Ku­brick que tra­je­se la Lu­na a la Tie­rra (ya sa­bes: re­crear en un es­tu­dio la lle­ga­da del Apo­lo 11 de Neil Arms­trong y Buzz Al­drin). Con es­ta su­pues­ta tre­ta que­rían de­cir­le al enemi­go so­vié­ti­co cuál era el blo­que geo­po­lí­ti­co que lle­va­ba los pan­ta­lo­nes. Co­mo con­tra­pres­ta­ción, el di­rec­tor neo­yor­quino ha­bría pe­di­do una len­te es­pe­cial que en reali­dad aca­bó uti­li­zan­do pa­ra fil­mar las se­cuen­cias de in­te­rior de Barry Lyn­don, ilu­mi­na­das ca­si ín­te­gra­men­te con ve­las.

De to­do lo que se cuen­ta sí te­ne­mos tres cer­te­zas ab­so­lu­tas: 1) en Ca­sa­blan­ca nun­ca se di­jo: "Tó­ca­la otra vez, Sam" (lo que real­men­te se pro­nun­ció fue "Tó­ca­la, Sam. Dé­ja­me re­cor­dar" y "Tó­ca­la, Sam. To­ca As Ti­me Goes By"); 2) en la tum­ba de Grou­cho Marx no es­tá gra­ba­da la ins­crip­ción "Dis­cul­pe que no me le­van­te" (en su ni­cho so­lo se pue­den ver una es­tre­lla de Da­vid y un es­cue­to "Grou­cho Marx. 18901977") y 3) Darth Va­der nun­ca lle­gó a pro­nun­ciar la fra­se: "Lu­ke, yo soy tu pa­dre (lo que Lord Va­der en reali­dad gri­tó fue: "No, yo soy tu pa­dre").

Lo­que­ja­más­sa­bre­mo­ses­lo­que­con­te­nía el­ma­le­tín­de­mar­se­llus­wa­lla­ceen Pulp­fic­tion. El res­plan­dor de su in­te­rior desató los ru­mo­res (que si los dia­man­tes ro­ba­dos de Re­ser­voir Dogs, que si un Os­car, que si el tra­je de oro de El­vis que lu­ce Val Kil­mer en Amor a que­ma­rro­pa, que si… ), pe­ro Quen­tin Ta­ran­tino nun­ca ha que­ri­do des­pe­jar las du­das: "Qui­zá pen­séis que que­réis sa­ber lo que hay den­tro, pe­ro no es así".

Paul es­tá muer­to y otras le­yen­das ur­ba­nas del rock

LOS KENNEDY LAS PREFIEREN RUBIAS "Aho­ra que una chica tan atrac­ti­va co­mo Marilyn me ha desea­do un fe­liz cum­plea­ños, ya pue­do re­ti­rar­me de la po­lí­ti­ca". El ro­man­ce en­tre JFK y la ac­triz ha si­do ob­je­to de chis­mes des­de los años 60.

TOMA DOS Es­ta es la se­gun­da aven­tu­ra con­jun­ta de Héc­tor Sán­chez y Da­vid Sán­chez, que en 2014 pu­bli­ca­ron (Erra­ta Na­tu­rae). POR JE­SÚS ME­RINO LÓ­PEZ

POR JE­SÚS ME­RINO LÓ­PEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.