Gol­fis­ta y 'bon vi­vant'

A sus vein­tiún tí­tu­los in­di­vi­dua­les y cua­tro Ry­der Cup Mi­guel Án­gel Ji­mé­nez, an­da­luz uni­ver­sal, su­ma cre­den­cia­les co­mo em­ba­ja­dor de Au­de­mars Pi­guet y apren­diz de re­lo­je­ro. EM­BA­JA­DOR Y APREN­DIZ

GQ (Spain) - - Golf -

Son las tres de la tar­de en la lo­ca­li­dad sui­za de Le Bras­sus. Co­mo cua­tro pis­to­le­ros, pa­los de golf en mano, se en­cuen­tran el CEO de Au­de­mars Pi­guet, Fra­nçois-henry Ben­nah­mias, y tres gol­fis­tas de élite y em­ba­ja­do­res de la fir­ma: Andy Su­lli­van, Bernd Wies­ber­ger y Mi­guel Án­gel Ji­mé­nez, nues­tro hom­bre. El re­to: al­can­zar un blanco si­tua­do en un cam­po cer­cano des­de un ta­piz ins­ta­la­do en la azo­tea de la ma­nu­fac­tu­ra AP. El do­ble ob­je­ti­vo: acer­car a los gol­fis­tas al fas­ci­nan­te mun­do de la re­lo­je­ría y co­no­cer al prin­ci­pal re­pre­sen­tan­te del golf an­da­luz en el mun­do. Con 24 vic­to­rias en su ha­ber, Mi­guel Án­gel Ji­mé­nez os­ten­ta el ré­cord co­mo ga­na­dor de ma­yor edad del Tour Eu­ro­peo (cuan­do con­ta­ba con 50 años y 133 días de edad) tras su vic­to­ria en el Abier­to de Es­pa­ña de 2014. Pe­ro, ho­no­res al mar­gen, es­te ma­la­gue­ño que hoy pre­su­me de 52 vi­go­ro­sos años es co­no­ci­do tam­bién por ser un au­tén­ti­co si­ba­ri­ta, un aman­te de los pla­ce­res de la vi­da: co­mo fu­mar­se un buen pu­ro tras el úl­ti­mo ho­yo, dis­fru­tar del me­jor vino o de una gran me­sa en al­guno de sus res­tau­ran­tes de cabecera, co­mo Fru­tos o El Sar­di­na, am­bos en To­rre­mo­li­nos. Mi­guel Án­gel Ji­mé­nez: ge­nio, fi­gu­ra y bon vi­vant. Vin­cu­la­do a Au­de­mars Pi­guet des­de 2005, Mi­guel Án­gel Ji­mé­nez, reali­zó la de­co­ra­ción y el en­sam­bla­do de un mo­vi­mien­to de re­loj du­ran­te la vi­si­ta a la ma­nu­fac­tu­ra. La con­cen­tra­ción y de­ter­mi­na­ción del im­pla­ca­ble ju­ga­dor fue­ron ex­tra­or­di­na­rias has­ta el an­sia­do mo­men­to en que el mo­vi­mien­to co­bró vi­da. Aun­que sus com­pa­ñe­ros de for­ma­ción re­lo­je­ra Andy Su­lli­van y Bernd Wies­ber­ger ter­mi­na­ron la prác­ti­ca dos mi­nu­tos an­tes que él, por lo que fue pe­na­li­za­do con dos pun­tos. Del mis­mo mo­do que su ma­yor ca­pri­cho de gran for­ma­to es el Fe­rra­ri 550 Ma­ra­ne­llo que se com­pró en 1999, su fe­ti­che en la mu­ñe­ca es el Ro­yal Oak Ca­len­da­rio Per­pe­tuo (so­bre es­tas lí­neas) en oro ro­sa y es­fe­ra azul.

POR BEA­TRIZ ROLDÁN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.