Griezmann

El año CO­MO SA­LI­DO DE LA 'NOUVELLE VAGUE', EL DELANTERO ROJIBLANCO HA SI­DO LA GRAN SEN­SA­CIÓN DE ES­TE 2016 QUE YA ACA­BA. A GOL­PE DE GOLES, EL GALO HA LO­GRA­DO DESAFIAR EL REINADO AB­SO­LU­TO DE MES­SI Y CRIS­TIANO.

GQ (Spain) - - Golf -

na de las gran­des pa­ra­do­jas que de­ja el 2016 fut­bo­lís­ti­co es que su ma­yor pro­ta­go­nis­ta no ha si­do ben­de­ci­do por los tí­tu­los. Ha es­ta­do muy cer­ca, pe­ro las na­ves atlé­ti­ca y fran­ce­sa en las que se en­ro­ló nau­fra­ga­ron mí­se­ra­men­te en la ori­lla. Pe­se a ello, no ca­be du­da de que en lo in­di­vi­dual Antoine Griezmann (Mâ­con, Fran­cia, 1991) ha desafia­do la arro­gan­te he­ge­mo­nía bi­po­lar de los Mes­si y Cris­tiano. Y lo ha he­cho des­de una re­ta­do­ra pla­ta­for­ma se­cun­da­ria. Si fue­ra un ejér­ci­to, se­ría una co­lum­na gue­rri­lle­ra. Si fue­ra una pe­lí­cu­la, se­ría una cin­ta in­de­pen­dien­te con op­cio­nes de ga­nar la Pal­ma de Oro. Si fue­ra un equi­po se­ría, cla­ro, el Atlé­ti­co de Ma­drid. Pe­ro en la mal­di­ta ho­ra ne­fas­ta emer­gió del ca­lle­jón de som­bras Cris­tiano y se in­ter­pu­so en­tre Gri­zou y los tro­feos, en sen­das fi­na­les eu­ro­peas de Cham­pions y Eu­ro­co­pa. El des­tino no ha si­do ama­ble con él, pe­ro es­te prin­ci­pi­to sin co­ro­na tie­ne ya, por de­re­cho pro­pio, un lu­gar en­tre los gran­des.

Ser delantero del Atlé­ti­co no es al­go fá­cil. No so­lo por el pe­so de los nom­bres que los ope­ra­rios del club han te­ni­do que ir bo­rran­do de las ta­qui­llas del ves­tua­rio (For­lán, Agüe­ro, Fal­cao, Cos­ta...), sino tam­bién por la na­tu­ra­le­za del pues­to de trabajo. Ba­jo el cho­lis­mo, el equi­po se ha de­can­ta­do has­ta hoy por un estilo que tie­ne por me­cá­ni­ca la ca­ta­pul­ta, la ve­lo­ci­dad

sha­ka

por di­ná­mi­ca y el kar­ma de la gue­rra. Un fút­bol to­tal lin­dan­te con el mar­ti­rio, don­de el rojiblanco es­pe­ra aga­za­pa­do jun­to al río pa­ra lan­zar al­gu­na den­te­lla­da al in­cau­to aris­tó­cra­ta de al­to pre­su­pues­to que se atre­va a de­jar­se caer por la ori­lla del Man­za­na­res. Con se­me­jan­te pre­mi­sa, la exi­gen­cia pa­ra los de­lan­te­ros ha­ce que el pues­to no sea ap­to pa­ra hol­ga­za­nes o cracks apá­ti­cos. De­fen­der has­ta la ex­te­nua­ción, con el ca­rác­ter de un hu­mil­de, y des­ar­bo­lar al con­tra­rio co­mo un ti­ra­dor de bi­llar que po­ne la bo­la en la tro­ne­ra con pre­ci­sión lá­ser. Así es­tán las co­sas. Pe­ro si al­guien pue­de ha­cer el trabajo, ese es Griezmann. Su es­lo­gan per­so­nal se­ría idén­ti­co al del Se­ñor Lo­bo: so­lu­ciono pro­ble­mas.

l arran­que de la tem­po­ra­da ha es­par­ci­do du­das en el mor­ti­fi­ca­do eco­sis­te­ma atlé­ti­co. Es una tem­po­ra­da de te­ra­pia co­lec­ti­va y de ci­ca­tri­za­ción de he­ri­das, pe­ro tam­bién de un gran sal­to ade­lan­te en bus­ca de una nue­va iden­ti­dad tác­ti­ca. En di­cha gue­rra cul­tu­ral an­da en­fras­ca­do hoy Si­meo­ne. Pue­de que el Atle­ti as­pi­re a ser más ofen­si­vo o a te­ner más el ba­lón, pe­ro no es­tá cla­ro en qué me­di­da le em­pu­jan a ello la ne­ce­si­dad, su pa­sa­do re­cien­te o la as­tu­cia de unos ri­va­les que pa­re­cen ha­ber­le pi­lla­do el tru­co. Pe­se a que la re­vo­lu­ción no ter­mi­na de de­can­tar­se, Antoine pa­re­ce per­fec­ta­men­te adap­ta­do al nue­vo pa­ra­dig­ma:

"Es ver­dad que aho­ra es­ta­mos te­nien­do más el ba­lón, al­go que el delantero siem­pre agra­de­ce, pe­ro al fi­nal somos un equi­po don­de on­ce de­fien­den y on­ce ata­can, así que creo que nos da igual de­fen­der du­ran­te mu­cho ra­to en un par­ti­do por­que el ob­je­ti­vo si­gue sien­do ga­nar", ase­gu­ra el fran­cés a GQ.

Se tra­ta qui­zá de la es­toi­ca hu­mil­dad cor­po­ra­ti­va que el cho­lis­mo ha ins­tau­ra­do en el Cal­de­rón. Nues­tra entrevista tie­ne lu­gar en vís­pe­ras de co­no­cer­se quién se­rá el Ba­lón de Oro 2016, el ga­lar­dón con el que la re­vis­ta fran­ce­sa Fran­ce Foot­ball re­co­no­ce al me­jor ju­ga­dor del mun­do. Fi­nal­men­te, se­rá Cris­tiano quien ob­ten­ga el pre­mio, aun­que Vo­tez Griezmann que­da­rá co­mo la su­ma­ria re­co­men­da­ción que el dia­rio fran­cés L'équi­pe pu­so en ór­bi­ta des­de fi­na­les del ve­rano. No so­lo se tra­ta­ba de ha­cer pa­tria (al­go ha­bi­tual en el país ve­cino), sino tam­bién jus­ti­cia, al me­nos pa­ra gran par­te de la opi­nión pú­bli­ca: son mu­chos los que con­si­de­ran que la tem­po­ra­da de Griezmann ha es­ta­do por en­ci­ma de las de Mes­si y Cris­tiano, cu­ya pre­emi­nen­cia ha si­do desafia­da por pri­me­ra vez en mu­cho tiem­po. El atlé­ti­co, que ha in­terio­ri­za­do el cau­to dog­ma del par­ti­do a par­ti­do, se mues­tra sa­tis­fe­cho:

"Es­toy muy con­ten­to de apa­re­cer jun­to a Cris­tiano y Mes­si. Muy fe­liz con mi año 2016. Es­pe­ro que es­te que em­pie­za sea aún me­jor. Es­toy muy or­gu­llo­so de lo que hi­ce con el Atle­ti y con la se­lec­ción. Oja­lá pue­da se­guir así".

Se­gu­ra­men­te, el desen­la­ce de las dos fi­na­les –Cham­pions y Eu­ro­co­pa–, per­di­das pre­ci­sa­men­te frente a Cris­tiano, ha­ya si­do lo que le ha cos­ta­do no ga­nar el Ba­lón de Oro. Cues­ta hur­gar en la he­ri­da, cu­rio­sear por los es­tra­gos que am­bos re­sul­ta­dos le cau­sa­ron y cuál de am­bos do­lió más. Pe­ro nos atre­ve­mos a son­dear:

"Las dos. Fue muy du­ro y di­fí­cil de vi­vir en los días pos­te­rio­res. Pe­ro sien­do muy im­por­tan­tes am­bas fi­na­les pa­ra mí, la que más me do­lió fue la de la Cham­pions, por­que tu­vi­mos dos se­ma­nas pa­ra pre­pa­rar­la y te mon­tas una pe­lí­cu­la men­tal so­bre cómo vas a ce­le­brar­lo con tus ami­gos… Y al fi­nal, se nos es­ca­pó por pe­nal­tis".

De­fen­der el estilo a los 25. Griezmann con ca­mi­sa de al­go­dón y cor­ba­ta de se­da Em­po­rio Ar­ma­ni.

Su zur­da es co­di­cia­da por me­dia Eu­ro­pa. "Los zur­dos somos di­fe­ren­tes. Hay po­cos. Ma­ra­do­na, Mes­si… Oja­lá un día se me con­si­de­re co­mo uno de los gran­des", di­ce con hu­mil­dad y am­bi­ción.

Di­ce Griezmann que su si­guien­te ta­tua­je ten­drá que ver con su hija. Pe­ro tam­bién ha pro­me­ti­do ta­tuar­se el si­guien­te tro­feo que ga­ne. A po­der ser, es­te año.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.