TONI Garrn

Mu­jer GQ del año "Si les das una opor­tu­ni­dad, las chi­cas pue­den cam­biar el mun­do". Es el le­ma de la Fun­da­ción Toni Garrn, nues­tra

GQ (Spain) - - Golf -

y del que la pro­pia mo­de­lo es una prue­ba vi­vien­te. Por­que a sus 24 años y tras ca­si diez en la in­dus­tria, la ale­ma­na po­dría ser otra mo­de­lo más: otro án­gel de Vic­to­ria's Se­cret, con un ex de re­nom­bre pa­ra los co­ti­lleos –Leo­nar­do Di­ca­prio, 2014–, y una pre­sen­cia cons­tan­te en las me­jo­res por­ta­das y las me­jo­res cam­pa­ñas.

Pe­ro esa no es Toni Garrn, ni tam­po­co sus as­pi­ra­cio­nes: re­pre­sen­ta a una nue­va ge­ne­ra­ción de su­per­mo­de­los (co­mo Kar­lie Kloss, de su mis­ma edad) dis­pues­tas a uti­li­zar su fa­ma y po­si­ción pa­ra ha­cer del mun­do al­go me­jor, más igua­li­ta­rio. "Me en­can­ta el pre­mio GQ por­que es una re­com­pen­sa a lo que ha­go, no lo he re­ci­bi­do por es­to", mien­tras se­ña­la su cuer­po ki­lo­mé­tri­co. "Na­cí con es­te fí­si­co, no he he­cho na­da pa­ra ser así, pe­ro mi de­di­ca­ción (a cau­sas be­né­fi­cas) si la sien­to co­mo al­go mío". Y no es opor­tu­nis­mo: el mis­mo año que Garrn sal­ta­ba con un con­tra­to ex­clu­si­vo con CK (2008), tam­bién se con­vir­tió en pa­tro­ci­na­do­ra de Plan In­ter­na­tio­nal, una ONG des­ti­na­da a aca­bar con la po­bre­za in­fan­til. Am­bas co­sas con tan so­lo 16 años.

Fue ella la que dio el pa­so de ofre­cer­se co­mo coope­ran­te de esa ONG: "Que­ría ha­cer al­go más, que­ría ver qué ha­cían por los de­re­chos de las ni­ñas y las mu­je­res des­fa­vo­re­ci­das, y cómo po­día ayu­dar". Aque­lla re­la­ción no so­lo creó a la em­ba­ja­do­ra de la cam­pa­ña, "Por­que soy una chica", sino que el trabajo so­bre el te­rreno hi­zo que Garrn qui­sie­se lle­gar más allá, em­pe­zan­do por Zim­ba­bue. "Qui­se crear mi Fun­da­ción (www. to­ni­garrn­foun­da­tion.org) pa­ra ayu­dar de for­ma más di­rec­ta, apro­ve­chan­do que mi nom­bre pue­de abrir puer­tas de do­nan­tes. Em­pe­za­mos apo­yan­do a tres es­cue­las y unas cuan­tas de­ce­nas de chi­cas, pe­ro no quie­ro pa­rar­me ahí: ten­go mu­chos más pro­yec­tos".

A cor­ta dis­tan­cia se en­tien­de aún me­jor por qué es nues­tra Mu­jer del año: es­ta­mos en el Pa­la­ce y su ca­be­za bu­lle con cómo con­ven­cer a to­do que se cru­ce en su ca­mino pa­ra que apo­ye su cau­sa, sin per­der la son­ri­sa ni el en­tu­sias­mo. Garrn es un tor­be­llino na­ci­do en los 90, una mu­jer con va­lo­res irre­nun­cia­bles y la vo­lun­tad pa­ra lle­var­los ade­lan­te. "Fue por mi edu­ca­ción: mi fa­mi­lia me hi­zo se­guir es­tu­dian­do cuan­do em­pe­cé co­mo mo­de­lo y aho­ra me doy cuen­ta de lo afor­tu­na­da que he si­do. Y quie­ro ha­cer lo que pue­da pa­ra apor­ta y ayu­dar a las mu­je­res de to­do el mun­do. No quie­ro que­dar­me so­lo en Áfri­ca, aun­que de mo­men­to es­te sea mi ma­yor ob­je­ti­vo". Por mo­ti­vos que tie­nen que ver con el di­se­ño de la re­vis­ta, las si­guien­tes lí­neas no lle­van un ti­tu­lar que las en­ca­be­ce. De lle­var­lo, sin du­da, se­ría al­go pa­re­ci­do a es­to: "Abel Ma­tu­tes Prats pre­su­me de Mar­ca Es­pa­ña". Du­ran­te la char­la que man­tu­vi­mos con el vi­ce­pre­si­den­te eje­cu­ti­vo y di­rec­tor ge­ne­ral del Pa­lla­dium Hotel Group, es­te con­cep­to bie­nin­ten­cio­na­do sal­tó a es­ce­na en no me­nos de diez oca­sio­nes. "La Mar­ca Es­pa­ña es muy, muy, muy bue­na. Aquí somos un po­co cai­ni­tas y nos gus­ta más que­jar­nos que re­sal­tar nues­tras vir­tu­des, pe­ro des­de fue­ra se nos ve co­mo un des­tino se­gu­ro, di­ver­ti­do y con mu­cha cul­tu­ra. Eso sí, to­da­vía te­ne­mos que sa­ber trans­mi­tir que tam­bién somos un país mo­derno e in­no­va­dor", ase­gu­ra el em­pre­sa­rio ho­te­le­ro. 2016 ha si­do un año ex­cep­cio­nal pa­ra la com­pa­ñía que di­ri­ge, de ahí que so­lo pen­sá­ra­mos en él cuan­do tu­vi­mos que de­ci­dir a quién dar­le nues­tro pre­mio Sam­sung a la In­no­va­ción. El gru­po lle­va seis cur­sos ba­tien­do sus pro­pios ré­cords (ha­bla­mos de re­ci­bir hués­pe­des) y ex­pan­dien­do su mo­de­lo de ne­go­cio (ha­bla­mos de abrir nue­vos es­ta­ble­ci­mien­tos y de re­po­si­cio­nar sus mar­cas), una es­tra­te­gia muy li­ga­da al lu­jo y al tu­ris­mo ex­pe­rien­cial. "Aca­ba­mos de inau­gu­rar un Hard Rock en Te­ne­ri­fe y nues­tro se­gun­do Only You en Ma­drid, es­ta vez en Ato­cha. En 2018 ten­dre­mos una nue­va mar­ca cin­co es­tre­llas lu­jo en Ibi­za y tres nue­vos ho­te­les en Pla­ya Mu­je­res (Can­cún)". No es­tá na­da mal, ¿ver­dad? Sin em­bar­go, es­te ibi­cen­co pers­pi­caz es cons­cien­te de que las va­cas gor­das po­drían no du­rar pa­ra siem­pre: "Vi­vi­mos un mo­men­to muy dul­ce, pe­ro par­te del tu­ris­mo que re­ci­bi­mos es pres­ta­do. La si­tua­ción en el sur del Me­di­te­rrá­neo y en Tur­quía des­vía mu­chas per­so­nas ha­cia no­so­tros, pe­ro si no tra­ba­ja­mos du­ro pa­ra re­te­ner­las po­drían ir­se a otros des­ti­nos".

Ha­ce unos años, Philippe Starck va­ti­ci­nó de sí mis­mo que iba a ser "un pro­duc­tor de con­cep­tos". Y no se equi­vo­ca­ba. Des­de ha­ce más de 40 años ha pro­du­ci­do cen­te­na­res de 'con­cep­tos' con for­ma de lám­pa­ras, si­llas, te­te­ras, mo­tos, te­le­vi­so­res, cu­bier­tos, gri­fe­ría, re­lo­jes, me­sas, ca­mas, ga­fas, ro­pa, ho­te­les o na­ves es­pa­cia­les. Pe­roes­tear­chi­fa­mo­so­crea­dor­tam­bié­ne­su­ni­dea­lis­ta y un poe­ta que el pa­sa­do 3 de no­viem­bre, en Ma­drid, dio un ejem­plo de ello con su ele­gan­te sen­ci­llez, de­jan­do de lado el ha­lo de in­so­por­ta­ble ge­nia­li­dad que se pre­su­po­ne de al­guien que le ha da­do la vuel­ta al di­se­ño en ca­si me­dio si­glo.

Mien­tras­su­vi­da­gi­raal­re­de­dor­del­mun­do–y él re­ca­la en al­gu­na de sus 23 ca­sas, to­das con la mis­ma lla­ve y la ma­yo­ría en el cam­po o frente al mar–, re­sul­ta in­tere­san­te com­pro­bar cómo, pe­se a su vo­lun­ta­rio ale­ja­mien­to del rui­do, su trabajo re­sul­ta siem­pre mo­derno y ur­bano. "No hay co­ne­xión en­tre lo que ha­go y cómo vi­vo, por­que yo­su­froun­li­ge­roau­tis­mo­que­meim­pi­de­vi­vi­ren co­mu­ni­dad. Vi­vo so­lo con mi es­po­sa y mi hija, pe­ro me las arre­glo pa­ra lle­gar al co­ra­zón de las co­sas sin con­ta­mi­nar­me por mo­das pa­sa­je­ras". Su trabajo siem­pre gi­ra en torno a dos con­cep­tos bá­si­cos: la sim­pli­ci­dad y la fun­cio­na­li­dad, aun­que aña­de uno más: "La lon­ge­vi­dad. Creo que no de­be­ría­mos com­prar pa­ra no­so­tros sino pa­ra nues­tros hi­jos y los hi­jos de nues­tros hi­jos".

Starck re­co­no­ce man­te­ner una re­la­ción es­pe­cial con Es­pa­ña –"es par­te de mi vi­da, lle­vo más de 50 años en For­men­te­ra"–, y ha de­ja­do su se­llo en La Al­hón­di­ga de Bil­bao, en Port Adriano, con su acei­te de oli­va or­gá­ni­co LA o en el es­pa­cio Ram­sés de Ma­drid: "Es más que un res­tau­ran­te, es un es­pa­cio que aú­na ocio y gas­tro­no­mía, con una­mez­cla­dee­ner­gíay­vi­sión­de­fu­tu­ro.un­lu­gar úni­coen­ma­drid",ma­ti­za.y,aun­quehoy­ca­si­to­do el mun­do po­dría te­ner un Starck, él no se ven­de a cual­quie­ra."el95%de­las­pro­pues­tas­que­re­cha­zo son­po­rra­zo­ne­sé­ti­cas.noha­go­na­da­re­la­cio­na­do con ar­mas, tam­po­co trabajo pa­ra li­co­res fuer­tes, ta­ba­co, re­li­gio­nes, pe­tro­le­ras ni na­da que pue­da pro­ve­nir de di­ne­ro du­do­so. He ga­na­do me­nos di­ne­ro, pe­ro no me im­por­ta". Por­que él es lo que le­dic­ta­su­na­tu­ra­le­za:"ten­gou­naen­fer­me­dad­lla­ma­da­crea­ti­vi­dad",con­fie­sa."cuan­do­noes­toy­tra­ba­jan­do,duer­moy­cuan­do­duer­mo,trabajo".

o con­ti­nua­rá… Con es­tas pa­la­bras des­pa­cha Justin O'shea, el con­duc­tor de ca­mio­nes en una mi­na de Aus­tra­lia, el

el hom­bre de ne­go­cios, su bre­ve pa­so por la di­rec­ción crea­ti­va de Brio­ni. "No pue­do ha­blar mu­cho so­bre el te­ma, pe­ro sí que pue­do de­cir que fue­ron los seis me­jo­res me­ses de mi vi­da. Tu­ve la opor­tu­ni­dad de mos­trar un estilo y una ima­gen que no exis­tían en el mun­do de la mo­da y eso no va a mo­rir. Di­ga­mos que creo que fui un po­co de­ma­sia­do rock'n'roll pa­ra Brio­ni". Ha­bla de su as­cen­sión y caí­da en la casa ita­lia­na sin res­que­mor, con la mis­ma ac­ti­tud de­sen­fa­da­da y ca­na­lla con la que se en­fren­ta a la vi­da. Frente a la ge­ne­ral atil­da­da an­dro­gi­nia de las pa­sa­re­las, el ins­ta­gra­mer, el an­ti­guo je­fe glo­bal de com­pras de Myt­he­re­sa.com, el ti­po que se va de gi­ra con Me­ta­lli­ca, es una ra­ra avis que des­pier­ta tan ba­jas pa­sio­nes en las mu­je­res co­mo ad­mi­ra­ción en los hombres. "No ven­go del mun­do de la mo­da, ven­go de un lu­gar en me­dio de nin­gu­na par­te en Aus­tra­lia, así que no pue­do te­ner un ori­gen más ma­cho­te", zan­ja, a sus 37 años, nues­tro icono de estilo del año. "Es­te ga­lar­dón me ha­ce muy fe­liz. Sien­to que no me pue­do to­mar muy en se­rio un pre­mio co­mo es­te, por­que es mi per­so­na­li­dad, pe­ro dis­fru­to mu­cho de ser par­te de al­go que res­pe­to pro­fun­da­men­te". Amén.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.