El co­ra­zón de las ti­nie­blas

GQ (Spain) - - Miscelánea -

Ha­ce ca­si dos años, en un pi­so de qui­nien­tos me­tros cua­dra­dos de la ca­lle For­tuny de Ma­drid, un lu­gar en el que los ves­ti­dos es­tán or­de­na­dos al­fa­bé­ti­ca­men­te, Juan Carlos Mo­ne­de­ro to­mó café con se­ño­ras dis­tin­gui­das ("Se­ño­ras de to­da la vi­da", di­je­ron las cró­ni­cas pa­ra con­fir­mar que nun­ca ha­bían si­do hombres) in­vi­ta­do por Car­men Lo­ma­na, que ce­le­bra­ba su ros­cón de Re­yes.

Fue una ci­ta cu­rio­sa. La es­cri­to­ra Son­so­les Fer­nán­dez de Cór­do­ba, al en­con­trar­se por el sa­lón a un co­mu­nis­ta, se des­pi­dió con mu­cha edu­ca­ción de Lo­ma­na co­mo Ma­ría An­to­nie­ta pi­san­do a su ver­du­go: "Par­don, mon­sieur", y sa­lió so­fo­ca­da del pi­so. De vuel­ta se cru­zó con una ami­ga que iba ha­cia casa de Lo­ma­na y le anun­ció, ca­si con as­pa­vien­tos al ver­la de le­jos, co­mo si un pa­so más le pu­die­se des­truir la bur­gue­sía, la vi­si­ta de Mo­ne­de­ro. Las dos se co­gie­ron del bra­zo y sa­lie­ron de su ba­rrio, de sus ca­sas, de su am­bien­te, pa­ra per­der­se más allá de Cham­be­rí y Sa­la­man­ca sin mi­rar atrás, aden­trán­do­se en ba­rrios en los que el me­tro va des­cu­bier­to y pue­de ver­se ba­jo los puen­tes, en las co­cham­bre­ras de los ríos, a Djan­go Rein­hardt ma­tan­do ra­tas.

Se que­da­ron sin co­no­cer el fa­mo­so desen­la­ce. Por­que en el enor­me pi­so de Lo­ma­na Mo­ne­de­ro fue re­ci­bi­do con frial­dad, pe­ro po­co a po­co fue­ron acer­cán­do­se a él mi­li­ta­res y se­ño­ras atraí­dos por la fas­ci­na­ción de lo prohi­bi­do. Les ha­cía gra­cia ima­gi­nar lo­ca­men­te que aquel se­ñor de ga­fas re­don­di­tas que en tiem­pos, cu­chi­chea­ban por las es­qui­nas, fue el Cao de Be­nós del cha­vis­mo en Es­pa­ña, qui­sie­ra ma­tar­les lle­ga­do el mo­men­to, o al me­nos ro­bar­les al­gu­na casa: "Al­go me to­ca­rá, hija, no me va a de­jar así".

El ros­cón de Re­yes de Car­men Lo­ma­na se em­pe­zó a con­ver­tir en un gi­gan­tes­co ac­to de cu­rio­si­dad por una atrac­ción exó­ti­ca, co­mo to­do lo que se es­ca­pa al ca­non de la aris­to­cra­cia, y ocu­rrió lo que te­me el lo­bo cuan­do se de­ja caer por el ga­lli­ne­ro: que le des­pi­dan en­tre be­sos pi­dién­do­le que vuel­va más a me­nu­do. Mo­ne­de­ro ya era en­ton­ces el al­ma más li­bre de Po­de­mos y tam­bién el más afec­ta­do, y su hom­bre más ra­di­cal en el sen­ti­do tam­bo­ri­le­ro: a él no le iban a eva­cuar la ideo­lo­gía si el bar­co ame­na­za­ba con hun­dir­se. Ade­más, aque­lla vi­si­ta su­ya te­nía un ca­rác­ter ex­pe­di­cio­na­rio que ca­si to­do el mun­do agra­de­ció y so­lo los in­te­gris­tas de la mo­ral se lle­va­ron las ma­nos a la ca­be­za por­que a Mo­ne­de­ro

"En el pi­so de Lo­ma­na, Mo­ne­de­ro fue re­ci­bi­do con frial­dad. Pe­ro po­co a po­co fue­ron acer­cán­do­se a él mi­li­ta­res y se­ño­ras"

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.