TECNÓFILO ESCÉPTICO

Por Na­cho Pa­lou -

GQ (Spain) - - Miscelánea -

Mi­rror la mo­ne­da de cam­bio del chan­ta­jis­ta es pre­ci­sa­men­te un ví­deo ob­te­ni­do a tra­vés de la web­cam del or­de­na­dor de la víc­ti­ma, gra­ba­do mien­tras ella se creía se­gu­ra en la in­ti­mi­dad que se le pre­su­po­ne a un dor­mi­to­rio.

Vis­to así, Zuc­ker­berg y el di­rec­tor del FBI (y cual­quier otro que pon­ga cin­ta ad­he­si­va en la cá­ma­ra del or­de­na­dor) tie­nen ra­zón: aun­que no es muy pro­ba­ble que te su­ce­da a ti, sí que es po­si­ble ac­ti­var la cá­ma­ra y el mi­cró­fono de un or­de­na­dor sin que el usua­rio se dé cuen­ta, usan­do un pro­gra­ma ma­li­cio­so o con un vi­rus co­la­do des­de in­ter­net. En los úl­ti­mos años, de he­cho, se han da­do y des­cu­bier­to va­rios ca­sos de es­te ti­po: en or­de­na­do­res es­co­la­res, en cá­ma­ras de vi­gi­lan­cia do­més­ti­ca y has­ta en vi­gi­la­be­bés con cá­ma­ra.

Es­to no quie­re de­cir que ten­gas que ir por ahí co­mo Macgy­ver, con un ro­llo de cin­ta ame­ri­ca­na en el bol­si­llo. Pe­ro sí con­vie­ne co­no­cer los ries­gos aso­cia­dos a los dis­po­si­ti­vos co­nec­ta­dos. To­da me­di­da de pre­cau­ción es bien­ve­ni­da (y tam­bién es po­ca), aun­que con­sis­ta en un tro­zo de cin­ta ad­he­si­va. Y aun­que no hay que vol­ver­se pa­ra­noi­co tam­po­co nos va­mos a arries­gar por lo que cues­ta pe­gar un tro­zo de cin­ta ad­he­si­va.

La fo­to en cues­tión: Zuc­ker­berg ce­le­bra los 500 mi­llo­nes de usua­rios ac­ti­vos al mes en Ins­ta­gram… y de­ja evi­den­cia de su mie­do a ser hac­kea­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.