¡Echad el an­cla!

Una em­pre­sa tex­til ja­po­ne­sa ha desa­rro­lla­do una pe­cu­liar idea pa­ra re­du­cir el im­pac­to de los te­rre­mo­tos: po­ner­le an­clas a los edi­fi­cios.

GQ (Spain) - - E Tiva Gq Business -

En Ja­pón ya no sa­ben cómo arre­glár­se­las pa­ra re­du­cir el im­pac­to de los mu­chos te­rre­mo­tos que su­fren ca­da año. La úl­ti­ma ocu­rren­cia evi­ta to­car la es­truc­tu­ra –es­tra­te­gia que fun­cio­na pe­ro que re­sul­ta ca­ra y de muy di­fí­cil apli­ca­ción– y ti­ra por el ca­mino del me­dio: una te­la de ca­bles que en­gan­cha la azo­tea de los edi­fi­cios al sue­lo pa­ra con­tra­rres­tar las sa­cu­di­das pro­vo­ca­das por los seís­mos. Ca­da uno de es­tos ca­bles es­tá com­pues­to por una se­rie de fi­la­men­tos cru­za­dos he­chos con fi­bra de car­bono y cu­bier­tos por otras sin­té­ti­cas re­ves­ti­das con una re­si­na ter­mo­plás­ti­ca. Las va­ri­llas, se­gún cuen­tan des­de Ko­mat­su Sei­ren, la em­pre­sa tex­til que ha desa­rro­lla­do la idea, son sie­te ve­ces más fuer­tes que el hie­rro y mu­cho más li­ge­ras: 160 me­tros de ca­ble so­lo pe­san 12 ki­los. Co­mo no po­día ser de otra ma­ne­ra, su se­de de Is­hi­ka­wa (es­ta de la ima­gen) ha si­do la pri­me­ra en lu­cir el ori­gi­nal ves­ti­do.

TÚ NI TE MUEVAS

Cab­ko­ma idea) Strand Ku­ma: es obra Rod del (así en "Tie­ne se reali­dad ar­qui­tec­to lla­ma y con as­pec­to al­ta es un de­li­ca­do, Ken­go re­sis­ten­cia ma­te­rial pe­ro a la só­li­do trac­ción".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.