Des­co­lo­can­do al can­di­da­to preguntas trampa: no hay pre­gun­ta ino­cua. A preguntas in­có­mo­das, res­pues­tas po­si­ti­vas.

GQ (Spain) - - Gq Zoom -

Los ex­per­tos en RR HH sa­ben que In­clu­so las que pa­re­cen más tri­via­les tie­nen su sen­ti­do. Aún más cuan­do se tra­ta de preguntas apa­ren­te­men­te ab­sur­das y fue­ra de lu­gar. "Las preguntas so­bre los fra­ca­sos dan mu­cho jue­go, pues la res­pues­ta pro­por­cio­na mu­chas pis­tas so­bre la ca­pa­ci­dad de apren­der de los erro­res y de cre­cer­se an­te la di­fi­cul­tad, así co­mo so­bre su au­to­co­no­ci­mien­to y ho­nes­ti­dad emo­cio­nal", ex­pli­ca An­drés Fon­ten­la.

Fra­ca­sos y tra­ba­jos de los que no te sien­tes or­gu­llo­so no tie­nes por qué sa­car­los a re­lu­cir en tu entrevista, pe­ro si eres in­te­rro­ga­do al res­pec­to de­bes ser sin­ce­ro y no men­tir. Asu­mir los fra­ca­sos de­be ir siem­pre acom­pa­ña­do de una re­fle­xión po­si­ti­va que evi­den­cie lo que has apren­di­do de ello. Y un trabajo ver­gon­zo­so siem­pre pue­de ha­ber­te pro­por­cio­na­do pers­pec­ti­va y ha­bi­li­da­des úti­les­que en­ri­que­cen. Aten­to a las

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.