Bon­di Beach

GQ (Spain) - - Gq Weekend -

En­ca­jo­na­da en­tre las ro­cas os­cu­ras de los acan­ti­la­dos

y el añil del Mar de Tas­ma­nia, el Bon­di Ice­bergs Club (www.ice­bergs.com.au) se ha con­ver­ti­do –gra­cias a su in­con­tes­ta­ble be­lle­za– en to­da una pos­tal de Sídney. Se tra­ta de una pis­ci­na pú­bli­ca (la en­tra­da cues­ta ape­nas 5 eu­ros) aso­ma­da ca­pri­cho­sa­men­te al océano Ín­di­co (no es ra­ro que las olas pe­ne­tren en su in­te­rior, sal­pi­can­do con su es­pu­ma a los na­da­do­res). No ol­vi­des to­mar­te al­go en su te­rra­za-res­tau­ran­te. An­tes de po­ner rum­bo a es­te pe­que­ño pa­raí­so de are­na blan­ca de­bes te­ner en cuen­ta tres co­sas im­por­tan­tes: 1. Los lu­ga­re­ños no pro­nun­cian bon-di tal y co­mo se escribe, sino bon-dai (bond-eye). Sa­ber­lo te evi­ta­rá ca­ras de in­com­pren­sión al pre­gun­tar en la pa­ra­da del au­to­bús por la lí­nea que lle­va a Bon­di. 2. Y es que es­te ba­rrio cos­te­ro, aún con­si­de­ra­do par­te in­te­gran­te de Sídney, se en­cuen­tra a unos 40 mi­nu­tos en co­che del cen­tro. Ten­lo en cuen­ta a la ho­ra de pla­ni­fi­car tu ex­cur­sión. Aun­que ten­gas prisa por ver más co­sas, me­re­ce la pe­na de­di­car­le el día en­te­ro. 3. Me­te en la mo­chi­la ba­ña­dor, toa­lla, ga­fas de sol y –muy im­por­tan­te– go­rra (o som­bre­ri­to de pa­ja; a tu elec­ción) más cre­ma pro­tec­to­ra con fil­tro de al­ta in­ten­si­dad. El sol aus­tra­liano, por cul­pa del agu­je­ro en la ca­pa de ozono que se su­fre por esas la­ti­tu­des, pue­de per­fo­rar (li­te­ral­men­te) nues­tra des­acos­tum­bra­da epi­der­mis me­di­te­rrá­nea en ape­nas unos mi­nu­tos. No es ca­sua­li­dad que es­te país su­fra una de las ta­sas de cán­cer de piel más al­tas del mun­do. Avi­sa­do que­das.

La zo­na de ba­ño, por cul­pa de las pe­li­gro­sas co­rrien­tes, es es­tre­cha y muy vi­gi­la­da, pe­ro no es cues­tión de via­jar has­ta el otro lado del mun­do y no dar­se un cha­pu­zón. La are­na es se­do­sa, las olas re­fres­can­tes y el pai­sa­je pro­pio de una pe­lí­cu­la. Chi­cos mos­tran­do ta­ble­ta, chi­cas lu­cien­do ti­pa­zo y mu­chas me­le­nas sur­fe­ras.

Después del ba­ño, un pa­seo por el Coas­tal Walk, un sen­de­ro de unos 5 ki­ló­me­tros que ser­pen­tea por en­tre las ro­cas; una es­pe­cie de hit-pa­ra­de pai­sa­jís­ti­co que re­su­me lo me­jor del lu­gar. En Bon­di Beach, hay ca­sas mi­ran­do al mar va­lo­ra­das en más de diez mi­llo­nes de dó­la­res, pe­ro tam­bién mo­des­tos B&B&W (bed&break­fast&wi-fi) pa­ra mo­chi­le­ros sin po­si­bles. Ofer­tas pa­ra todos los gus­tos.

Una de las co­sas que más pue­de ex­tra­ñar al vi­si­tan­te eu­ro­peo –en su pa­seo por Sídney– es el ele­va­dí­si­mo nú­me­ro de ros­tros asiá­ti­cos que uno se cru­za por la ca­lle. Pue­de so­nar a ton­to pre­jui­cio cul­tu­ral, pe­ro re­sul­ta bas­tan­te sor­pren­den­te en­con­trar un por­cen­ta­je tan al­to de ojos ras­ga­dos en la pa­tria de Lo­bezno, Gla­dia­tor y Co­co­dri­lo Dun­dee. Se­gún al­gu­nos es­tu­dios (co­mo ocu­rre en el sur de los EE UU con los la­ti­nos), den­tro de unas dé­ca­das, los orien­ta­les su­pe­rarán in­clu­so en nú­me­ro de ha­bi­tan­tes a los aus­tra­lia­nos de ori­gen an­glo­sa­jón (esa par­te de pe­co­sos ru­bi­cun­dos que ten­de­mos a iden­ti­fi­car con el to­do). No es ex­tra­ño –por tan­to– que al­gu­nos ya ha­yan re­bau­ti­za­do al quin­to con­ti­nen­te con un nue­vo tér­mino: Aus­tra­la­sia. Co­mo trabajo de cam­po, re­sul­ta re­co­men­da­ble re­co­rrer las ave­ni­das que for­man el ex­ten­so Chi­na­town de Sídney (en­tre Dar­ling Har­bour, el Paddy's Mar­ket y la Es­ta­ción Cen­tral) pa­ra dar­se cuen­ta de su ver­da­de­ra di­men­sión. No se tra­ta de un ba­rrio tu­rís­ti­co de car­tón-pie­dra (co­mo ocu­rre en otras ca­pi­ta­les), sino de un au­tén­ti­co pul­món –o me­jor di­cho es­tó­ma­go– de la ciu­dad. Cien­tos de lo­ca­les, res­tau­ran­tes y ba­za­res con in­con­fun­di­bles re­mi­nis­cen­cias asiá­ti­cas. Chi­na­town en­con­tra­rás in­fi­ni­tas po­si­bi­li­da­des gas­tro: co­ci­na viet­na­mi­ta, ja­po­ne­sa, co­rea­na, chi­na, bir­ma­na… Lo­ca­les au­tén­ti­cos y ba­ra­tos con ese in­con­fun­di­ble olor agri­dul­ce que to­do lo im­preg­na. No­so­tros te re­co­men­da­mos Kyo-to Spi­cey Alley, un pa­sa­di­zo (se ac­ce­de por Ken­sing­ton St.) re­ple­to de pe­que­ños pues­tos ca­lle­je­ros pa­ra com­prar y co­mer allí mis­mo.

Es el ba­rrio por ex­ce­len­cia, con sus ma­ra­vi­llo­sas ca­sas vic­to­ria­nas y sus ja­ca­ran­das in­cen­dia­das de vio­le­ta.

Es­ta zo­na re­si­den­cial de ori­gen obre­ro, ca­si ol­vi­da­da du­ran­te los años 60, fue re­des­cu­bier­ta no ha­ce mu­cho y aho­ra es una de las más tren­dies de Sídney. Es fa­mo­sa por su al­ta con­cen­tra­ción de te­rra­ce hou­ses, vi­vien­das vic­to­ria­nas tí­pi­ca­men­te aus­tra­lia­nas: de dos plan­tas, en­tra­da con por­che y unos ca­rac­te­rís­ti­cos bal­co­nes for­ja­dos en hie­rro. Pa­sear por sus ca­lles más co­que­tas (Glen­mo­re St., Jer­sey Road o Glen­mo­re Road) es una au­tén­ti­ca de­li­cia, en­tre fa­cha­das de­co­ra­das y el vio­le­ta de sus fa­mo­sas ja­ca­ran­das; las cua­les, du­ran­te la pri­ma­ve­ra aus­tral (me­ses de oc­tu­bre y no­viem­bre), flo­re­cen en su má­xi­mo es­plen­dor. El ba­rrio se ha lle­na­do de ga­le­rías de ar­te (Blen­der Ga­llery, en 16 Eli­za­beth St.), bou­ti­ques, ba­res de sus­hi (Jac­kies, en Glen­mo­re Road 1C) y tiendas de di­se­ño (co­mo Opus Design Co., en 354 Ox­ford St.). To­do muy cool. Un re­co­rri­do orien­ta­ti­vo nos po­dría lle­var por Eli­za­beth St., has­ta la pla­za de Ho­pe­toun St., y re­gre­so por Wi­lliam St. Cer­ca de allí se en­cuen­tra Moo­re Park, una gran ex­ten­sión de pra­de­ras don­de se ele­va el muy es­pe­cial Syd­ney Cric­ket Ground, un his­tó­ri­co cam­po de crí­quet –de be­llí­si­ma ar­qui­tec­tu­ra– que tam­bién ha si­do uti­li­za­do co­mo es­ce­na­rio de con­cier­tos pa­ra Ma­don­na o los Sto­nes. Los fi­nes de se­ma­na se ce­le­bran allí par­ti­dos de es­te in­com­pren­si­ble pe­ro hip­nó­ti­co de­por­te, el cual –por su es­té­ti­ca– pa­re­ce sa­ca­do de una pe­lí­cu­la de Wes An­der­son (¡ay del día en que lo des­cu­bran los hips­ter…!). Re­co­men­da­mos re­gre­sar al cen­tro re­mon­tan­do Ox­ford St. en di­rec­ción Hy­de Park, una de las ave­ni­das más su­ges­ti­vas y pal­pi­tan­tes de la ciu­dad (so­bre to­do, de no­che). Por sus ace­ras des­fi­la, du­ran­te el mes de mar­zo, el po­pu­lar Mar­di Gras de Sídney, con su cé­le­bre des­fi­le del or­gu­llo gay. Se­gún avan­za Ox­ford St. en­con­tra­mos lo­ca­les de strip­tea­se, tiendas de de­co­ra­ción o ta­tua­jes, dis­co­te­cas, pubs y has­ta al­gún ho­me­less al­coho­li­za­do dur­mien­do en­tre car­to­nes; la ma­yo­ría, por des­gra­cia, de et­nia abo­ri­gen. El tra­to da­do a es­tos des­di­cha­dos si­gue sien­do la gran ver­güen­za ocul­ta de es­te es­pec­ta­cu­lar país.

del ba­rrio, y so­lo du­ran­te los sá­ba­dos, se ins­ta­la el

,un mer­ca­di­llo al ai­re li­bre con evi­den­te vo­ca­ción in­die. Pues­tos de ro­pa al­ter­na­ti­va, ob­je­tos vintage, co­lec­cio­nis­tas de cu­rio­si­da­des, cor­ba­tas ar­te­sa­na­les, vi­ni­los, ga­fas de di­se­ño y una enor­me ofer­ta cu­li­na­ria en pues­tos am­bu­lan­tes al más pu­ro estilo food truck (to­do pues­to con mu­cho gus­to, por su­pues­to). Si quie­res lo­ca­li­zar­lo en el ma­pa, se le­van­ta jun­to a la igle­sia de St. John, en el cru­ce de las ca­lles Ox­ford con New­com­be. El mis­mo am­bien­te de mo­der­ni­dad y buen ro­llo que se res­pi­ra en Pad­ding­ton se ex­tien­de a los cer­ca­nos ba­rrios de Surry Hills o Dar­ling­hurst. Así que tie­nes una zo­na enor­me que ex­plo­rar.

Si al­gu­na vez has pen­sa­do

en dar­te el ca­pri­cho de vo­lar en cla­se Bu­si­ness, sin du­da Aus­tra­lia (ca­si un día en­te­ro de via­je) es el des­tino per­fec­to pa­ra sa­car­le to­do el ju­go a la ex­pe­rien­cia. Qa­tar Air­ways (que es­te mis­mo año ha si­do ga­lar­do­na­da co­mo Me­jor cla­se Bu­si­ness del mun­do en los Sky­trax World Air­li­ne Awards) ofre­ce vuelos dia­rios a Sídney (ade­más de otras ciu­da­des aus­tra­lia­nas) des­de Ma­drid y Bar­ce­lo­na con es­ca­la en Doha. Todos los tra­yec­tos se rea­li­zan en el Air­bus 380, el avión más gran­de del mun­do, con ca­pa­ci­dad pa­ra 517 pa­sa­je­ros (48 de ellos en cla­se Bu­si­ness). La ae­ro­na­ve es­tá con­fi­gu­ra­da en dos plan­tas y po­see in­clu­so un am­plio loun­ge con ba­rra de bar (ima­gen su­pe­rior) don­de char­lar, to­mar al­go o es­ti­rar –pe­ro de ver­dad– las pier­nas. Los asien­tos Bu­si­ness son to­tal­men­te re­cli­na­bles –pa­ra dor­mir en ho­ri­zon­tal– y la ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca –así co­mo la car­ta de vi­nos– es­pec­ta­cu­lar. La es­ca­la en Doha, en el ae­ro­puer­to in­ter­na­cio­nal de Ha­mad, pue­de ha­cer­se más lle­va­de­ra vi­si­tan­do su área de spa (con pis­ci­na) o su afa­ma­da

una es­pe­cie de re­sort de lu­jo den­tro de la pro­pia ter­mi­nal.

Cómo lle­gar

Dis­fru­ta de un día de sol y are­na (eso sí, bien un­ta­di­to en cre­ma so­lar de al­ta pro­tec­ción) en una de las pla­yas más le­gen­da­rias del ima­gi­na­rio surf. Olas azu­les y me­chas rubias. NO TE PIERDAS EL ATARDECER Bon­di Beach es­tá con­si­de­ra­da co­mo una de las play

ARO­MA A BAZAR El co­ra­zón de Chi­na­town es el Paddy's Mar­ket. Si­gue el olor (ade­más de las in­di­ca­cio­nes) a es­pe­cias y lo en­con­tra­rás.

AR­QUI­TEC­TU­RA LO­CAL Ejem­plo de te­rra­ce hou­se, la vi­vien­da tra­di­cio­nal aus­tra­lia­na de ori­gen vic­to­riano, con su ca­rac­te­rís­ti­co bal­cón de hie­rro.

En pleno co­ra­zón

MO­TOR IMBATIBLE El Fe­rra­ri Gtc4­lus­so dis­po­ne de un mo­tor V12 de 6.262 cen­tí­me­tros cú­bi­cos que otor­ga una po­ten­cia de 690 CV a 8.000 re­vo­lu­cio­nes por mi­nu­to, lo que le con­vier­te en el co­che más po­ten­te de su seg­men­to. Al­go que se tra­du­ce en una ace­le­ra­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.