#Loe­we001

GQ (Spain) - - Gq Zoom -

so­lo pue­de ser gran­de si todos los de­más miem­bros del equi­po de la pe­lí­cu­la es­tán ha­cien­do un gran trabajo a su al­re­de­dor. Esa la­bor co­lec­ti­va lo es to­do. GQ: Lle­vas tiem­po triun­fan­do en tu país, pe­ro Deuts­chland 83 te ha con­ver­ti­do en una re­fe­ren­cia mun­dial. ¿Cómo lo lle­vas? J. N.: Ten­go que ad­mi­tir que es­tá sien­do un po­co abru­ma­dor. Después del lan­za­mien­to de la se­rie, un día fui a Lon­dres y has­ta los ta­xis­tas co­no­cían mi nom­bre. Pe­ro, sin­ce­ra­men­te, pre­fie­ro ser re­co­no­ci­do por un pro­yec­to de es­te ni­vel que por otras ra­zo­nes. Es un pri­vi­le­gio te­ner es­ta fan­ba­se. GQ: Con so­lo 26 años, ya has con­se­gui­do va­rios pre­mios por tu trabajo, ¿cómo te ima­gi­nas den­tro de diez años? J. N.: La ver­dad es que los pla­nes nun­ca me han sa­li­do co­mo yo es­pe­ra­ba. Cuan­do he ima­gi­na­do al­go, ge­ne­ral­men­te ha ocu­rri­do de otra ma­ne­ra; pe­ro el re­sul­ta­do no ha po­di­do ser me­jor. Por eso he de­ci­di­do de­jar de or­ga­ni­zar­lo to­do en mi ca­be­za. Den­tro de diez años me gus­ta­ría es­tar sen­ta­do en mi jar­dín, re­cu­pe­rán­do­me de al­gu­na es­ce­na vio­len­ta de Deuts­chland 2020, pla­nean­do la pró­xi­ma gi­ra con mi ban­da y vien­do a mis hi­jos ju­gar ba­lon­mano.

ICONO POP

Nay se re­fie­re a su nue­vo gru­po mu­si­cal, Pu­del­da­me, que aca­ba de for­mar­lo tras la di­so­lu­ción de su an­ti­gua ban­da, Nort­hern Lights. El ac­tor can­ta, to­ca el te­cla­do y da la ca­ra en un pro­yec­to que com­pa­gi­na con su ca­rre­ra co­mo ac­tor. Sor­pren­den­te­men­te, al ti­po se le dan bien todos los pa­los que to­ca. El úl­ti­mo en­car­go que no ha du­da­do en acep­tar ha si­do la lla­ma­da de Loe­we pa­ra co­pro­ta­go­ni­zar la cam­pa­ña de su nue­va fra­gan­cia. GQ: ¿Qué tal ha ido tu ex­pe­rien­cia con Loe­we? ¿Te gus­ta el mun­do de la mo­da? J. N.: En reali­dad, ha si­do mi pri­mer con­tac­to con es­te mun­do. Me in­tere­san mu­cho la ar­te­sa­nía y el di­se­ño que se mue­ven en­tre bam­ba­li­nas. En la inau­gu­ra­ción de Casa Loe­we en Ma­drid con­ver­sé con uno de los crea­ti­vos du­ran­te ho­ras por­que sim­ple­men­te no po­día de­jar de ha­cer preguntas. Fue in­creí­ble­men­te ins­pi­ra­dor co­no­cer la pa­sión y todos los pe­que­ños de­ta­lles que pue­de ha­ber de­trás de una pie­za de mo­da. GQ: Aho­ra que tie­nes cier­ta idea so­bre es­te mun­do, ¿qué sig­ni­fi­can pa­ra ti con­cep­tos co­mo el estilo o la ele­gan­cia? J. N.: Soy un gran fan de la mo­da sos­te­ni­ble y es­to es lo que más enamo­ró de Loe­we 001. Cuan­do me ex­pli­ca­ron la na­tu­ra­le­za de los in­gre­dien­tes de la com­po­si­ción, era co­mo si es­tu­vie­ra re­co­gien­do ca­da uno de ellos en me­dio del cam­po. Pa­ra mí el estilo es una for­ma de ex­pre­sión, no un dis­fraz. En mi ar­ma­rio no guar­do de­ma­sia­das pren­das, pe­ro las que ten­go son de gran ca­li­dad. Den­tro de diez años, cuan­do es­té en mi jar­dín, creo que ves­ti­ré mi vie­ja ca­za­do­ra de piel.

La nue­va fra­gan­cia de la casa es­pa­ño­la se ins­pi­ra en el es­pí­ri­tu mi­llen­nial.

¿A qué hue­len las pro­me­sas que ha­ce­mos en las pri­me­ras ho­ras del al­ba, jus­to después de una no­che de pa­sión? Pues a man­da­ri­na, ber­ga­mo­ta y sán­da­lo en el ca­so de ellas; y a las mis­mas no­tas de sa­li­da y a un fon­do de ce­dro y al­miz­cle en el ca­so de ellos. La pri­me­ras fra­gan­cias de la mar­ca ba­jo la di­rec­ción crea­ti­va de Jo­nat­han An­der­son, Loe­we 001 Man y Loe­we 001 Wo­man, sim­bo­li­zan los al­bo­res de una nue­va era pa­ra es­ta casa fun­da­da en 1846. An­der­son, ce­re­bro del uni­ver­so es­té­ti­co de la fir­ma des­de 2014, ha fi­cha­do a los ac­to­res Jonas Nay y Li­sa To­mas­chewsky pa­ra su cam­pa­ña. ¿El ob­je­ti­vo? Se­du­cir a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes y se­guir en­car­nan­do el me­jor lu­jo.

“Los pla­nes nun­ca sa­len co­mo uno es­pe­ra. Cuan­do he ima­gi­na­do al­go, siem­pre ha ocu­rri­do de otra ma­ne­ra; pe­ro el re­sul­ta­do no ha po­di­do ser me­jor”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.