Odiar la to­rre Eif­fel DA­NIEL ENTRIALGO Di­rec­tor de GQ FIR­MAS GQ

ES­TE MES NOS HAN AYU­DA­DO

GQ (Spain) - - La_Carta Del Director - @da­nie­len­trial­go

"PI­RÁ­MI­DE AL­TA Y FLA­CA de es­ca­las de hie­rro; es­que­le­to gi­gan­te fal­to de gra­cia; abor­to de un ri­dícu­lo y del­ga­do perfil de chi­me­nea de fá­bri­ca". Con lin­de­zas de es­te pe­lo (y otras aún más pro­ca­ces) ca­ta­lo­ga­ba Guy de Mau­pas­sant –uno de los me­jo­res es­cri­to­res de re­la­to bre­ve de to­da la li­te­ra­tu­ra uni­ver­sal– a la fa­mo­sí­si­ma To­rre Eif­fel allá por 1887. El icó­ni­co sím­bo­lo de la ciu­dad de Pa­rís, con­ver­ti­do hoy en la atrac­ción tu­rís­ti­ca más fo­to­gra­fia­da del uni­ver­so co­no­ci­do, no con­ven­cía de­ma­sia­do a los in­te­lec­tua­les de su tiem­po; más bien to­do lo con­tra­rio: la de­tes­ta­ban. Les pa­re­cía una abe­rra­ción ar­tís­ti­ca, un au­tén­ti­co ho­rror es­té­ti­co; una opi­nión que hoy nos re­sul­ta ca­si in­com­pren­si­ble. Lo que su­ce­de es que, a ve­ces, las co­sas lle­gan has­ta no­so­tros un po­co an­tes de tiem­po –como los sie­te­me­si­nos– y no son bien com­pren­di­das en to­da su ple­ni­tud has­ta trans­cu­rri­dos al­gu­nos de­ce­nios. Le pa­só en su día al­go pa­re­ci­do al Mu­seo Gug­gen­heim de Bil­bao, el in­só­li­to co­lo­so de ti­ta­nio per­ge­ña­do por Frank Gehry en 1997 (es­te año ce­le­bra­re­mos, por cier­to, su vi­gé­si­mo aniver­sa­rio). Sus coe­tá­neos lo ata­ca­ron en­ton­ces por sus ex­ce­sos y fal­ta de ar­mo­nía, una cha­pa de me­tal re­tor­ci­da en me­dio de la ría –cri­ti­ca­ban–, aje­na com­ple­ta­men­te al res­to del pai­sa­je ur­bano tra­di­cio­nal. Hoy, sin em­bar­go, sus ex­cén­tri­cas for­mas se con­si­de­ran más de Bil­bao ("de to­da la vi­da, oye") que un cen­tro al área de Es­ta­nis Ar­go­te des­de la ban­da iz­quier­da del vie­jo San Ma­més. A na­die se le ocu­rre du­dar ya de su va­lía.

Otras ve­ces, sin em­bar­go, ocu­rre jus­ta­men­te lo con­tra­rio. Las co­sas –en vez de lle­gar de­ma­sia­do pron­to– no aca­ban de pre­sen­tar­se nun­ca. El fu­tu­ro (que es muy su­yo) tie­ne a me­nu­do la ma­nía de no pa­re­cer­se de­ma­sia­do a lo que es­pe­rá­ba­mos de él. Predicciones y pro­fe­cías que ra­ra vez se cum­plen. En 2015, por ejem­plo, so­bre­pa­sa­mos el lí­mi­te Mcfly, es­to es, el año en el trans­cu­rría la se­gun­da par­te de Re­gre­so al fu­tu­ro; y aquí se­gui­mos de pie sus ex­pec­tan­tes fans, es­pe­ran­do que lle­gue de una vez el di­cho­so mo­no­pa­tín vo­la­dor. Di­cen que Ju­lio Ver­ne ade­lan­tó en sus no­ve­las mu­chos de los avan­ces tec­no­ló­gi­cos que ven­drían tiem­po des­pués. Es­pe­re­mos, sin em­bar­go, que esas pe­lí­cu­las de cien­cia-ficción que pre­vén pa­ra la hu­ma­ni­dad un fu­tu­ro gris y dis­tó­pi­co fa­llen más que una es­co­pe­ta de fe­ria. Un ho­ri­zon­te al que nos acer­ca­mos so­plan­do ve­las (¿soy yo o el tiem­po vue­la?) sin ape­nas dar­nos cuen­ta. Bla­de Run­ner, la mí­ti­ca pe­lí­cu­la de los ochen­ta que es­te año es­tre­na­rá se­gun­da par­te (pro­ta­go­ni­za­da por Ryan Gos­ling, nues­tra por­ta­da), es­ta­ba am­bien­ta­da en un en­ton­ces le­ja­ní­si­mo 2019 y las má­qui­nas de Ter­mi­na­tor es­cla­vi­za­ban a la ra­za hu­ma­na allá por 2029; ahí al la­do. Qui­zá hoy de­be­ría­mos te­ner más mie­do al po­der om­ní­mo­do de las gran­des cor­po­ra­cio­nes (Fa­ce­book, Ama­zon, Goo­gle...) que a cy­borgs y re­pli­can­tes ca­brea­dos. O qui­zá me­jor ni pen­sar­lo.

Eso es lo que in­ten­ta­ba ha­cer Guy de Mau­pas­sant quien –se­gún cuen­ta la le­yen­da– co­mía to­dos los días en el res­tau­ran­te de la úl­ti­ma plan­ta de la To­rre Eif­fel.

–¿Por qué lo ha­ces, Guy? –le pre­gun­ta­ban sus ami­gos–. Jus­ta­men­te tú, que odias su pre­sen­cia. Y él con­tes­ta­ba, muy agu­da­men­te: –Pues pre­ci­sa­men­te por eso; por­que es­te es el úni­co lu­gar de to­do Pa­rís des­de don­de no se ve la To­rre Eif­fel. ¿Nos acom­pa­ñas a dar un pa­seo fu­tu­ris­ta por los han­ga­res y las ram­pas de lan­za­mien­to de la NASA? Ajús­ta­te bien la es­ca­fan­dra que des­pe­ga­mos de la mano de es­te fo­tó­gra­fo bri­tá­ni­co sen­sa­cio­nal. Es­te pe­rio­dis­ta de cu­ño gour­met se ha ci­ta­do con al­gu­nos pri­me­ros es­pa­das de la al­ta gas­tro­no­mía es­pa­ño­la pa­ra sa­ber a qué de­di­can su tiem­po li­bre… fue­ra de tem­po­ra­da. Que ten­gas buen pro­ve­cho. Cuan­do es­te bri­tá­ni­co des­cu­brió to­do lo que po­día ha­cer con una cá­ma­ra fo­to­grá­fi­ca, no so­lo cam­bió su vi­da sino la his­to­ria de la mo­da...si no, ¿por qué iba a acep­tar un ca­fé Ryan Gos­ling vestido en una pis­ci­na? Ins­pi­ra­do por la es­té­ti­ca de Ca­rros de fue­go, Ál­va­ro Bea­mud, fo­tó­gra­fo de ca­be­ce­ra de es­ta san­ta ca­sa, ha crea­do un edi­to­rial de mo­da de lo más de­por­ti­vo. Bien­ve­ni­do a los JJ OO de Pa­rís de 1924.

BE­NE­DICT REDGROVE CRAIG MC­DEAN

MI­GUEL Á. PA­LO­MO ÁL­VA­RO BEA­MUD

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.