Cua­tro ami­gue­tes

No fre­cuen­tan Es­pa­ña, pe­ro en In­gla­te­rra son ado­ra­dos. Su nom­bre es Elbow y re­gre­san con nue­vo dis­co, Little Fic­tions.

GQ (Spain) - - Intro -

No exis­te gru­po en la es­ce­na al­ter­na­ti­va como Elbow. Es­te es­ta­tus ex­traor­di­na­rio se de­be al afán de sus miem­bros por pa­re­cer ti­pos tan nor­ma­les como pue­den ser tu ve­cino del cuar­to o el hom­bre que te ven­de el pe­rió­di­co por las ma­ña­nas. Pe­se a to­do, en In­gla­te­rra son es­tre­llas des­de que la can­ción On A Day Like This (2008) tu­vo el su­fi­cien­te éxi­to como pa­ra con­ver­tir­se en una suer­te de himno ofi­cio­so en bau­ti­zos, bo­das… y has­ta en en­tie­rros. "Los com­po­nen­tes de Elbow nos co­no­ce­mos des­de ha­ce 25 años", ase­gu­ra Guy Gar­vey, el vo­ca­lis­ta, fa­mo­so tam­bién por los chis­tes que suel­ta en­tre can­ción y can­ción du­ran­te las ac­tua­cio­nes de la ban­da, que aña­de: "Nos lo pa­sa­mos bien juntos y no hay pro­ble­mas de ego ni lu­chas va­ni­do­sas". ¿Se en­tien­de aho­ra por qué los chi­cos de Elbow son úni­cos? "Dis­cu­ti­mos tan­to las co­sas cuan­do es­ta­mos tra­ba­jan­do que se po­dría de­cir que, en lu­gar de ser­vir­nos una ta­za de té, la co­pro­du­ci­mos en­tre los cua­tro", bro­mea el pro­pio Gar­vey.

En re­su­mi­das cuen­tas, ser la an­tí­te­sis de lo que en­ten­de­mos por co­ol es lo que les ha he­cho ex­cep­cio­na­les. Lo cual no sig­ni­fi­ca que su mú­si­ca no ten­ga su mé­ri­to, que lo tie­ne. Elbow sue­na como lo ha­ría Ra­diohead des­po­ja­do de to­do el bar­niz in­te­lec­tua­loi­de. La voz de Gar­vey –ca­sa­do des­de el pasado ve­rano con la ac­triz Ra­chel Stir­ling– en­car­na me­jor que na­da eso lla­ma­do nue­va mas­cu­li­ni­dad. Aho­ra, tras seis ál­bu­mes de es­tu­dio, han des­cu­bier­to ca­si por azar que no tie­nen por qué te­mer­le al rit­mo. Little Fic­tions (Uni­ver­sal) pre­sen­ta por pri­me­ra vez al gru­po so­nan­do real­men­te bai­la­ble. "Fue con­se­cuen­cia de la sa­li­da de Ri­chard (Jupp, ba­te­ría). De re­pen­te éra­mos cua­tro y nos fal­ta­ba al­guien im­por­tan­te a las ba­que­tas, así que no tu­vi­mos más re­me­dio que po­ner­nos a pro­bar co­sas nue­vas". Elbow ofre­ce can­cio­nes ho­nes­tas y emo­cio­nan­tes que no ne­ce­si­tan tru­cos pa­ra se­du­cir. De he­cho, Gar­vey se jac­ta de que sus con­cier­tos ha­cen llo­rar a hom­bres ta­llu­di­tos: "No­so­tros, como R.E.M., Ra­diohead o The Na­tio­nal, he­mos lle­ga­do al gran pú­bli­co sin com­pro­me­ter nues­tro tra­ba­jo".

TO­DO NOR­MA­LI­DAD A Guy Gar­vey le enor­gu­lle­ce que la amis­tad si­ga es­tan­do por en­ci­ma del di­ne­ro o la fa­ma: "No soy Bo­wie. Soy el que he si­do siem­pre: el hi­jo de Don, el que vi­ve ca­lle arri­ba". POR RA­FA CER­VE­RA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.