Clá­si­co tras­gre­sor

He­re­de­ro de una es­tir­pe de ilus­tres ba­rí­to­nos, Emi­lio Sa­gi si­gue fir­man­do mu­chos de los me­jo­res mon­ta­jes de ópe­ra rea­li­za­dos por un es­pa­ñol.

GQ (Spain) - - Intro -

Ca­mi­na por la ver­tien­te dis­cre­ta de una pro­fe­sión, la de di­rec­tor de es­ce­na, en la que con­vi­ven di­vos y ge­nios hu­mil­des, dra­mas y ven­tu­ras, emo­cio­nes y be­lle­za, mu­cha be­lle­za. Es el di­rec­tor de es­ce­na de ópe­ras y zar­zue­las más afa­ma­do de nues­tro país y, sin du­da, el más so­li­ci­ta­do fue­ra de nues­tras fron­te­ras. Emi­lio Sa­gi (Ovie­do, 1948) ha di­ri­gi­do el Tea­tro Real, el de La Zar­zue­la y el Arria­ga –lo que le ha gran­jea­do la amis­tad y res­pe­to de la crè­me de la crè­me de la lí­ri­ca in­ter­na­cio­nal– si bien, aho­ra con­fie­sa: "Se vi­ve mil ve­ces me­jor como free­lan­ce. ¡Va­mos! (Ri­sas). Ten­go esa edad en la que a uno em­pie­za a ape­te­cer­le vi­vir más tran­qui­lo. Lo que no pien­so de­jar es el es­ce­na­rio. Es mi vi­da. Se­gui­ré rea­li­zan­do mis mon­ta­jes, pe­ro aho­ra soy mu­cho más fe­liz por­que ten­go tiem­po pa­ra mí". Des­de su de­but en la Ópe­ra de Ovie­do, a su pri­mer éxi­to en el Ma­drid de 1982 o su es­treno in­ter­na­cio­nal en Mó­de­na, los me­jo­res tea­tros del mun­do si­guen re­cla­mán­do­le. Ayer, Tou­lou­se, con El tur­co en Ita­lia. Hoy, Fi­la­del­fia, con Tan­cre­di. Ma­ña­na, Hong­kong, con Car­men. "Car­men es el mon­ta­je que más ve­ces he re­in­ter­pre­ta­do, lo he he­cho en me­dio mun­do. So­lo me fal­ta apren­der a to­car las cas­ta­ñue­las y po­ner­me yo a can­tar­la".

Sin lí­mi­tes. Con esa ac­ti­tud ca­bal­gó el mí­ti­co per­so­na­je de Mi­guel de Cer­van­tes por las tie­rras de Cas­ti­lla, ba­ta­llan­do con­tra los ele­men­tos y lu­chan­do en fa­vor del bien co­mún. Cua­tro si­glos des­pués de aque­lla ges­ta, los ca­ba­lle­ros del si­glo XXI es­ta­mos en con­di­cio­nes de emu­lar al gran hi­dal­go con las pres­ta­cio­nes que nos ofre­ce la Hon­da CRF1000L Afri­ca Twin. Es­te pro­di­gio de la in­ge­nie­ría tie­ne el al­ma de una mo­to­ci­cle­ta ad­ven­tu­re, ca­paz de re­co­rrer gran­des dis­tan­cias tan­to por ca­rre­te­ra como fue­ra de ella. Ins­pi­ra­do en el es­pí­ri­tu del mo­de­lo clá­si­co XRV750L Afri­ca Twin, nues­tro Ro­ci­nan­te desafía los lí­mi­tes de la fí­si­ca: mo­tor bi­ci­lín­dri­co pa­ra­le­lo de 998cc ba­sa­do en las má­qui­nas de com­pe­ti­ción Hon­da CRF250R/450R, con ci­güe­ñal ca­la­do a 270°, cu­la­ta Uni­cam de 4 vál­vu­las y cár­ter se­co. Por otro la­do, pue­des es­co­ger­la con su ex­clu­si­vo sis­te­ma de trans­mi­sión DCT (Dual Clutch Trans­mis­sion), que per­mi­te cir­cu­lar en mo­do ma­nual o en mo­do au­to­má­ti­co, con di­fe­ren­tes ti­pos de con­duc­ción: D pa­ra ob­te­ner un ma­yor equi­li­bro en­tre con­fort y efi­cien­cia y S pa­ra una con­duc­ción más de­por­ti­va. Su ca­rro­ce­ría mí­ni­ma pro­por­cio­na ade­más pro­tec­ción sin aña­dir mu­cho vo­lu­men. Es el mo­men­to pa­ra em­pren­der la aven­tu­ra de tu vi­da.

em­pe­zó a com­pe­tir en el te­nis pro­fe­sio­nal, aun­que lle­va­ba ju­gan­do des­de los 8. Aho­ra tie­ne 34. ga­nó el Mas­ters de Lon­dres y en 2016 ha ga­na­do Ro­land Ga­rros y la me­da­lla de oro olím­pi­ca. a ju­gar do­bles en 2008 to­do han si­do sa­tis­fac­cio­nes: «He te­ni­do re­com­pen­sas que con el in­di­vi­dual no hu­bie­se con­se­gui­do nun­ca».

en cual­quier tra­yec­to: «El Giu­lia se pres­ta a to­dos por­que es muy fá­cil de con­du­cir y muy có­mo­do».

Po­ten­cia y di­na­mis­mo son dos cua­li­da­des en el te­nis de Marc Ló­pez, que le han per­mi­ti­do ce­rrar 2016 como un año de triun­fos. En ju­nio ga­nó Ro­land Ga­rros jun­to a Fe­li­ciano Ló­pez y en agos­to se col­gó la me­da­lla de oro olím­pi­co for­man­do pa­re­ja con Ra­fa Na­dal. «Es­tar en­ci­ma del po­dio, es­cu­char el himno de Es­pa­ña y que te cuel­guen la me­da­lla de oro es al­go úni­co e inol­vi­da­ble.», re­co­no­ce or­gu­llo­so. Tam­bién pue­de pre­su­mir de de­por­ti­vo, po­ten­te y di­ná­mi­co el nue­vo Al­fa Romeo Giu­lia que gra­cias a sus am­plias pres­ta­cio­nes sa­ca los co­lo­res a cual­quier com­pe­ti­dor de su mis­ma ga­ma. Así lo ha per­ci­bi­do Marc Ló­pez: «Es un gran co­che. Re­co­mien­do a la gen­te que lo prue­be y que lo com­pre. No tie­ne na­da que en­vi­diar a otro co­che que ha­ya con­du­ci­do». Marc tie­ne cla­ro lo que va­lo­ra en un com­pa­ñe­ro de do­bles: «que ten­ga bue­na sin­to­nía con él. Si pue­de ser ami­go mío, me­jor. Con las pa­re­jas que más éxi­to he te­ni­do son tres de mis me­jo­res ami­gos: Mar­cel Gra­no­llers, Ra­fa Na­dal y Fe­li­ciano Ló­pez». ¿Y en un co­che? «Que sea di­ver­ti­do, có­mo­do, útil... El Giu­lia tie­ne to­do lo que me gus­ta: buen ma­le­te­ro, es có­mo­do, es po­ten­te... Es un co­che muy com­ple­to». Un cam­peón re­co­no­cien­do a otro.

Que al­guien le di­ga al Bru­ce Way­ne ni­ño que Bat­man de­be in­fun­dir mie­do, no gri­mi­lla. POR JESÚS ME­RINO LÓ­PEZ Ba­sa­da en la obra de Ch­ris Cla­re­mont y Bill Sien­kie­wicz, na­rra la his­to­ria del ator­men­ta­do Da­vid Haller, hi­jo del Pro­fe­sor Char­les Xa­vier. Di­ri­ge Noah Haw­ley (Far­go).

LA BÚS­QUE­DA CONS­TAN­TE Des­de su de­but, en 1980, se em­pe­ñó en ser un de la lí­ri­ca pa­ra di­na­mi­tar los mon­ta­jes "de to­da la vi­da" y lle­var­se por de­lan­te el car­tón pie­dra. "Con 68 años, es­toy en otra fa­se de mi ca­rre­ra. Aho­ra me to­ca ser clá­si­co. Es lo ló­gi­co"

DOS DÉ­CA­DAS CON­SA­GRA­DO A LAS PIS­TAS Con 17 años Marc Ló­pez En 2012 Des­de que em­pe­zó Dis­fru­ta con­du­cien­do

POR DA­NIEL ENTRIALGO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.