No acu­ses so­lo a los al­go­rit­mos de Fa­ce­book (tú tam­bién eres cul­pa­ble )

En po­co tiem­po, la red social ha pasado de la de­mo­cra­ti­za­ción de la in­for­ma­ción a ge­ne­rar opi­nio­nes ca­da vez más po­la­ri­za­das. Ojo con lo que eli­ges: al fi­nal de­ter­mi­na­rá to­do lo que te lle­gue des­pués.

GQ (Spain) - - Cine -

Du­ran­te las elec­cio­nes en EE UU hu­bo gen­te ab­so­lu­ta­men­te con­ven­ci­da de que mu­rie­ron agen­tes del FBI que in­ves­ti­ga­ban a Hi­llary Clin­ton. De la mis­ma for­ma que en los úl­ti­mos me­ses pu­dis­te ver com­par­ti­da una ima­gen de un cen­tro co­mer­cial de To­rre­vie­ja inun­da­do con ti­bu­ro­nes. De la se­gun­da no­ti­cia sos­pe­chas­te por ra­zo­nes ob­vias (a pe­sar de ha­ber vis­to Shark­na­do o pre­ci­sa­men­te por ello) pe­ro, ¿por qué mu­chos usua­rios no se pa­ra­ron a com­pro­bar la pri­me­ra si, de he­cho, ese ti­po de in­for­ma­ción po­día lle­gar a in­fluir en sus vo­tos?

No es ca­sual que al­gu­na de las dos no­ti­cias lle­ga­se a un de­ter­mi­na­do perfil de la red social y no a otro. Por­que la de­mo­cra­ti­za­ción de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción en la es­fe­ra di­gi­tal pro­du­ce, a ve­ces, el efec­to in­ver­so a lo es­pe­ra­do. Es de­cir, de un pú­bli­co con más pun­tos de vis­ta so­bre un asunto –por­que el ac­ce­so a la in­for­ma­ción se pre­su­po­ne ma­yor– se ha pasado a un pú­bli­co más po­la­ri­za­do. Es lo que se co­no­ce como el efec­to re­fuer­zo. La in­for­ma­ción que ter­mi­nas le­yen­do en tus re­des so­cia­les tien­de a re­for­zar tus con­vic­cio­nes, tus ideas o tus pre­jui­cios. Si nos cree­mos una de­ter­mi­na­da no­ti­cia fal­sa es por­que coin­ci­de a al­gún ni­vel con nues­tro dogma o con nues­tra pro­pia ex­pe­rien­cia con el sis­te­ma. De to­do lo an­te­rior tie­nen la cul­pa los al­go­rit­mos, la eco­no­mía de la per­so­na­li­za­ción, pe­ro tam­bién tie­nes cul­pa tú: cuan­do de­ci­des se­guir en Twit­ter a al­guien con tu ten­den­cia ideo­ló­gi­ca y no con la opues­ta, cuan­do si­gues en Fa­ce­book a un de­ter­mi­na­do me­dio de co­mu­ni­ca­ción y no a otro, cuan­do eres fan de la pá­gi­na de tu equi­po de fút­bol y no del ri­val, cuan­do no te pa­ras a com­pro­bar si una in­for­ma­ción so­bre fi­nan­cia­ción irre­gu­lar es ve­raz por­que te gus­ta pen­sar que lo es. En­ton­ces en lu­gar de na­ve­gar por una al­dea glo­bal es­tás pa­san­do a na­ve­gar por una al­dea de Cuen­ca.

Hay dos fac­to­res que in­flu­yen: pri­me­ro, quié­nes son tus ami­gos y qué no­ti­cias com­par­ten. Y se­gun­do, cuá­les de esas no­ti­cias que com­par­ten tus ami­gos te mues­tra el al­go­rit­mo de no­ti­cias. La bur­bu­ja de fil­tro ac­túa a am­bos ni­ve­les, y en el pri­mer ni­vel la cul­pa es tu­ya. Pen­sa­rás que es nor­mal. Qué ne­ce­si­dad tie­nes de po­ner­te de mal hu­mor a las nue­ve de la ma­ña­na le­yen­do al­gu­na bar­ba­ri­dad de una per­so­na a la que agre­gas­te a Fa­ce­book ha­ce diez años y que has vis­to cua­tro ve­ces en tu vi­da. Pues lo blo­queas o lo eli­mi­nas y le das la bien­ve­ni­da de nue­vo a la ar­mo­nía vi­tal.

Y pen­sa­rás tam­bién, ¿qué di­fe­ren­cia hay en­tre in­ter­net y ba­jar al quiosco pa­ra ele­gir un de­ter­mi­na­do pe­rió­di­co, o es­cu­char una emi­so­ra y no otra en la ra­dio? El in­ves­ti­ga­dor en Cien­cias po­lí­ti­cas, Car­los Bar­bu­do, di­ce que "la gran di­fe­ren­cia es que aho­ra exis­ten pla­ta­for­mas que se­lec­cio­nan por no­so­tros esas vo­ces y nos di­bu­jan un mun­do social en el que la dis­pa­ri­dad de opi­nio­nes ca­si no exis­te. Al­go que an­ta­ño era más di­fí­cil de es­con­der por el sim­ple he­cho de que ir a un quiosco nos re­cor­da­ba que ha­bía mu­chas lec­tu­ras de una mis­ma no­ti­cia". Va­mos, que aho­ra el re­par­ti­dor de pe­rió­di­cos sa­be a qué ho­ra lees las no­ti­cias, en cuá­les no vas a pin­char por­que no te in­tere­san, por qué pá­gi­na te gus­ta em­pe­zar a leer du­ran­te el desa­yuno y has­ta co­no­ce có­mo de fun­di­da tie­ne que es­tar la man­te­qui­lla en tus tos­ta­das. Y a ese al­go­rit­mo re­par­ti­dor de pe­rió­di­cos que to­do lo sa­be de ti, tam­bién pue­des com­ba­tir­lo.

No ha­ría fal­ta via­jar muy atrás en el tiem­po pa­ra re­en­con­trar­nos con to­da aque­lla tec­no­lo­gía-tras­to que, pa­ra más in­ri, ejer­cía una fas­ci­nan­te atrac­ción so­bre to­da par­tí­cu­la de pol­vo exis­ten­te. Hoy, po­ten­cia y ex­ce­len­cia via­jan en ca­jas pe­que­ñas, cuan­to más me­jor, y pa­ra mues­tra es­te am­pli­fi­ca­dor, bau­ti­za­do The Ele­ment, de la fir­ma es­ta­dou­ni­den­se JDS Lab. Pro­vis­to de una en­tra­da USB DAC, cuen­ta con un chip de de­co­di­fi­ca­ción de au­dio de ga­ma pro­fe­sio­nal que trans­for­man la se­ñal di­gi­tal en analó­gi­ca, lo que au­men­ta so­bre­ma­ne­ra la ca­li­dad del so­ni­do. Los au­ri­cu­la­res Elear, de la fran­ce­sa Fo­cal –pu­ro lu­jo–, se sien­ten es­pe­cial­men­te a gus­to con es­ta co­ne­xión.

TÚ Y TU AL­DEA El lla­ma­do "efec­to re­fuer­zo" en la es­fe­ra di­gi­tal te lle­va a re­ci­bir ca­da in­for­ma­ción que coin­ci­de con vez más tu dogma y tu en­torno. Nos re­tro­ali­men­ta­mos so­la­men­te con lo que desea­mos leer y es­cu­char.

SKULLCANDY INK'D Wi­re­less (con mi­cro, an­ti­su­dor). 49 €.

POR FRUELA ZU­BI­ZA­RRE­TA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.