¿Có­mo di­ce?

Los nom­bres de al­gu­nos productos o mar­cas co­mer­cia­les pro­vo­can –por su do­ble sen­ti­do– asom­bro al es­cu­char­los o al pro­nun­ciar­los en al­to. He aquí un bre­ve resumen de los más lo­cos.

GQ (Spain) - - Planeta Pop -

Nun­ca de­bie­ron ver la luz. Nom­bres de res­tau­ran­tes que ge­ne­ran náu­seas; em­pre­sas de con­no­ta­cio­nes fa­lo­cén­tri­cas o co­ches con vo­ca­ción es­ca­to­ló­gi­ca…en­con­tra­run­buen­nom­bre­co­mer­cial, sea pa­ra tu em­pre­sa o pa­ra un pro­duc­to, no es ta­rea fá­cil: tie­ne que ser lla­ma­ti­vo, no tie­ne que es­tar re­gis­tra­do y de­be ser fá­cil de re­te­ner. Lo que no sa­be­mos es qué se les pa­sa­ría por la ca­be­za a los crea­do­res de al­gu­nas de las mar­cas que ve­re­mos a con­ti­nua­ción, es­tra­te­gias de mar­ke­ting se­gu­ro que no. Si el nom­bre Lobo pa­ra un ni­ño ya ge­ne­ró mu­cha po­lé­mi­ca, qué de­cir de es­tos productos co­mer­cia­les: C Ejem­plos en el mun­do del mo­tor hay mu­chos y so­no­ros: el co­no­ci­do Mitsubishi Pa­je­ro, queen­los­paí­ses­cas­te­lla­no­par­lan­tes tu­vo que ser re­nom­bra­do como Mon­te­ro. Ló­gi­co. Más re­cien­te­men­te su­ce­dió tam­bién con el Nis­san Mo­co y con el fa­bri­can­te in­dio Ta­ta, que lan­zó al mer­ca­do el Ta­ta Zi­ca y, con el vi­rus del Zi­ka cau­san­do es­tra­gos, tu­vo que re­bau­ti­zar­lo como Ta­ta Tia­go. En Fran­cia, por su par­te, To­yo­ta tu­vo que re­nom­brar al de­por­ti­vo MR2, que se que­dó úni­ca­men­te en MR, por­que el pri­mer nom­bre so­na­ba a mer­de y no pa­re­ce la me­jor for­ma de ven­der­se… Y por ha­ber hu­bo has­ta un Maz­da Lapu­ta. Pe­ro no pen­se­mos­que­los­fa­bri­can­tes­deau­to­mó­vi­les no tie­nen ima­gi­na­ción. Lo cier­to es que no es fá­cil en­con­trar un nom­bre con­si­de­ran­do que hay más de 800.000 de­no­mi­na­cio­nes pa­ten­ta­das. C La mar­ca Rolls Roy­ce Sil­ver Mist fue re­cha­za­da en Ale­ma­nia y tu­vo que cam­biar­se a Sil­ver Sha­dow, por­que mist en ale­mán sig­ni­fi­ca ba­su­ra o es­tiér­col. Sin em­bar­go, sí se pu­do re­gis­trar en el país ger­mano la fir­ma de cos­mé­ti­cos Co­sa Nos­tra. C En Hous­ton es­tá ubi­ca­da La­po­lla In­dus­tries (no, no nos es­ta­mos in­ven­tan­do na­da), un fa­bri­can­te mun­dial de ais­la­mien­tos de es­pu­ma de po­liu­re­tano en es­pray y re­ves­ti­mien­tos. Des­co­no­ce­mos el nú­me­ro de bro­mas que se han po­di­do ha­cer des­de que vio la luz; a buen se­gu­ro, mu­chí­si­mas. C A los ar­chi­co­no­ci­dos es­pá­rra­gos Co­jo­nu­dos (nom­bra­dos así por como los ca­li­fi­có el rey emé­ri­to la pri­me­ra vez que los pro­bó) se les ve­dó en Es­pa­ña el re­gis­tro de la mar­ca: "Por ser con­tra­ria a la mo­ral, or­den pú­bli­co y bue­nas cos­tum­bres", se­gún Pons, em­pre­sa es­pa­ño­la es­pe­cia­li­za­da en pa­ten­tes. "Una co­sa es el uso de la mar­ca y otra te­ner­la re­gis­tra­da. El ve­to al re­gis­tro su­po­ne que cual­quie­ra po­dría usar­la, pa­ra unos es­pá­rra­gos o pa­ra cual­quier otro pro­duc­to", aña­den. Y ojo: pue­de su­ce­der que sea la pro­pia­fir­ma­la­que­se­veao­bli­ga­daa­cam­biar­la por ra­zo­nes co­mer­cia­les (por ejem­plo, los ca­sos de los vehícu­los men­cio­na­dos) y otra que­le­prohí­ba­nel­re­gis­tro­por­se­run­tér­mino ofen­si­vo…"exis­te­ne­nes­pa­ña­va­rios­mo­ti­vos de de­ne­ga­ción de la mar­ca: ir con­tra el de­co­ro,se­rin­ju­rio­so,aten­tar­con­tra­eles­ta­doo ser mal­so­nan­te", co­men­ta Al­ber­to Ra­ba­dán, di­rec­tor de mar­cas y nue­vas tec­no­lo­gías de Pons IP. C Por ejem­plo, Ex­tin­to­res Pal­ma Pe­ña son unos ex­tin­to­res que ge­ne­ran cual­quier co­sa me­nos con­fian­za, evi­den­te­men­te. C Fi­del Cas­tro fue rehu­sa­da como mar­ca co­mer­cial en la Unión Eu­ro­pea por con­tra­ve­nir el or­den pú­bli­co. Tam­bién fue­ron re­cha­za­das Bill Clin­ton y Bin La­den, la se­gun­da por su po­si­ble re­la­ción con la "apo­lo­gía del te­rro­ris­mo". C No­kia alum­bró el mo­de­lo Lu­mia en 2011. A los fin­lan­de­ses les so­na­ba a lu­mi­no­so, pa­ra no­so­tros sig­ni­fi­ca­ba pros­ti­tu­ta… Na­die de la fi­lial es­pa­ño­la lo ad­vir­tió. C La es­pa­ño­la Ho­me­less (sin te­cho) se em­plea­ba sin con­no­ta­cio­nes pe­yo­ra­ti­vas cuan­do na­ció en los 90. Pe­ro al em­pe­zar a ven­der en el ex­tran­je­ro tu­vo que cam­biar su nom­bre por Hoss In­tro­pia. No ha­ce fal­ta ex­pli­car los mo­ti­vos… C Aun­que los Li­co­res Hi­jopu­ta se co­mer­cia­li­zan, se les ve­tó el re­gis­tro de mar­ca en la UE por con­si­de­rar­la in­ju­rio­sa. C Sin em­bar­go hay otros nom­bres que sí han si­do ad­mi­ti­dos a re­gis­tro de pa­ten­tes, como Tum­ba de Dios pa­ra li­co­res, El eco­te­rro­ris­ta pa­ra pro­gra­mas de ra­dio y te­le­vi­sión, y He­rri Ba­ta­su­na pa­ra te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes. C Y, en­tre otras mar­cas cu­rio­sas, ce­rra­mos con los Cho­chi­tos de San­ti­lla­na (un pro­duc­to de re­pos­te­ría del nor­te de Es­pa­ña) y el res­tau­ran­te L'ar­ca­da de Ge­ro­na.

Pa­re­ce que sí, es­ta­mos ne­ce­si­ta­dos de ex­per­tos en na­ming.

Eti­mo­lo­gía: Del la­tín, ga­rum; tam­bién se ci­ta a ve­ces en cas­te­llano como ga­ro.

Vís­ce­ras fer­men­ta­das de pes­ca­do; prin­ci­pal­men­te a par­tir de desechos de sar­di­na, ju­rel, an­choa, ca­ba­lla, aren­que, bo­que­rón o ro­da­ba­llo.

Se de­ja­ba en sal­mue­ra pa­ra que ma­ce­ra­se al sol del ve­rano, mez­cla­do con ca­pas de hier­bas aro­má­ti­cas (hi­no­jo, ci­lan­tro, enel­do...).

Má­xi­mo es­plen­dor: des­de el si­glo I a. C. has­ta el si­glo III d. C., apro­xi­ma­da­men­te.

• la ciu­dad de Holy­wood (una ele) "no de­be con­fun­dir­se" con el dis­tri­to de Holly­wood (dos eles). El pri­me­ro se en­cuen­tra en el con­da­do de Down, en Ir­lan­da del Nor­te. El se­gun­do, bien sa­bes dón­de es­tá: en Los Án­ge­les, Ca­li­for­nia (EE UU). El pri­me­ro es el lu­gar de na­ci­mien­to de Ja­mie Dor­nan, de 34 años, y el se­gun­do es el sitio en el que se ha con­ver­ti­do en una es­tre­lla de fa­ma glo­bal. Hoy es­ta­mos tan acos­tum­bra­dos a su pre­sen­cia que no re­pa­ra­mos en ello, pe­ro si lo mi­ra­mos con pers­pec­ti­va re­sul­ta ca­si mi­la­gro­so que un cha­val de un pue­blo pe­que­ño, gris y mo­nó­tono (de­ci­mos es­to sin una piz­ca de ma­la ba­ba, pa­la­bra) ha­ya ter­mi­na­do bri­llan­do en la ciu­dad don­de (se su­po­ne que) los sue­ños se ha­cen reali­dad.

To­do, o ca­si to­do, se lo de­be a Ch­ris­tian Grey, el per­so­na­je que le co­lo­có ba­jo la mi­ra­da de me­dio mun­do. Cuan­do Uni­ver­sal Studios anun­ció en 2013 que un ti­po no de­ma­sia­do co­no­ci­do por el pú­bli­co yan­qui pro­ta­go­ni­za­ría la adap­ta­ción al ci­ne del best se­ller eró­ti­co que más ejem­pla­res ha des­pa­cha­do en los úl­ti­mos ¿30? años (ha­bla­mos, cla­ro es­tá, de Cin­cuen­ta som­bras de Grey), pa­pa­raz­zi, me­dios sen­sa­cio­na­lis­tas y se­gui­do­res/as de la sa­ga co­men­za­ron a pe­re­gri­nar ha­cia el ho­gar del nue­vo hom­bre más desea­do del pla­ne­ta. Ávi­dos de in­for­ma­ción (de­cir car­na­za que­da feo), la vi­da de Ja­mie se con­vir­tió en ape­nas unas se­ma­nas en ma­te­rial de do­mi­nio pú­bli­co. No pa­sa­ba un día en el que no se ha­bla­ra del ac­tor que se iba a me­ter en la piel del mul­ti­mi­llo­na­rio adic­to al sa­do­ma­so­quis­mo que más sus­pi­ros pro­vo­ca en­tre mu­je­res de me­dia­na edad.

A los que tu­vi­mos la suer­te de co­no­cer­le du­ran­te su eta­pa pre-grey, al­go nos de­cía que tras esos oji­llos azu­les ha­bía in­clu­so más ta­len­to que pre­sen­cia fí­si­ca. En la bri­tá­ni­ca The Fall (La ca­za), se­rie de tres tem­po­ra­das en la que com­par­te car­tel con Gi­llian An­der­son, Ja­mie Dor­nan ofre­ce una mas­ter­class de in­ter­pre­ta­ción que po­dría ti­tu­lar­se Có­mo ser un ase­sino en se­rie que trae de ca­be­za a la po­li­cía de Bel­fast por las no­ches… y un pa­dre de fa­mi­lia al­go re­gu­lín du­ran­te el día.

Tras el es­treno de la se­gun­da tem­po­ra­da del fan­tás­ti­co se­rial de la BBC Two, que le val­dría a Ja­mie una no­mi­na­ción a los BAFTA en la ca­te­go­ría de Me­jor ac­tor y al­gún que otro pre­mio me­nor, lle­ga­ría la lo­cu­ra dis­fra­za­da de se­duc­tor con que­ren­cia por los azo­tes y los ju­gue­tes pa­ra adul­tos. Por suer­te, vién­do­lo aho­ra con mar­gen su­fi­cien­te, el per­so­na­je no se ha co­mi­do a la per­so­na. Tras un in­ten­sí­si­mo ro­da­je y unos aún más exi­gen­tes com­pro­mi­sos de pro­mo­ción (que tam­bién pe­sa­ron so­bre Da­ko­ta John­son, una com­pa­ñe­ra de re­par­to acos­tum­bra­da a la fa­ma, pe­ro no tan­to a los por­me­no­res de la in­dus­tria), Ja­mie Dor­nan lo­gró re­con­du­cir su exis­ten­cia. En el plano per­so­nal se ca­só con la mú­si­co Amelia War­ner, con quien ha te­ni­do dos ni­ñas bien ma­jas: Dul­cie y Phoe­be. En el ám­bi­to pro­fe­sio­nal, que es el que real­men­te nos in­tere­sa, Ja­mie ha uti­li­za­do el tram­po­lín de Cin­cuen­ta som­bras… pa­ra par­ti­ci­par en pro­yec­tos con al­go más de em­pa­que: el th­ri­ller The 9th Li­fe of Louis Drax (no es­tre­na­do en Es­pa­ña) y las bé­li­cas Ope­ra­ción Anth­ro­poid y El ase­dio de Ja­dot­vi­lle (pe­lí­cu­la ori­gi­nal de Net­flix).

Es­te mes, el día 10 pa­ra más se­ñas, re­gre­sa a la car­te­le­ra con Cin­cuen­ta som­bras más os­cu­ras, se­gun­da par­te de lo que se­rá una tri­lo­gía que fi­na­li­za­rá el año que vie­ne con Cin­cuen­ta som­bras li­be­ra­das. Al ha­ber si­do so­me­ti­do ya al mi­nu­cio­so es­cru­ti­nio de pú­bli­co (se­gui­do­res y de­trac­to­res) y pren­sa (ro­sa y es­pe­cia­li­za­da), el es­treno de la se­cue­la se­rá una ex­pe­rien­cia mu­cho más lle­va­de­ra que aque­lla vi­ven­cia su­rrea­lis­ta que fue la pues­ta de lar­go de la pri­me­ra en­tre­ga. Eso sí, de la his­te­ria ge­ne­ra­li­za­da no le libra na­die du­ran­te, como po­co, un par de se­ma­nas. Al me­nos aho­ra sa­be por dón­de le vie­nen los ti­ros.

• "¿TE HAS HE­CHO AL­GO EN EL PE­LO?", le pre­gun­tan a la fis­cal Mar­cia Clark du­ran­te el pro­ce­so ju­di­cial más im­por­tan­te de su vi­da. Du­ran­te ca­si un año, el Tri­bu­nal Su­pe­rior de Los Án­ge­les se con­vir­tió en el pla­tó te­le­vi­si­vo más gran­de del mun­do, y Clark no es­ta­ba pre­pa­ra­da pa­ra ser juz­ga­da (cons­tan­te y des­pia­da­da­men­te) por su ima­gen. Su mi­sión, tal como la veía ella, con­sis­tía so­lo en con­de­nar a un ase­sino. Sa­rah Paul­son es ya una pre­sen­cia obli­ga­da en to­da se­rie pro­du­ci­da por Ryan Murphy, pe­ro lo que ha­ce aquí es po­co me­nos que im­pre­sio­nan­te: do­tar de vi­da y hu­ma­ni­dad a una mu­jer va­lien­te a la que los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, des­lum­bra­dos por el gla­mour que des­pren­día el ban­qui­llo con­tra­rio, ja­más le die­ron un res­pi­ro.

• TO­DO LO QUE HI­ZO RO­BERT KAR­DAS­HIAN fue ayu­dar a un ami­go. So­lo que, mien­tras lo ha­cía, com­pren­dió que ja­más po­dría vol­ver a mi­rar­lo a la ca­ra. Da­vid Sch­wim­mer asu­me el pa­pel como una suer­te de mo­du­la­ción tra­gi­có­mi­ca de su Ross Ge­ller, mien­tras que los guio­nis­tas Scott Ale­xan­der y Larry Ka­ras­zews­ki (res­pon­sa­bles­tam­bién­de Ed Wood y Eles­cán­da­lo­de­larryflynt) uti­li­zan a su fa­mi­lia como dia­na de sus dar­dos más en­ve­ne­na­dos. El jui­cio de O. J., pa­re­cen de­cir­nos, tam­bién fue el Año Ce­ro de una cul­tu­ra de la fa­ma que, un par de dé­ca­das des­pués, ha aca­ba­do pro­du­cien­do ico­nos como Kim Kar­das­hian.

• Y FUE PRE­CI­SA­MEN­TE EN EL CUAR­TO in­fan­til de Kim don­de Sim­pson se plan­teó muy se­ria­men­te la op­ción sen­ci­lla: una pis­to­la en la sien y adiós a to­dos sus pro­ble­mas. Eso fue an­tes de ini­ciar la que el es­cri­tor Jef­frey Too­bin de­fi­nió como la ca­rre­ra más lar­ga de su vi­da: una es­pec­ta­cu­lar hui­da de la po­li en el mis­mo Ford Bron­co don­de an­tes ha­bían en­con­tra­do sus hue­llas man­cha­das de san­gre. Es po­si­ble que Cu­ba Goo­ding Jr. no dé la ta­lla a ni­vel es­tric­ta­men­te fí­si­co (O. J. no era tan­to un atle­ta nor­te­ame­ri­cano como su mis­mí­si­mo ideal pla­tó­ni­co), pe­ro bri­lla en to­do lo de­más. Ca­da mi­cro­ges­to, ca­da mi­ra­da y ca­da me­tá­fo­ra de­por­ti­va que sa­le de su bo­ca trans­mi­te la sen­sa­ción de es­tar an­te el enig­ma más in­quie­tan­te de los años 90. Y Goo­ding Jr., al igual que John Tra­vol­ta, apro­ve­cha es­ta opor­tu­ni­dad do­ra­da pa­ra re­cor­dar­nos de lo que es ca­paz como ac­tor. PE­TER HAPAK

POR DA­NIEL ENTRIALGO AL RI­CO PES­CA­DO PO­DRI­DO

NINO MU­ÑOZ • JESÚS ME­RINO LÓ­PEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.