LU­NA NUE­VA SO­BRE PA­RÍS

Gui­llau­me de Sey­nes, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de ma­nu­fac­tu­ras e in­ver­sio­nes de Her­mès, nos ex­pli­ca las ven­ta­jas que tie­ne ser di­fe­ren­te.

GQ (Spain) - - De Firma -

Aso­lo 400 me­tros del Pa­la­cio del Elí­seo de Pa­rís, es­ce­na­rio de los de­sas­tres con­yu­ga­les más en­tre­te­ni­dos del úl­ti­mo si­glo, se en­cuen­tra el edi­fi­cio que al­ber­ga las ofi­ci­nas, los ta­lle­res y la pri­me­ra tien­da de Her­mès, tal vez la fir­ma de lu­jo más desea­da del mun­do. Si el pri­me­ro de es­tos dos sím­bo­los de po­der se ri­ge por los cuer­nos y las mu­dan­zas, el otro aco­ge des­de ha­ce ca­si dos si­glos a una dis­cre­ta fa­mi­lia que nun­ca ha di­cho una pa­la­bra más al­ta que otra. Cual­quie­ra di­ría que en el cie­lo de Pa­rís co­exis­ten dos fa­ses lunares al mis­mo tiem­po: la te­mi­da lu­na lle­na que nu­bla la ra­zón y agi­ta los ins­tin­tos (li­ber­té, éga­li­té, in­fi­dé­li­té) y la sal­ví­fi­ca lu­na nue­va que equi­li­bra los ro­ces fa­mi­lia­res y es­ti­mu­la el sen­ti­do co­mún.

Es­ta úl­ti­ma es la que ca­da no­che so­bre­vue­la el nú­me­ro 24 de la ca­lle Fau­bourg Saint-ho­no­ré, don­de la sex­ta ge­ne­ra­ción de la fa­mi­lia Her­mès cus­to­dia la fór­mu­la que le ha per­mi­ti­do so­bre­vi­vir a gue­rras, cri­sis y enemi­gos de car­ne y hue­so. En su úl­ti­ma vi­si­ta a Ma­drid, Gui­llau­me de Sey­nes, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de ma­nu­fac­tu­ras e in­ver­sio­nes y des­cen­dien­te del fun­da­dor de la ca­sa, nos ofre­ció al­gu­nas cla­ves pa­ra en­ten­der la mi­la­gro­sa anor­ma­li­dad que re­pre­sen­ta su ne­go­cio fa­mi­liar: "Es­ta com­pa­ñía no se ri­ge por las de­ci­sio­nes de un equi­po de mar­ke­ting [ni si­quie­ra exis­te ese de­par­ta­men­to en la em­pre­sa], nues­tra ra­zón de ser se fun­da­men­ta en la elec­ción de los me­jo­res ma­te­ria­les y el tra­ta­mien­to ar­te­sano de los mis­mos. Por eso no nos gus­ta que di­gan que so­mos una fir­ma de lu­jo, pre­fe­ri­mos que se re­fie­ran a no­so­tros como una fir­ma de ca­li­dad. To­do el mun­do sa­be lo que bus­ca cuan­do acu­de a no­so­tros: crea­ti­vi­dad y gran ca­li­dad".

La au­sen­cia en su es­truc­tu­ra de una di­vi­sión es­pe­cia­li­za­da en el aná­li­sis de los mer­ca­dos y los con­su­mi­do­res no ha si­do un obs­tácu­lo a la ho­ra de con­tar con tres cen­te­na­res de tien­das y em­plear a 13.000 per­so­nas en to­do el mun­do. Her­mès es un gi­gan­te en el mun­do de la se­da y la piel que ope­ra en bol­sa pe­ro cu­yo con­trol si­gue en ma­nos de los miem­bros de la fa­mi­lia. En los úl­ti­mos años, la com­pa­ñía ha ido ad­qui­rien­do pe­que­ñas mar­cas re­la­cio­na­das con el sec­tor del lu­jo y las ha in­te­gra­do en su es­truc­tu­ra. De Sey­nes, como má­xi­mo res­pon­sa­ble de la di­vi­sión de in­ver­sio­nes, es quien de­ci­de có­mo y dón­de ha­cer­lo: "En tér­mi­nos em­pre­sa­ria­les so­mos un gru­po, pe­ro en reali­dad fun­cio­na­mos como una mai­son. ¿Qué sig­ni­fi­ca eso? Que nues­tras ad­qui­si­cio­nes se ri­gen por una es­tra­te­gia de in­te­gra­ción ver­ti­cal: so­lo las lle­va­mos a ca­bo cuan­do cer­ti­fi­ca­mos su know how y su for­ma de pro­ce­der con la ma­te­ria pri­ma. Pe­ro, an­te to­do, de­ben pro­du­cir al­go ex­cep­cio­nal y úni­co".

La mar­ca ha si­do ten­ta­da en nu­me­ro­sas oca­sio­nes pa­ra ce­der un tro­ci­to del pas­tel y, de es­ta for­ma, des­ca­bal­gar a la fa­mi­lia de la di­rec­ción, aun­que sin éxi­to: "Man­te­ne­mos una po­si­ción sin fi­su­ras con res­pec­to a nues­tra in­de­pen­den­cia como em­pre­sa. Es­ta fir­ma es úni­ca por­que, en­tre otras co­sas, ha man­te­ni­do los mis­mos ac­cio­nis­tas des­de su fun­da­ción". Que la es­ta­tua ecues­tre del ar­ti­fi­cie­ro que co­ro­na la se­de prin­ci­pal de Her­mès si­ga yer­ta des­de ha­ce dé­ca­das, in­di­fe­ren­te a las dispu­tas del mun­do em­pre­sa­rial, es un sín­to­ma muy elo­cuen­te.

La re­ce­sión glo­bal y los acha­ques de la in­dus­tria tam­po­co han fun­di­do a negro el vi­bran­te co­lor na­ran­ja de las bol­sas y las ca­jas de la mar­ca: "So­mos una re­fe­ren­cia en tiem­pos in­cier­tos, una com­pa­ñía es­ta­ble que ofre­ce con­fian­za. Lo que es­ta fa­mi­lia ha con­se­gui­do en seis ge­ne­ra­cio­nes es un éxi­to. En 180 años no ha ha­bi­do erro­res en la ges­tión, así que te­ne­mos la res­pon­sa­bi­li­dad de con­ti­nuar ade­lan­te y man­te­ner la mis­ma fi­lo­so­fía". Igual que en el Elí­seo, pe­ro al re­vés.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.