STE­LLA LLE­VA LOS PAN­TA­LO­NES

No son mu­chos los crea­do­res de mo­da que han con­se­gui­do ins­ta­lar­se en nues­tro ima­gi­na­rio di­se­ñan­do úni­ca­men­te pa­ra una mi­no­ría.tras el lan­za­mien­to de su pri­me­ra co­lec­ción mas­cu­li­na, Ste­lla Mccart­ney nos ha­bla en exclusiva de sus nue­vas am­bi­cio­nes den­tro un

GQ (Spain) - - De Firma -

Se­tra­ta­deu­no­de­los­lan­za­mien­tos­má­ses­pe­ra­dosy­que­má­sen­tu­sias­moha­des­per­ta­doen­la mo­da bri­tá­ni­ca. Por fin, tras 15 años al fren­te de su fir­ma, Ste­lla Mccart­ney ha de­ci­di­do crear una­lí­nea­pa­ra­hom­bre.ytie­ne­to­doel­sen­ti­do:sus pri­me­ros pa­sos los dio en los ta­lle­res de Ed­ward Sex­ton, el sastre de su pa­dre, un ge­nio de Sa­vi­le Row que le en­se­ñó los se­cre­tos de la sas­tre­ría mas­cu­li­na que más tar­de for­ma­rían par­te de sus di­se­ños pa­ra mu­jer. "El pun­to de par­ti­da de es­ta co­lec­ción es el hom­bre que siem­pre ha ins­pi­ra­do a la mu­jer de mis co­lec­cio­nes", ex­pli­ca. "Es el ti­po que ha ca­mi­na­do a su la­do des­de el prin­ci­pio y al que aho­ra le to­ca vi­vir su mo­men­to". Ese hom­bre bien po­dría lla­mar­se Alex Is­rael, un artista de Los Án­ge­les­quehains­pi­ra­doamc­cart­ney.gqa­sis­te a es­ta con­ver­sa­ción en­tre am­bos so­bre el ex­tra­ño ar­te del ves­tir mas­cu­lino.

STE­LLA MCCART­NEY: Tie­nes la voz un po­co cas­ca­da. ¿Es la re­sa­ca del [fes­ti­val de mú­si­ca] Bur­ning Man? ALEX IS­RAEL: Sí, mi pri­me­ra vez. Ha si­do una ex­pe­rien­cia in­creí­ble. No sa­bes lo ge­nial que ha si­do ver a tan­ta gen­te des­cu­brien­do su la­do más crea­ti­vo y li­bre en me­dio del de­sier­to. S. M.: ¿Te ser­vi­rá es­to como ins­pi­ra­ción? A. I.: Por su­pues­to. Me ha pues­to las pi­las y me ha ayu­da­do a en­ten­der lo im­por­tan­te que es ejer­cer nues­tra li­ber­tad crea­ti­va. Eso nos co­nec­ta como se­res hu­ma­nos. ¿No sue­na muy New Age? S. M.: Sí. Por cier­to, aca­bo de ver una fo­to­gra­fía tu­ya. ¿Sa­bes a cuál me re­fie­ro? A. I.: Una en la que apa­rez­co jun­to a una mu­jer y vis­to una su­da­de­ra de Tu­tan­ka­món, unos leg­gings es­tam­pa­dos y unas bo­tas de mon­ta­ña. Esa mu­jer apa­re­ció de la na­da, en pleno ama­ne­cer, y de­ci­di­mos sa­car­nos una fo­to por­que los dos íba­mos ves­ti­dos exac­ta­men­te igual. S. M.: Ade­más de tu tra­ba­jo, me in­tere­sa tu re­la­ción con la mo­da. ¿Ese look que aca­bas de des­cri­bir te ayu­dó a cam­biar la per­cep­ción so­bre tu for­ma de ves­tir? A.I.: Bueno, es­ta­ba en el Bur­ning Man. Que­ría ir arre­gla­do.in­de­pen­dien­te­men­te­de­có­mo­vis­ta,la ver­dad es que me sue­le gus­tar ir có­mo­do. Siem­pre que lle­ve mis ga­fas de sol en­ci­ma, cla­ro. S. M.: Una vez me di­jis­te que esas ga­fas las di­se­ñas tú mis­mo, y aho­ra yo tam­bién es­toy

di­se­ñan­do ga­fas pa­ra hom­bre. Cuén­ta­me más, por­que me pa­re­ce que va­mos a em­pe­zar a ser com­pe­ten­cia. A. I.: Mi mar­ca se lla­ma Free­way, em­pe­cé con ella cuan­do es­tu­dia­ba la ca­rre­ra. Que­ría ha­cer al­go que no tu­vie­ra re­la­ción con el ar­te y que fue­ra ac­ce­si­ble pa­ra to­do el mun­do. S. M.: ¿Crees que la mo­da pue­de ser ar­te? A. I.: Cual­quier co­sa pue­de ser ar­te: la mo­da, un talk show o una so­bre­me­sa. Pe­ro en el ca­so de las Free­way, tan so­lo son unas ga­fas de sol. S. M.: ¿Có­mo con­si­gues tras­la­dar to­do lo que hay en tu uni­ver­so ar­tís­ti­co, dar­le for­ma y lle­var­lo has­ta el sa­lón de una ca­sa? Al fin y al ca­bo, tan­to tú como yo po­de­mos de­cir que to­do lo que crea­mos aca­ba for­man­do par­te de la vi­da de los de­más. ¿Es ese el ob­je­ti­vo? A. I.: La ma­yo­ría del ar­te que ha­go es­tá con­ce­bi­do pa­ra ser in­te­gra­do en las vi­das de los de­más. Eso sí, al­gu­nas de mis pin­tu­ras son tan gran­des que pre­ci­san de una gran pa­red pa­ra ser col­ga­das. S. M.: ¿Qué opi­nión te me­re­cen los hom­bres que vis­ten como si lle­va­ran uni­for­me? Con mo­ti­vo del lan­za­mien­to de mi lí­nea mas­cu­li­na, es­ta es una idea a la que le he da­do mu­chas vuel­tas. Fí­ja­te, por ejem­plo, en ar­tis­tas como Ma­grit­te (y sus som­bre­ros) o Hock­ney. Mu­chos de ellos se han ser­vi­do de la mo­da como re­cur­so. A. I.: Mis ga­fas de sol y mi as­pec­to des­ali­ña­do me con­fie­ren una iden­ti­dad pro­pia. Ves­tir de uni­for­me no so­lo me ayu­da a ali­ge­rar un po­co mi ru­ti­na matinal, tam­bién me sir­ve pa­ra re­afir­mar mi ima­gen de una for­ma cohe­ren­te. En mi ca­so, el he­cho de lle­var un ac­ce­so­rio tan lla­ma­ti­vo como las ga­fas de sol ha­ce que me sien­ta más li­bre pa­ra po­ner­me la ro­pa­que­sea.aun­que­lo­cier­toes­que­ca­si­siem­pre­vo­yi­gual:pan­ta­lo­nes va­que­ros, su­da­de­ra gris y za­pa­ti­llas. Sen­tir­me có­mo­do es una prio­ri­dad. S. M.: Po­drías desa­rro­llar una de­pen­den­cia a las ga­fas de sol se­me­jan­te a la de Jack Ni­chol­son… A. I.: Bueno, Jack Ni­chol­son mo­la mu­cho. Y la ver­dad es que en una ciu­dad como Los Án­ge­les son muy ne­ce­sa­rias. S. M.: Re­cuer­da que vi­vo en Lon­dres. Aquí los có­di­gos que ri­gen su uso son li­ge­ra­men­te di­fe­ren­tes. A. I.: Pues, muy bien. Pe­ro sho­ra soy yo el que quie­re ha­cer­te al­gu­nas pre­gun­tas. ¿A qué vie­ne es­ta co­lec­ción mas­cu­li­na y por qué aho­ra? S. M.: En los úl­ti­mos años mu­chos hom­bres me han pre­gun­ta­do el mo­ti­vo por el que no di­se­ña­ba ro­pa pa­ra ellos. Eso me lle­vó a pre­gun­tar­me a me­nu­do si de­bía ha­cer­lo o si po­dría, y ha­ce po­co lle­gué a la con­clu­sión de que ha­bía lle­ga­do el mo­men­to. La pri­me­ra vez que creé mo­da mas­cu­li­na fue cuan­do me en­car­ga­ron el uni­for­me de Reino Uni­do pa­ra las Olim­pia­das de 2012. Esa ex­pe­rien­cia me ha ser­vi­do aho­ra pa­ra sen­tir­me más se­gu­ra en mi idea de es­ta­ble­cer una re­la­ción en­tre la mu­jer Ste­lla y el hom­bre Ste­lla. A. I.: Las mu­je­res tam­bién vis­ten de uni­for­me. Tal vez esa sea la raíz de es­ta re­la­ción. S. M.: Pue­de que sí. A. I.: Voy a em­pe­zar a ro­dar la se­gun­da par­te de uno de mis pro­yec­tos ar­tís­ti­cos, un talk show de te­le­vi­sión, y ne­ce­si­ta­ré un nue­vo look pa­ra mí. Pa­ra la pri­me­ra par­te me pu­se tra­je y cor­ba­ta, pe­ro es­ta vez quie­ro al­go más del ti­po ath­lei­su­re [ro­pa de­por­ti­va de ca­lle]. S. M.: Más co­mo­di­dad, en de­fi­ni­ti­va. El ath­lei­su­re es un gran con­cep­to. A. I.: Ya lo creo, a mí me en­can­ta ves­tir­lo. Cuan­do no lle­vo pan­ta­lo­nes va­que­ros me sue­le dar por po­ner­me un chán­dal. S. M.: Lo que me re­sul­ta más in­tere­san­te es que ya se ha con­ver­ti­do en una es­pe­cie de len­gua­je co­mún. Aho­ra los hom­bres di­se­ñan su ar­ma­rio cen­tran­do su in­te­rés en la co­mo­di­dad. A. I.: Ste­lla, mi ar­ma­rio se com­po­ne de una so­la es­tan­te­ría. Y es­tá lle­na de su­da­de­ras gri­ses. S. M.: Si de­ci­die­ras sa­lir de esa zo­na de con­fort, ¿cuán­to es­ta­rías dis­pues­to a arries­gar? To­dos te­ne­mos lí­mi­tes. A. I.: A ver, el he­cho de que me gus­te ves­tir siem­pre de la mis­ma ma­ne­ra no sig­ni­fi­ca que no va­lo­re la va­rie­dad o que sea in­ca­paz de ad­ver­tir los de­ta­lles de una u otra ca­mi­se­ta. S. M.: Ten­go la sen­sa­ción de que cuan­do los hom­bres en­con­tráis ese par de pan­ta­lo­nes que os sien­tan ge­nial, no os des­ha­céis de él ni lo­cos. ¿Es que les ju­ráis leal­tad o al­go así? A. I.: Has­ta cier­to pun­to, sí. Hay leal­ta­des que son ca­si in­co­rrup­ti­bles. A de­cir ver­dad, si de­ci­do ves­tir los mis­mos pan­ta­lo­nes o za­pa­ti­llas du­ran­te seis me­ses, se­gu­ra­men­te aca­be com­bi­nán­do­los con ca­mi­se­tas o cha­que­tas di­fe­ren­tes. To­do se pue­de re­plan­tear. S. M.: Los hom­bres dais una tre­men­da im­por­tan­cia a los de­ta­lles, y eso pa­ra mí es un es­tí­mu­lo pa­ra tra­tar de en­ten­der me­jor la mo­da mas­cu­li­na. Vol­vien­do a lo que has di­cho an­tes, eso de que tu ar­te es­tá con­ce­bi­do pa­ra ser in­te­gra­do en nues­tras vi­das, me gus­ta­ría sa­ber si te pa­re­ce lo mis­mo que una ga­le­ría com­pre tu obra o que un par­ti­cu­lar ad­quie­ra al­go tu­yo. A. I.: El­me­jor­des­ti­no­pa­ra­mis­tra­ba­jo­ses­queu­nains­ti­tu­ción pú­bli­ca se ha­ga con ellas y que la gen­te las pue­da dis­fru­tar. Pe­ro el ca­rác­ter ac­ce­si­ble de mi obra lo sa­tis­fa­go a tra­vés de mis ga­fas de sol, por ejem­plo. O me­dian­te el pro­yec­to ar­tís­ti­co del talk show de te­le­vi­sión, que se lla­ma As It Lays y es­tá dis­po­ni­ble en in­ter­net. S. M.: ¿Qué o quién ha ejer­ci­do una ma­yor in­fluen­cia en tu obra ar­tís­ti­ca? A. I.: Úl­ti­ma­men­te, Bret Eas­ton Ellis, con quien co­la­bo­ro; el equi­po téc­ni­co y los pro­duc­to­res de mi pe­lí­cu­la, SPF los sur­fis­tas; o Wi­llow y Ja­den Smith. Siem­pre hay una es­tre­lla del pop que co­nec­ta con la ma­sa y que con­si­gue ins­pi­rar­me. Y, a ve­ces, in­clu­so ten­go la suer­te de co­no­cer­la un po­co más. Tie­nen el po­der de atrac­ción de un uni­cor­nio. Pe­ro tam­bién me inspiran otros crea­do­res, ci­neas­tas, di­se­ña­do­res y es­cri­to­res. Sin ol­vi­dar­me de mis pa­dres y mis pro­fe­so­res, así como los ar­tis­tas con los que he tra­ba­ja­do y que me han ayu­da­do a en­ten­der có­mo em­pe­zó to­do. S. M.: En mi ca­so, cuan­do pien­so en el hom­bre pa­ra el que di­se­ño, evi­den­te­men­te me fi­jo en mi en­torno: mi ma­ri­do, mi pa­dre, mis ami­gos... Y, aho­ra, me ima­gino que ten­drás que ir a tu cla­se de Soulcy­cle o Ri­se Na­tion o lo que sea que ha­gáis en es­tos mo­men­tos en Los Án­ge­les.

RE­LAX SARTORIAL Alex Is­rael lle­va ca­mi­se­ta, cha­que­ta, pan­ta­lo­nes y za­pa­ti­llas Ste­lla Mccart­ney; ga­fas de sol Free­way.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.