E

GQ (Spain) - - En Hora -

scon­di­do en­tre las an­ti­guas mu­ra­llas de Bu­da­pest, en una co­li­na al oes­te del Da­nu­bio, ya­ce un la­be­rin­to sub­te­rrá­neo que se ex­tien­de va­rios ki­ló­me­tros. Y al fi­nal de un tú­nel ser­pen­tean­te, a un lar­go tre­cho de la su­per­fi­cie, se en­cuen­tra una cá­ma­ra. En ella, ca­si in­vi­si­ble por el hu­mo que cu­bre la es­tan­cia, se ha­lla una pe­que­ña es­ta­tua de un gro­tes­co y en­co­gi­do de­mo­nio con alas en­ca­ra­ma­do a una tum­ba pla­na y rec­tan­gu­lar. El su­pues­to ocu­pan­te de la tum­ba es iden­ti­fi­ca­do por una úni­ca pa­la­bra ta­lla­da: Drá­cu­la. Es­te es lu­gar que Gos­ling es­co­ge pa­ra nues­tro en­cuen­tro.

¿Y por qué Ryan Gos­ling se de­can­ta­ría por la tum­ba sub­te­rrá­nea de Drá­cu­la pa­ra que­dar con no­so­tros? ¿Bus­ca­rá qui­zá al­go lo más ale­ja­do po­si­ble de los má­gi­cos cie­los po­bla­dos de as­tros de su nue­va pe­lí­cu­la, el mu­si­cal La La Land (La ciu­dad de las es­tre­llas)? ¿O pre­ten­de­rá su­ge­rir al­go pro­fun­do so­bre el tiem­po, la mor­ta­li­dad y la fa­ma, que es más fá­cil de de­mos­trar que ex­pli­car? Pue­de que, cuan­do eres Ryan Gos­ling, or­ga­ni­zar una reunión es­ca­lo­frian­te de­ba­jo de la su­per­fi­cie te­rres­tre sea la me­jor ma­ne­ra de evi­tar esas pre­gun­tas que sa­be van a lle­gar. En con­tras­te con el fas­ci­nan­te y ecléc­ti­co des­fi­le de per­so­na­jes que ha en­car­na­do en la gran pan­ta­lla (so­lo por es­co­ger al­gu­nos ejem­plos des­ta­ca­dos: El cre­yen­te; Half Nel­son; Lars y una chi­ca de ver­dad; Blue Va­len­ti­ne; Crazy, Stu­pid, Lo­ve; Dri­ve y La gran apues­ta), Gos­ling siem­pre ha pre­fe­ri­do es­con­der las cartas en lo que res­pec­ta a su vi­da pri­va­da.

Como no pue­de ser de otra ma­ne­ra, cuan­do lle­ga al úl­ti­mo lu­gar de re­po­so de Drá­cu­la, ape­nas ofre­ce al­gu­na acla­ra­ción so­bre su pun­to de en­cuen­tro ele­gi­do, ex­cep­to pa­ra se­ña­lar que "si co­men­za­mos en una cá­ma­ra de tor­tu­ra, to­do lo que ocu­rra des­pués siem­pre va a ir a me­jor", lo cual tie­ne y no tie­ne sen­ti­do. [Pa­ra que que­de cons­tan­cia, no exis­te una pre­ten­sión se­ria de que Drá­cu­la es­té real­men­te en­te­rra­do en esa tum­ba, aun­que su­pues­ta­men­te Vlad El Em­pa­la­dor es­tu­vo en­car­ce­la­do en al­gún lu­gar de es­tas ca­ta­cum­bas en el si­glo XV]. Nos que­da­mos aquí unos mi­nu­tos ha­blan­do, pe­ro pron­to que­da cla­ro que ya he­mos he­cho to­do lo que ve­nía­mos a ha­cer. De ca­mino al ex­te­rior, me con­fie­sa que sien­te afi­ni­dad ha­cia es­te ti­po de si­tios lú­gu­bres. "A mi ma­dre le gus­ta­ba pa­sear­se por ce­men­te­rios cuan­do yo era ni­ño, así que...", ex­pli­ca. "Leía las inscripciones en las tum­bas, por lo que no me pa­re­cían lu­ga­res que die­ran mie­do".

Emer­ge­mos en una tar­de os­cu­ra y llu­vio­sa de sá­ba­do. Ya en la ca­lle, Gos­ling le co­mu­ni­ca a un hom­bre que aguar­da­ba de­lan­te de un co­che apar­ca­do que va­mos a ca­mi­nar, así que par­ti­mos a la bús­que­da de un sitio pa­ra sen­tar­nos a ha­blar. Tras an­dar unos cien me­tros, otro hom­bre se acer­ca has­ta Ryan pa­ra in­for­mar­le so­bre las ca­fe­te­rías y res­tau­ran­tes cer­ca­nos que es­tán abier­tos y so­bre aque­llos que es­tán lle­nos. Me re­sul­ta gra­cio­so con­tem­plar es­ta su­ce­sión de ti­pos aso­cia­dos a Gos­ling que apa­re­cen en me­dio de la llu­via y la os­cu­ri­dad. Me em­pie­zo a ima­gi­nar que hay do­ce­nas de ellos des­per­di­ga­dos. Le co­men­tó que me fas­ci­na la ma­ne­ra en la que pa­re­ce ha­ber al­guno es­pe­ran­do en ca­da man­za­na. Y él asien­te con la ca­be­za mien­tras re­pi­te: "Uno en ca­da man­za­na".

NO­TAS SO­BRE LA IN­FAN­CIA DE RYAN GOS­LING #1

Odia­ba ser un ni­ño. No le gus­ta­ba la ma­ne­ra en la que se sen­tía y no veía el día en el que su in­fan­cia to­ca­ra a su fin.

–Sim­ple­men­te sen­tía que mi tiem­po es­ta­ba li­mi­ta­do y es­ta­ba desean­do co­men­zar, ¿sa­bes?. Tam­po­co me gus­ta­ba el con­trol ar­bi­tra­rio que la gen­te ejer­cía so­bre mí.

–Con­si­de­ro que la ma­yo­ría de los ni­ños no se cues­tio­nan esas co­sas. So­la­men­te las acep­tan.

–Creo que mi ma­dre fo­men­tó eso. Te­nía un pro­fe­sor que, so­lo por el he­cho de que me pu­se a bai­lar, pen­só que eso era gra­cio­so y em­pe­zó a ha­cer chis­tes en cla­se, y mi ma­dre di­jo: "Si al­gu­na vez crees que te es­tá fal­tan­do al res­pe­to, te pue­des mar­char". Y eso es lo que hi­ce un día. Le lla­mé y le di­je: "Hey, me he mar­cha­do". Tam­bién, un año en el que to­ma­ba las cla­ses des­de ca­sa, me lle­ga­ron los ma­te­ria­les pa­ra el es­tu­dio y lo úni­co que pu­de ver fue una pi­la de li­bros. Creo que me di cuen­ta de que ha­bía otras ma­ne­ras de apren­der. Po­día que­dar­me en ca­sa y ver El pla­ne­ta de los si­mios por la ma­ña­na y lue­go ba­ja­ba las es­ca­le­ras y me po­nía a di­bu­jar mien­tras apren­día so­bre al­gu­na ba­ta­lla his­tó­ri­ca... di­bu­ja­ba ma­pas y es­ce­na­rios y lo­gra­ba co­nec­tar con ellos de una ma­ne­ra per­so­nal pa­ra mí. Eso me lle­vó a com­pren­der que hay una ma­ne­ra al­ter­na­ti­va pa­ra ha­cer to­do.

NO­TAS SO­BRE LA IN­FAN­CIA DE RYAN GOS­LING #2

Una tar­de en la que to­da­vía es­ta­ba en pri­mer cur­so –fue cria­do en Corn­wall, On­ta­rio (Ca­na­dá), don­de su pa­dre y la ma­yo­ría de sus pa­rien­tes mas­cu­li­nos tra­ba­ja­ban en la fá­bri­ca de pa­pel lo­cal– Gos­ling vio en VHS, Ram­bo: Aco­rra­la­do, la bru­tal y pri­ma­ria pe­lí­cu­la de ven­gan­za pro­ta­go­ni­za­da por Syl­ves­ter Sta­llo­ne. Al día si­guien­te, me­tió en su mo­chi­la su kit de ma­gia de Fis­her-pri­ce jun­to con un jue­go de cu­chi­llos pa­ra cor­tar car­ne que sa­có de la co­ci­na de su ca­sa. Con se­me­jan­te equi­pa­je se mar­chó al co­le­gio, lis­to pa­ra po­ner en prác­ti­ca las va­lio­sas lec­cio­nes re­cién apren­di­das.

–Pue­de ser que la vie­se de­ma­sia­do jo­ven –ex­pli­ca–. No era ca­paz de se­pa­rar las dos reali­da­des. No cul­po a la pe­lí­cu­la. Una par­te de ser un ni­ño en los 80 era no siem­pre ver es­tas pe­lí­cu­las en el ci­ne, en un ám­bi­to fue­ra de tu vi­da co­ti­dia­na. Las veías mien­tras te que­da­bas dor­mi­do en el so­fá o las vol­vías a ver una y otra vez. Y las cin­tas VHS eran co­sas tan­gi­bles pa­ra mí, se con­ver­tían en mis ami­gas. Así que co­nec­ta­ba con ellas de una ma­ne­ra muy per­so­nal.

Se pue­de asu­mir que lle­var un set de cu­chi­llos al co­le­gio pue­de re­pre­sen­tar una ma­ne­ra inapro­pia­da, aun­que en el fon­do inofen­si­va, de ac­tuar. Pe­ro cuan­do le pre­gun­té a Gos­ling so­bre lo que le pa­sa­ba por la ca­be­za aque­lla ma­ña­na, su res­pues­ta de­ja cla­ro que los lí­mi­tes en­tre reali­dad y ficción eran to­da­vía pre­ca­rios, in­clu­so ines­ta­bles en ese pun­to de su vi­da.

–Sen­tía que se co­me­tían in­jus­ti­cias en el pa­tio del recreo. Que ha­bía bull­ying o al­go así –se ríe–. Ese es el sen­ti­mien­to que re­cuer­do. Te­nían lu­gar cier­tas in­jus­ti­cias.

–Así que no te con­for­ma­bas con ir al co­le­gio pa­ra ac­tuar como Ram­bo, sino que ibas dis­pues­to a arre­glar en­tuer­tos

–No pen­sé en to­do ello de­ma­sia­do. So­lo me ve­nía a la ca­be­za un pen­sa­mien­to: Lo que es­tá pa­san­do no es jus­to y hay que ha­cer al­go al res­pec­to. Gra­cias a Dios me sus­pen­die­ron. Me lo me­re­cía. Mi ma­dre es­ta­ba aver­gon­za­da. Y ese fue el mo­men­to en el que me to­pé con la reali­dad. De­bía em­pe­zar a ejer­cer un con­trol so­bre mi ima­gi­na­ción.

–¿Tu­vis­te la sen­sa­ción de que ha­bías apren­di­do una va­lio­sa lec­ción? ¿O de que ha­bían coar­ta­do tu ima­gi­na­ción?

–No, sen­tí que ha­bía apren­di­do una lec­ción. Creo que me sen­tí bas­tan­te cul­pa­ble. Creo, pe­ro no lo sé a cien­cia cier­ta.era­tan­pe­que­ño...no­sé­que­na­ri­ces­pa­sa­ba­por­mi­ca­be­za. –¿Te sen­tías di­fe­ren­te a la ma­yo­ría de los ni­ños que te ro­dea­ban? –No en sen­ti­do po­si­ti­vo. Me iba muy mal en el co­le­gio y no po­día re­cor­dar aque­llo so­bre lo que ha­bla­ban los pro­fe­so­res. Sen­tía que pa­ra el res­to era mu­cho más fá­cil que pa­ra mí. Afec­tó a mi au­to­es­ti­ma. –¿Hu­bo gen­te que te di­jo que no eras lo su­fi­cien­te­men­te lis­to? –Bueno, em­pe­za­ron a man­dar­me a cla­ses de edu­ca­ción es­pe­cial y co­sas así. Re­cuer­do que ju­ga­ba al ajedrez con otro ni­ño que lo úni­co que ha­cía era me­ter­se la rei­na en la bo­ca. yan Gos­ling ha es­ta­do en Hun­gría du­ran­te bue­na par­te de los úl­ti­mos me­ses fil­man­do la se­cue­la de Bla­de Run­ner, Bla­de Run­ner 2049. "Es como ha­cer tres pe­lí­cu­las en una", ase­gu­ra. "So­lo en tér­mi­nos de ex­ten­sión, y tam­bién por su al­can­ce y por la mag­ni­tud de la ex­pe­rien­cia". Le pre­gun­to có­mo va­lo­ra el re­sul­ta­do y me con­tes­ta re­pi­tien­do lo mis­mo que el co­pro­ta­go­nis­ta de la pe­lí­cu­la, Ha­rri­son Ford: "Soy mo­de­ra­da­men­te op­ti­mis­ta". Pe­ro él sa­be que la gen­te tie­ne las ex­pec­ta­ti­vas muy al­tas, lo que pue­de ser muy trai­cio­ne­ro. "Los fran­co­ti­ra­do­res es­tán en el cam­pa­na­rio es­pe­ran­do", di­ce. Pe­ro, apar­te de eso, no pue­de con­tar­me mu­cho más: "Nun­ca he he­cho al­go tan en­vuel­to en se­cre­tis­mo o pa­ra lo que ha­ya tan­ta an­ti­ci­pa­ción crea­da". –¿Es cier­to que Ha­rri­son Ford te pe­gó un pu­ñe­ta­zo? La pre­gun­ta le sor­pren­de. "¿Dón­de has es­cu­cha­do eso?" –Yo tam­bién ten­go gen­te en ca­da esquina. –Sí, lo hi­zo. Fue una es­pe­cie de ri­to de ini­cia­ción. –¿Có­mo ocu­rrió? –Es­tá­ba­mos ro­dan­do una es­ce­na de lu­cha y sim­ple­men­te pa­só. Lo más gra­cio­so fue que, cuan­do aca­ba­mos, tra­je­ron hie­lo pa­ra mi ca­ra, y Ha­rri­son me em­pu­jó y uti­li­zó el hie­lo pa­ra su pu­ño (di­ce rién­do­se). El otro día le pre­gun­té de dón­de ha­bía sa­ca­do su sen­ti­do del hu­mor, si de su pa­dre o de su ma­dre. "De Sears" [los gran­des al­ma­ce­nes], me con­tes­tó. "Y no te­nía mu­cho tiem­po pa­ra com­prar uno así que co­gió el pri­me­ro que vio y se lo lle­vó". –¿Te do­lió cuan­do te gol­peó? –Él es fuer­te, ya sa­bes. Ha si­do una ins­pi­ra­ción pa­ra to­do el mun­do –aho­ra to­dos es­tán ha­cien­do fle­xio­nes y preo­cu­pán­do­se por el fit­ness–. En el mo­men­to en el que ocu­rrió, el di­rec­tor se acer­có a mí y me di­jo: "Mí­ra­lo de es­ta ma­ne­ra: te aca­ba de sa­cu­dir In­dia­na Jo­nes". –¿Te pi­dió per­dón de­bi­da­men­te? –Vino des­pués con una bo­te­lla de whisky y pen­sé: "Ya sa­bía que es­to iba a pa­sar". Se sa­có un va­so del bol­si­llo, me lo lle­nó y des­pués se fue con el res­to de la bo­te­lla. Así que creo que sin­tió que no me ha­bía gol­pea­do lo su­fi­cien­te­men­te fuer­te pa­ra que me me­re­cie­se la bo­te­lla en­te­ra... (sonríe). Di­cen que nun­ca co­no­ces real­men­te a tus hé­roes, pe­ro yo aña­di­ría: "a me­nos que se tra­te de Ha­rri­son Ford". Por­que él es un hi­jo de pe­rra muy co­ol.

NO­TAS SO­BRE LA IN­FAN­CIA DE RYAN GOS­LING #3

Una de las se­ñas de iden­ti­dad de Ryan Gos­ling es que su ca­ra y com­por­ta­mien­to trans­mi­ten sen­sa­cio­nes de ti­po nor­mal, aun cuan­do tam­bién que­da cla­ro que su in­te­rior es­con­de las os­cu­ri­da­des y ra­re­zas pro­pias de los ac­to­res.

Un ejem­plo de es­to úl­ti­mo sa­le a re­lu­cir cuan­do le pre­gun­to so­bre có­mo las pe­lí­cu­las le ayu­da­ron a mol­dear su ma­ne­ra de pen­sar cuan­do era ni­ño, y có­mo con el tiem­po se sin­tió atraí­do ha­cia ellas:

–Cuan­do vi Dum­bo y El hom­bre ele­fan­te sen­tí que esas pe­lí­cu­las de­rri­ba­ron un mu­ro en mi in­te­rior y crea­ron hue­co pa­ra al­go lla­ma­do em­pa­tía. Y me sen­tí muy agra­de­ci­do por ha­ber­las vis­to, por muy do­lo­ro­sas que fue­ran. Y la idea de ver­las de nue­vo me ate­rro­ri­zó, por­que no es­ta­ba se­gu­ro de que qui­sie­ra sen­tir esas emo­cio­nes otra vez, pe­ro me sen­tí di­fe­ren­te des­pués de ha­cer­lo. Es como si hu­bie­ran sa­ca­do a la luz una par­te de mí que no sa­bía que te­nía den­tro.

Mien­tras me re­la­ta es­to, me doy cuen­ta de que es­tá sien­do com­ple­ta­men­te sin­ce­ro, pe­ro tam­bién me sien­to con­fun­di­do: ¿Es­tá di­cien­do que vio es­tas dos pe­lí­cu­las tan di­fe­ren­tes en la mis­ma eta­pa de su vi­da? ¿Se ha­brá da­do cuen­ta de lo su­rrea­lis­ta que es que la te­má­ti­ca so­bre ele­fan­tes ac­túe como ne­xo en­tre am­bas? Pe­ro me ig­no­ra cuan­do le ha­go es­tas pre­gun­tas, como si fue­ran ob­vie­da­des que no hu­bie­ra te­ni­do que pre­gun­tar si hu­bie­ra pres­ta­do aten­ción a lo que me es­ta­ba in­ten­tan­do con­tar.

–No sé por­que he men­cio­na­do es­tas dos pe­lí­cu­las jun­tas –di­ce–. Pe­ro creo que re­cuer­do sen­tir pe­na por sus per­so­na­jes.

Y lue­go aña­de: "Creo que exis­te la idea de que al­guien se con­vier­te en ac­tor por­que quie­re ser el cen­tro de aten­ción, o por­que es un in­tér­pre­te na­tu­ral. Lo que en al­gu­nos ca­sos es­toy se­gu­ro de que es cier­to. Pe­ro lo que yo sien­to es que lo que te lle­va a ser ac­tor es un ins­tin­to que te ha­ce que­rer des­apa­re­cer pa­ra con­ver­tir­te en otra per­so­na que no seas tú".

–Su­pon­go que la pre­gun­ta ob­via aho­ra es: ¿has­ta qué pun­to que­rer ser otra per­so­na sig­ni­fi­ca no que­rer ser tú mis­mo?

–Dos co­sas pue­den ser ver­da­de­ras y co­exis­tir al mis­mo tiem­po. Pa­ra mí, no se tra­ta­ba de no que­rer ser yo mis­mo, sino de no que­rer ser yo mis­mo to­do el tiem­po, ya que no ha­bía mo­ti­vo al­guno pa­ra ello. ¿Así que por qué iba a que­rer ha­cer­lo?

NO­TAS SO­BRE LA IN­FAN­CIA DE RYAN GOS­LING #4

Hay un mo­men­to en su in­fan­cia que su­pu­so un pun­to de in­fle­xión en su de­seo de con­ver­tir­se en ac­tor. "El mo­men­to de ma­yor cla­ri­dad que se me ocu­rre fue cuan­do las co­sas em­pe­za­ron a ser di­fe­ren­tes". No se es­tá re­fi­rien­do a la pri­me­ra vez que vio una de Cas­sa­ve­tes. Lo que ocu­rrió fue que un tío su­yo, que tam­bién era un imi­ta­dor de El­vis, vino a vi­vir con su fa­mi­lia.

"Re­cuer­do que to­do era muy mun­dano has­ta que él lle­gó", cuen­ta Gos­ling. "Y de re­pen­te se pu­so un tra­je os­ten­to­so y a ha­blar como El­vis, mon­tan­do un show con mi ma­dre ha­cien­do los co­ros y mi pa­dre de im­pro­vi­sa­do je­fe de se­gu­ri­dad. Y to­da la fa­mi­lia par­ti­ci­pó con­fec­cio­nan­do los dis­fra­ces... me re­fie­ro a fa­mi­lia­res que an­tes ni si­quie­ra ha­bla­ban. Nos unió a to­dos. Y yo era par­te de la fun­ción. Re­par­tía bu­fan­das y osos de pe­lu­che".

Su tío ac­tua­ba ba­jo el nom­bre de El­vis Perry, nor­mal­men­te en cen­tros co­mer­cia­les. No fue sin em­bar­go es­ta sú­bi­ta in­yec­ción de show bu­si­ness en la vi­da co­ti­dia­na lo que afec­tó a Ryan Gos­ling, sino un as­pec­to muy de­ter­mi­na­do de to­do ello.

"Cuan­do can­ta­ba Sus­pi­cious Minds, se emocionaba", re­me­mo­ra Gos­ling. "Re­cuer­do sen­tar­me a mi­rar­le y te­nía lá­gri­mas en los ojos mien­tras can­ta­ba. Es­ta­ba can­tan­do real­men­te. Yo era muy jo­ven, pe­ro com­pren­dí que la can­ción era un diá­lo­go en­tre una mu­jer y un hom­bre al que ella iba a de­jar, y te lle­ga la ima­gen de él de pie en la puer­ta, ro­gan­do que no se mar­cha­ra. Era como una es­ce­na. Es una can­ción muy po­de­ro­sa y me acuer­do de él no so­lo can­tán­do­la, sino trans­for­mán­do­se en el hom­bre que le pe­día a la mu­jer que no se fue­ra, y emo­cio­nán­do­se ca­da no­che. To­das las no­ches la can­ta­ba. Y lue­go nos íba­mos a ca­sa y ce­ná­ba­mos, y to­do vol­vía a la nor­ma­li­dad. Pe­ro aquel mo­men­to lo vi­vía com­ple­ta­men­te, y to­do el mun­do se emocionaba", re­la­ta con una son­ri­sa al­go cohi­bi­da. "Sue­na tan ri­dícu­lo, por­que en su mo­men­to me pa­re­cía al­go muy se­rio, aun­que fue­ra El­vis Perry y es­tu­vié­ra­mos en un cen­tro co­mer­cial. Pe­ro to­do era ver­dad".

–Cuan­do mi­ras ha­cia atrás ya como adul­to, ¿crees que tu tío mos­tra­ba emo­cio­nes reales o es­ta­ba fin­gien­do?

–Creo que eran reales. Apar­te de él, la ma­yo­ría de los hom­bres de mi fa­mi­lia tra­ba­ja­ban en una fá­bri­ca de pa­pel. Era un tra­ba­jo du­ro. Pe­ro me pa­re­ce que ha­bía un la­do ar­tís­ti­co en él que le man­tu­vo ale­ja­do de to­do ello. A lo me­jor no lo su­pe leer bien, por­que so­lo era un ni­ño, pe­ro pa­ra mí re­so­na­ba como al­go real.

Lue­go, cuen­ta Gos­ling, su tío fue diag­nos­ti­ca­do de cán­cer, co­men­zó a re­ci­bir qui­mio­te­ra­pia y se vol­vió in­tro­ver­ti­do. Una ven­ta­na que se ha­bía abier­to, de re­pen­te se ce­rró.

"To­do se de­tu­vo", re­cuer­da. "La gen­te de­jó de ve­nir. Y yo pen­sé: 'Qui­zá po­dría­mos ha­cer al­go... pue­de que no exac­ta­men­te igual... pe­ro pa­re­ci­do a aque­llo".

Y en una ver­sión de la his­to­ria de Ryan Gos­ling, to­do lo que vino des­pués pue­de ser per­ci­bi­do como la res­pues­ta em­pá­ti­ca a ese pen­sa­mien­to.

os­ling tie­ne dos hi­jas con la ac­triz Eva Men­des. La ma­yor tie­ne 2 años y la me­nor na­ció en abril del año pasado, y to­da su fa­mi­lia ha via­ja­do con él a Hun­gría.

–To­da tu vi­da es­cu­chas en bo­ca de otros lo que su­po­ne te­ner hi­jos, y to­dos los cli­chés son cier­tos –di­ce–. Sen­tía que en mi ca­so to­do iba a ser di­fe­ren­te, pe­ro has­ta que lo ex­pe­ri­men­tas, no sa­bes a lo que se re­fie­re la gen­te. -¿Qué es... ? –So­lo sé lo que su­pu­so pa­ra mí te­ner a mis hi­jas. Y en mi si­tua­ción, Eva es la ma­dre de mis sue­ños y ellas son los be­bés de mis sue­ños. To­do lo que ten­go aho­ra es como un sue­ño, así que me sien­to muy afor­tu­na­do. –¿No es­ta­bas se­gu­ro de que te ibas a sen­tir así? –No es al­go en lo que pen­sa­ba real­men­te, o in­clu­so que pen­sa­ra que que­ría. No te­nía una idea ro­mán­ti­ca so­bre to­do ello... Lle­gó de una ma­ne­ra sor­pren­den­te, pe­ro or­gá­ni­ca. No ha­bía na­da pre­me­di­ta­do. De re­pen­te mi vi­da cam­bió, y gra­cias a Dios que lo hi­zo. –¿Có­mo afec­tó a to­do lo de­más? –Hay un cier­to caos en ello que me en­can­ta. Pue­de que me ha­ya pues­to a mí mis­mo en si­tua­cio­nes caó­ti­cas, fue­ra de mi vi­da. Y aho­ra lo ten­go en ca­sa y no ten­go que sa­lir a bus­car­lo. –Un caos más dul­ce, es­pe­ro. –Sí. Pue­de que no exac­ta­men­te. Es un caos pre­cio­so que es... su­rrea­lis­ta y se­reno.

–Creo que es bas­tan­te co­mún que los pa­dres que vie­nen de ho­ga­res ro­tos se cues­tio­nen si les pa­sa­rá lo mis­mo a ellos con su fa­mi­lia. ¿Te ocu­rrió es­to a ti?

–Sí, cla­ro. No du­ran­te el pro­ce­so, pe­ro sí aho­ra. Cuan­do co­no­ces a tus hi­jos te das cuen­ta de que se me­re­cen unos bue­nos pa­dres. Y lue­go te im­po­nes es­to a ti mis­mo e in­ten­tas con­ver­tir­te en la per­so­na que ellos se me­re­cen.

–Un as­pec­to que sor­pren­de a mu­chos nue­vos pa­dres es que creen que sus hi­jos se­rán una es­pe­cie de com­bi­na­ción del pa­dre y de la ma­dre, y de re­pen­te apa­re­cen esas per­so­ni­tas com­ple­men­te di­fe­ren­tes e in­de­pen­dien­tes.

* con­ti­núa en la pá­gi­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.