DON­DE NA­CEN LOS COHE­TES

GQ (Spain) - - En Hora -

El edi­fi­cio de en­sam­bla­je de vehícu­los, si­tua­do en el Cen­tro Es­pa­cial Ken­nedy que po­see la NASA en Flo­ri­da, es el ho­gar que al­ber­ga a es­tas gi­gan­tes­cas na­ves de mon­ta­je. Las ins­ta­la­cio­nes se uti­li­za­ron pa­ra cons­truir ca­da uno de los cé­le­bres cohe­tes Apo­lo, in­clui­do el que lle­vó al hom­bre a la Lu­na, y aho­ra han si­do am­plia­das pa­ra aco­ger el Sis­te­ma de Lan­za­mien­to Es­pa­cial y la na­ve Orion, que se­rán uti­li­za­dos pa­ra la fu­tu­ra mi­sión a Mar­te. La nue­va con­fi­gu­ra­ción tam­bién per­mi­ti­rá desa­rro­llar sus ac­ti­vi­da­des a las com­pa­ñías es­pa­cia­les co­mer­cia­les, como Spa­cex.

EL CA­RÍ­SI­MO LU­NAR RO­VER

Con un pre­cio de 36,5 mi­llo­nes de eu­ros en 1971 (el equi­va­len­te a 216 mi­llo­nes de hoy), el Lu­nar Ro­ver es uno de los vehícu­los más ca­ros ja­más pro­du­ci­do. Pe­sa 210 kg y es­ta di­se­ña­do pa­ra lle­var una car­ga de 490 kg mien­tras atra­vie­sa la su­per­fi­cie de la Lu­na. Otro vehícu­lo si­mi­lar fue trans­por­ta­do al es­pa­cio ex­te­rior por el mo­du­lo lu­nar y si­gue des­can­san­do en la ac­tua­li­dad en al­gún lu­gar de nues­tro sa­té­li­te na­tu­ral. Se tar­dó 17 me­ses en cons­truir y fue uti­li­za­do en tres pro­gra­mas Apo­lo en­tre 1971 y 1972. Las rue­das es­tán fa­bri­ca­das con un com­pues­to de ace­ro y zinc, es­pe­cial­men­te di­se­ña­do pa­ra el sue­lo lu­nar.

TRA­JE ES­PA­CIAL AC­TUAL

In­tro­du­ci­do en 1981, es­te tra­je es­pa­cial fue di­se­ña­do y fa­bri­ca­do por ILC Do­ver (per­te­ne­cien­te a la com­pa­ñía de su­je­ta­do­res Play­tex) y to­da­vía es uti­li­za­do por as­tro­nau­tas de la NASA en la ac­tua­li­dad. Su cas­co tie­ne un vi­sor que cuen­ta con una fi­na ca­pa de oro pa­ra pro­te­ger de los ra­yos da­ñi­nos del sol. Y pa­ra man­te­ner una tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral con­for­ta­ble, un sis­te­ma de re­fri­ge­ra­ción ha­ce cir­cu­lar agua cons­tan­te­men­te por 91,5 me­tros de mi­cro­tu­bos ins­ta­la­dos en una ca­pa por de­ba­jo del tra­je. So­lo tie­ne una pe­ga: su pe­so (49,5 kg) y di­men­sio­nes im­pi­den al as­tro­nau­ta mi­rar ha­cia aba­jo, por lo que de­pen­de de un mo­ni­tor co­lo­ca­do en su mu­ñe­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.