¿ Por qué me sa­lu­das en la ca­lle si ya nos se­gui­mos en Fa­ce­book ?

GQ (Spain) - - En Hora -

Una de las peo­res con­se­cuen­cias de se­mi­aban­do­nar las re­des so­cia­les es te­ner que cul­ti­var las re­la­cio­nes analó­gi­cas. Con­ver­tir el like en una lla­ma­da, o en un what­sapp, o no di­ga­mos ya en un ver­gon­zo­so ca­fé a me­dia tar­de mi­rán­do­nos las ca­ras, es una de las ta­reas más pe­sa­das que se me ocu­rren aho­ra mis­mo. Como ha­cer di­ne­ro con ne­go­cios ile­ga­les y de pron­to re­gre­sar a la ru­ti­na de ofi­ci­na, es­cla­vo de un ho­ra­rio la­bo­ral y de unas con­ven­cio­nes pues­tas por otros. Vol­ver siem­pre da tra­ba­jo, pe­ro vol­ver de un lu­gar en el que uno vi­vía más có­mo­do pue­de ha­cer­se cuesta arri­ba. In­ter­net ha­bía fa­ci­li­ta­do eso has­ta el ex­tre­mo, pe­ro tam­bién dio pa­so a si­tua­cio­nes ex­tra­va­gan­tes.

Re­cuer­do, por ejem­plo, los pri­me­ros pa­sos en Fa­ce­book como los pri­me­ros pa­sos en un mun­do sin pa­dres. Em­pe­za- ron a re­sol­ver­se odios en­quis­ta­dos me­dian­te so­li­ci­tu­des de amis­tad, lo cual evi­ta­ba el son­ro­jo de que­dar con al­guien y pre­gun­tar­le di­rec­ta­men­te si que­ría ser tu ami­go. La amis­tad se aba­ra­tó de tal for­ma que uno po­día so­lu­cio­nar di­fe­ren­cias in­sal­va­bles en la vi­da real con so­lo mo­ver un ra­tón. Es por ello que pron­to se pu­so de mo­da en­tre los más des­con­fia­dos un lis­tón muy digno, que to­mó for­ma de gru­po: ¿por qué me agre­gas al Fa­ce­book si por la ca­lle no me sa­lu­das? Nun­ca en­ten­dí el re­pro­che: si pre­ci­sa­men­te agre­ga­bas a al­guien en Fa­ce­book era pa­ra no aguan­tar­lo en la ca­lle. Si pre­ci­sa­men­te le da­bas un like a uno de sus es­ta­dos era pa­ra que esa cha­pa no se re­pi­tie­se en nin­gún bar. Si col­ga­bas una fo­to mien­tras es­ta­bas de fies­ta en el Lo­ro Park era, pre­ci­sa­men­te, pa­ra que na­die te pre­gun­ta­se des­pués dón­de ha­bías es­ta­do y qué tal te lo pa­sas­te.

Como to­dos los pa­raí­sos, aque­llo du­ró po­co. A los aman­tes del "con­tac­to" les de­bió de pa­re­cer in­su­fi­cien­te la vi­da en re­des so­cia­les y co­men­za­ron a fin­gir que no se en­te­ra­ban de na­da. O sea, que no vi­si­ta­ban tu mu­ro. Es más, se de­cre­tó por al­gu­na au­to­ri­dad os­cu­ra que vi­si­tar mu­ros era "co­ti­llear", como si el he­cho de ser ami­gos en Fa­ce­book no die­se de­re­cho a stal­kear al­bu­mes fa­mi­lia­res has­ta que se rom­pie­sen los ojos o la fa­mi­lia. Así que se re­gre­só a un pun­to de par­ti­da in­fa­me en el que lo avan­za­do no ser­vía de na­da. Era la épo­ca en la que yo me en­tre­te­nía ha­cien­do lo que me pe­día el cuer­po. Si un 'ami­go' de Fa­ce­book –que pa­ra mí lo era a se­cas, así fué­se­mos 4.000– me pa­ra­ba por la ca­lle pa­ra ini­ciar una con­ver­sa­ción te­rri­ble, lo que ha­cía mien­tras me ha­bla­ba era sa-

"Son las co­sas tan­gen­cia­les de la mi­san­tro­pía; pa­ra de­cir 'te quie­ro' es más fá­cil dar­le a un bo­tón"

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.