Li­cor ca­fé

Por Ma­nuel Ja­bois -

GQ (Spain) - - En Hora -

car el mó­vil y, de­lan­te de él y al mis­mo tiem­po a sus es­pal­das, bus­car su perfil, des­agre­gar­lo como ami­go, blo­quear­lo y pos­te­rior­men­te re­por­tar una de­nun­cia a Zuc­ker­berg ale­gan­do uso im­pro­duc­ti­vo de la red social.

Es­to era así has­ta que aca­ba­mos acos­tum­brán­do­nos. Fa­ce­book y des­pués Twit­ter ter­mi­na­ron sien­do asu­mi­dos, pa­ra mí, como sus­ti­tu­ti­vo de en­go­rro­sos trá­mi­tes sen­ti­men­ta­les. Son las co­sas tan­gen­cia­les de la mi­san­tro­pía; pa­ra de­cir 'te quie­ro' es más có­mo­do usar un bo­tón. Ese mun­do fe­liz se em­pe­zó a aca­bar del mis­mo mo­do que se aca­ba el amor, por abu­rri­mien­to. Así que una vez des­pla­za­do de las re­des me en­cuen­tro con que hay que mar­car un nú­me­ro de vez en cuan­do, dar un abra­zo si te en­cuen­tras a al­guien a quien apre­cias o in­clu­so lle­gar a to­mar una copa. Fran­ca­men­te, yo no sé si po­dré con tan­ta eu­fo­ria. Si no res­pon­do no es por fal­ta de amor, sino de cos­tum­bre: en mi ca­so la in­di­fe­ren­cia es una prue­ba in­fa­li­ble de amis­tad sin­ce­ra y res­pe­to má­xi­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.