#ví­deos­ver­ti­ca­les2017 gam­be­teo

Por Mon­te­ro Glez -

GQ (Spain) - - En Hora -

To­dos lo he­mos he­cho al­gu­na vez: gra­bar un ví­deo man­te­nien­do el mó­vil en po­si­ción ver­ti­cal. Es có­mo­do, es rá­pi­do y es la for­ma de na­tu­ral de co­ger el mó­vil. Pe­ro cuan­do esos ví­deos se ven en un or­de­na­dor o un te­le­vi­sor se mues­tran ex­tra­ños a nues­tros ojos, acos­tum­bra­dos a ver el mun­do (y los ví­deos) en ho­ri­zon­tal. En or­de­na­do­res y te­le­vi­so­res los ví­deos verticales se re­pro­du­cen con dos ban­das la­te­ra­les pa­ra com­pen­sar la di­fe­ren­cia de pro­por­cio­nes en­tre el con­te­ni­do y la pan­ta­lla.gra­bar ví­deo en for­ma­to ver­ti­cal se co­no­ce como el Sín­dro­me del Ví­deo Ver­ti­cal (SVV). Un sín­to­ma del que par­te de in­ter­net se ha mo­fa­do des­de el mis­mo mo­men­to en que em­pe­za­ron a pro­li­fe­rar los ví­deos gra­ba­dos con te­lé­fo­nos mó­vi­les. Al­guien in­clu­so le de­di­có un ví­deo mu­si­cal; gra­ba­do en ho­ri­zon­tal, por su­pues­to: No po­de­mos ver la ima­gen to­tal / El cri­men del ví­deo ver­ti­cal / Gi­ra el te­lé­fono, gra­ba los vi­deos en ho­ri­zon­tal / Es­pa­cios ne­gros en ca­da la­te­ral / Ha­cen que quie­ra llo­rar.

Ha ha­bi­do in­ten­tos fú­ti­les de com­ba­tir el SVV alec­cio­nan­do so­bre la ne­ce­si­dad de gra­bar en ho­ri­zon­tal. Por ejem­plo, en sus pri­me­ras ver­sio­nes la apli­ca­ción mó­vil de Youtu­be no per­mi­tía gra­bar ví­deos de ese mo­do, y Goo­gle Cap­tu­re (en­ton­ces) pe­día al usua­rio que gi­ra­ra 90° el te­lé­fono pa­ra gra­bar. En las tien­das de apli­ca­cio­nes apa­re­cie­ron apps que ge­ne­ra­ban ví­deos horizontales (ví­deos con la pro­por­ción de vi­deo "co­rrec­ta") aun­que la gra­ba­ción se hi­cie­ra con el te­lé­fono en ver­ti­cal. Pe­ro es­ta­mos en 2017.

La web y so­bre to­do las re­des so­cia­les se con­sul­tan más a me­nu­do des­de el mó­vil que des­de el or­de­na­dor. Ha lle­ga­do el mo­men­to de ad­mi­tir la vir­tud de los ví­deos gra­ba­dos en ver­ti­cal: se aco­mo­dan y apro­ve­chan me­jor la pan­ta­lla del mó­vil y no re­quie­ren gi­rar el te­lé­fono. Tam­bién son más có­mo­dos de gra­bar, es­pe­cial­men­te cuan­do se usa una mano y cuan­do quien gra­ba for­ma par­te de la es­ce­na. Un te­lé­fono me­diano o gran­de no es có­mo­do de sos­te­ner ni de ope­rar en ho­ri­zon­tal con una mano.tam­bién su­ce­de que la ma­yo­ría de los ví­deos gra­ba­dos con el mó­vil nun­ca se re­pro­du­ci­rán en nin­gún otro so­por­te, ni en pan­ta­llas de te­le­vi­sión, ni en pan­ta­llas de or­de­na­dor. Por tan­to no hay que preo­cu­par­se por las ban­das la­te­ra­les. De he­cho, la ma­yo­ría de los ví­deos gra­ba­dos con el mó­vil nun­ca sal­drán de What­sapp.

Apli­ca­cio­nes como Snap­chat e Instagram, a tra­vés de la fun­ción Sto­ries, fa­vo­re­cen la gra­ba­ción de ví­deo en ver­ti­cal. La re­trans­mi­sión en di­rec­to de Twit­ter y Fa­ce­book Li­ve tam­bién an­te­po­nen la ima­gen ver­ti­cal so­bre la ima­gen ho­ri­zon­tal. Las ví­deo­lla­ma­das, Fa­ce­ti­me, Sky­pe o los Han­gouts de Goo­gle su­ce­den to­das por de­fec­to en ver­ti­cal cuan­do se uti­li­zan des­de el mó­vil. Y la pre­vi­sión es que las re­trans­mi­sio­nes en di­rec­to des­de el mó­vil sean ca­da vez más ha­bi­tua­les. Eso sig­ni­fi­ca más con­te­ni­do ver­ti­cal.

"Ha lle­ga­do el mo­men­to de ad­mi­tir la vir­tud de los ví­deos gra­ba­dos en ver­ti­cal: apro­ve­chan me­jor la pan­ta­lla del mó­vil"

el tem­plo no fue un bar don­de se ser­vía ga­rra­fón, sino el San­tia­go Ber­na­béu, don­de coin­ci­di­rían cin­co fut­bo­lis­tas que iban a man­te­ner vi­vo al Real Ma­drid: San­chís, Mar­tín Váz­quez, Par­de­za, Mi­chel y Emi­lio Bu­tra­gue­ño, que fue quien da­ría nom­bre a la Quin­ta del Bui­tre; una ge­ne­ra­ción de ju­ga­do­res bau­ti­za­da así por el pe­rio­dis­ta Ju­lio Cé­sar Igle­sias e idea­da en su jue­go por Aman­cio Ama­ro cuan­do era en­tre­na­dor del Cas­ti­lla, equi­po de can­te­ra don­de se for­mó la ci­ta­da Quin­ta.

Se tra­ta­ba de un gru­po de fut­bo­lis­tas cu­yas com­bi­na­cio­nes en el te­rreno de jue­go ha­bían pues­to al Real Ma­drid con dos Co­pas de la UEFA (1985 y 1986) y en el ca­mino de su cuar­to tí­tu­lo con­se­cu­ti­vo de li­ga. Tiem­pos de glo­ria pa­ra el club me­ren­gue pe­ro que de­ja­ron de ser ete­nos en la tem­po­ra­da 1988-89, en con­cre­to el 19 de abril de 1989, fe­cha fa­tí­di­ca pa­ra los afi­cio­na­dos. Sea­mos rea­lis­tas, pues aquel día mu­chos apren­di­mos que na­da es eterno y que ni los sue­ños se pue­den man­te­ner por mu­cho tiem­po flo­tan­do en el va­cio.

Tal y como se­ña­la Jesús Or­do­vás, uno de los ideó­lo­gos de la Mo­vi­da y de sus con­se­cuen­cias, el mo­vi­mien­to ter­mi­na­ría aquel día, cuan­do el Mi­lán go­leo al Real Ma­drid por cin­co go­les a ce­ro en San Si­ro. Fue una ago­nía de no­ven­ta mi­nu­tos, pla­ni­fi­ca­da por un en­tre­na­dor vi­sio­na­rio, Arri­go Sac­chi, siem­pre apo­ya­do por Ber­lus­co­ni, el pre­si­den­te del Mi­lán que le con­sen­ti­ria to­do. Du­ran­te el tiem­po que du­ró es­ta pa­re­ja, el Mi­lán se con­ver­ti­ría en una má­qui­na des­truc­ti­va por don­de pa­sa­se.

Aquel par­ti­do co­men­zó con el re­cuer­do de la tra­ge­dia de Hills­bo­rough. So­lo cua­tro días an­tes, una ava­lan­cha aplas­tó a 96 per­so­nas con­tra las va­llas del es­ta­dio. Fue­ron los mo­men­tos pre­vios de si­len­cio an­tes de la hu­mi­lla­ción. Con 3-0 en el mar­ca­dor dio por ter­mi­na­da la pri­me­ra par­te. En la se­gun­da par­te lle­ga­ría el res­to. No va­mos a en­trar en de­ta­lles que pue­den re­sul­tar do­lo­ro­sos, pe­ro el Mi­lán arra­só al Real Ma­drid de Leo Been­hak­ker y con ello dio por fi­na­li­za­da una épo­ca. Aquel Real Ma­drid se des­com­pu­so y al­go pa­re­ci­do ocu­rría con la Mo­vi­da, que ya es­ta­ba to­ca­da de muer­te des­de que a las puer­tas de su tem­plo se car­ga­ron a un jo­ven.

A par­tir de los úl­ti­mos res­col­dos de la Mo­vi­da, el fut­bol ju­ga­do por el Mi­lán se con­ver­ti­ría en el jue­go del equi­po he­ge­mó­ni­co de Eu­ro­pa; un jue­go que no só­lo aca­bó con el Real Ma­drid y dio la pun­ti­lla a la Mo­vi­da, sino que una ge­ne­ra­ción en­te­ra de afi­cio­na­dos, fue­ran o no fut­bo­lis­tas, así como en­tre­na­do­res, ba­lo­ne­ros, pe­rio­dis­tas o ven­de­do­res de bo­ca­di­llos y re­fres­cos de los cam­pos de fut­bol de Es­pa­ña, se rin­die­ron an­te lo sig­ni­fi­ca­ti­vo del Mi­lan. To­do el mun­do aca­ba­ría con­mo­cio­na­do por un equi­po ita­liano que ha­bía pues­to fin a una épo­ca. Lue­go ven­dría la caí­da del Mu­ro de Ber­lín y un nue­vo or­den mun­dial se es­ta­ble­ce­ría so­bre los vie­jos pi­lar­tes de la gue­rra y de la des­truc­ción. La es­tra­te­gia de Sac­chi –el hom­bre del sa­co-– se ade­lan­tó a una épo­ca que no tar­da­ría en apa­re­cer. Los más vie­ju­nos nun­ca lo ol­vi­da­re­mos.

"Lo que pa­só en nues­tro fút­bol con la Quin­ta del Bui­tre vino a ser muy se­me­jan­te a lo ocu­rri­do con las ar­tes plás­ti­cas"

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.