Los Du­rán, se­rie de éxi­to

La his­to­ria del bi­sa­bue­lo Pe­dro Du­rán, la de su fa­mi­lia y la de la jo­ye­ría por él fun­da­da en 1886, bien da­ría pa­ra una se­rie de ca­li­dad fir­ma­da por Net­flix o HBO. Hoy, 130 años des­pués, es­ta fir­ma mi­ra al fu­tu­ro con re­no­va­das ener­gías.

GQ (Spain) - - E Tiva Gq Business -

No han de­ja­do de cre­cer en sus 130 años de his­to­ria. Ge­ne­ra­ción tras ge­ne­ra­ción han ido adap­tán­do­se al sino de­los­tiem­pos­pa­ra­no­des­a­pa­re­cer; y lo han he­cho más que bien, siem­pre aten­tos a las ten­den­cias, las nue­vas for­mas de con­su­mo y los cam­bios a la ho­ra de re­la­cio­nar­se con el con­su­mi­dor. Jo­ye­ría, re­lo­je­ría, ar­te y de­co­ra­ción son en la ac­tua­li­dad­las­cua­tro­co­lum­nas­de su ne­go­cio. Y es que, como po­co­sa­pe­lli­do­se­nes­te­país, pro­nun­ciar Du­rán equi­va­le, au­to­má­ti­ca­men­te, a lu­jo.

La his­to­ria de Gru­po Du­rán co­mien­za, ofi­cial­men­te, el 22 de ju­lio de 1886, día en el que Pe­dro Du­rán –ga­lle­go sin fron­te­ras que ha­bía de­ja­do atrás San­tia­go pa­ra ins­ta­lar­se en Ma­drid… ¡an­dan­do!– se ca­sa con Au­ro­ra Rey. Lo hi­zo bien tem­prano pa­ra po­der abrir a las 9, por pri­me­ra vez, su pe­que­ño ta­ller de pla­te­ría y or­fe­bre­ría en la ca­lle Al­fon­so XII. Ape­nas tres años des­pués ob­te­nía el tí­tu­lo de pro­vee­dor ofi­cial de la Ca­sa Real y ya to­do el mun­do en la ca­pi­tal sa­bía de la be­lle­za de sus di­se­ños (jo­yas, mar­cos, can­de­la­bros…). "La ca­li­dad del ser­vi­cio y la aten­ción a los clien­tes son par­te de los

va­lo­res in­cues­tio­na­bles de la com­pa­ñía, ver­da­de­ros y bue­nos prin­ci­pios que, acom­pa­ña­dos de nue­vos es­fuer­zos y nues­tro sa­ber ha­cer de siem­pre, nos ha­rán al­can­zar nue­vos re­tos en el fu­tu­ro", apun­ta Juan Mi­guel Al­ba­rra­cín Du­rán, pre­si­den­te de Gru­po Du­rán, a mo­do de ba­lan­ce en es­te aniver­sa­rio. La pe­que­ña pla­te­ría del bi­sa­bue­lo se ha trans­for­ma­do –par­tien­do de la fir­ma fun­da­cio­nal, Pe­dro Du­rán 1886 (cen­tra­da en tra­ba­jos de or­fe­be­ría)– en la su­ma de Du­rán Jo­ye­ros (al­ta jo­ye­ría y re­lo­je­ría), Du­rán Ar­te y Subas­tas y Du­rán Ex­qu­se (jo­yas de pla­ta con di­se­ños ju­ve­ni­les).

EL BI­SA­BUE­LO ERA Un HIPS­TER

Pa­ra el ac­tual di­rec­tor ge­ne­ral del gru­po, Al­ber­to Du­rán –so­brino de don Ro­ber­to, pa­triar­ca del clan (en la ima­gen, sen­ta­do)–, bis­nie­to del fun­da­dor, el éxi­to de sus ne­go­cios es po­si­ble gra­cias a la im­pli­ca­ción to­tal y ab­so­lu­ta de la fa­mi­lia: "En Es­pa­ña, en ge­ne­ral, las jo­ye­rías sue­len ser pe­que­ños co­mer­cios que tien­den a des­apa­re­cer por­que los hi­jos no quie­ren se­guir con ellos. No en nues­tro ca­so", ad­vier­te.

De la mis­ma for­ma, as­pec­tos como el sa­ber adap­tar­se al perfil de los nue­vos con­su­mi­do­res es­tá en el día a día de es­ta com­pa­ñía. "Ca­da vez son más los jó­ve­nes que, más allá de ha­cer un re­ga­lo, com­pran jo­yas pa­ra ellos", co­men­ta Al­ber­to en re­fe­ren­cia a Ex­qu­se, la 'fir­ma Instagram' del gru­po. "Ex­qu­se es una mar­ca de ca­rác­ter me­di­te­rrá­neo, muy in­fluen­cia­da por el co­lo­ri­do, las tex­tu­ras y el es­ti­lo de vi­da es­pa­ñol". Dia­man­tes en­gas­ta­dos, cuar­zo, per­las, ama­zo­ni­tas… "con una ofer­ta de pre­cios muy am­plia que encaja per­fec­ta­men­te con el pú­bli­co más jo­ven".

El cam­bio en los há­bi­tos de com­pra y la irrup­ción de las ca­de­nas de mo­da en el sec­tor de la bi­su­te­ría tam­bién in­flu­yen en los rit­mos del sec­tor. "An­tes el jo­ye­ro te ofre­cía una ban­de­ja lle­na de ani­llos es­tu­pen­dos, aho­ra hay co­lec­cio­nes y co­lec­cio­nes, lo que te obli­ga a ha­cer más mar­ca que nun­ca", aña­de el di­rec­tor ge­ne­ral de un gru­po que ha he­cho del di­se­ño contemporáneo, el sa­ber ha­cer, la ca­li­dad, la tra­di­ción y la con­fian­za sus prin­ci­pa­les va­lo­res, re­ma­ta­dos con el orgullo aña­di­do de ha­cer mar­ca Es­pa­ña.

Re­fi­rién­do­nos a Du­rán Ar­te y Subas­tas, di­vi­sión fun­da­da en 1969, la fa­mi­lia ha­ce ga­la de una ex­qui­si­ta sen­si­bi­li­dad a la ho­ra deo­fre­cer–al­me­jor­pos­tor,cla­roes­tá–tan­to ar­te emer­gen­te y de van­guar­dia como clá­si­co. Pin­tu­ra, ar­tes de­co­ra­ti­vas, es­cul­tu­ra, mue­bles, jo­yas, ma­nus­cri­tos… Las subas­tas men­sua­les en el 19 de la ca­lle Goya re­sul­tan –pa­la­bra de GQ– emo­cio­nan­tes.

Ca­be pre­gun­tar­se pa­ra ce­rrar es­te aniver­sa­rio re­don­do qué pen­sa­ría el bi­sa­bue­lo Pe­dro –con su muy contemporáneo look hips­ter– si con­tem­pla­se lo mu­cho cons­trui­do por­los­su­yos.no­sa­tre­ve­mo­saa­ven­tu­rar­que se sen­ti­ría más que or­gu­llo­so.

"En Es­pa­ña, en ge­ne­ral, las jo­ye­rías sue­len ser pe­que­ños co­mer­cios que tien­den a des­apa­re­cer por­que los hi­jos no quie­ren se­guir con ellos. No en nues­tro ca­so", afir­ma Al­ber­to Du­rán

TER­CE­RA Y CUAR­TA GE­NE­RA­CIÓN De iz­quier­da a de­re­cha: Al­ber­to (43 años), di­rec­tor ge­ne­ral de Gru­po Du­rán; Ro­ber­to (83), ex­di­rec­tor ge­ne­ral, y Al­fon­so (54), di­rec­tor de Du­rán Jo­ye­ros. Por su­pues­to: los tres se ape­lli­dan Du­rán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.