Sí, Es un ro­llo; pe­ro de lo más im­por­tan­te

GQ (Spain) - - Tormenta De Ideas -

NOR­MAL­MEN­TE, CUAN­DO OÍ­MOS las pa­la­bras Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les del Es­ta­do cam­bia­mos de ca­nal o nos en­tra el sue­ño. Es una par­te muy abu­rri­da de nues­tras vi­das como con­su­mi­do­res de me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Sin em­bar­go, los PGE son lo que más nos afec­ta de la po­lí­ti­ca. To­do lo de­más es cir­co, en­tre­co­mi­lla­dos del día a día, tuits des­afor­tu­na­dos y al­gu­na fo­to pun­tual dán­do­se la mano. Pe­ro de­be­mos sa­ber que el 44% de la ri­que­za de nues­tro país pro­vie­ne de lo que ha­cen los se­ño­res del sec­tor pú­bli­co. Y el 25% lo ma­ne­ja ese se­ñor del que ha­ce­mos tan­ta chan­za lla­ma­do Cris­tó­bal Mon­to­ro. Ni Mer­ca­do­na, ni Iber­dro­la, ni Te­le­fó­ni­ca. El co­ta­rro lo con­tro­la el se­ñor que pro­ta­go­ni­za me­mes de El se­ñor de los ani­llos. La po­lí­ti­ca tra­ta de eso, de ges­tio­nar los PGE y, si no se go­bier­na, de in­fluir en ellos cuan­do se aprue­ban anual­men­te. Por­que a di­fe­ren­cia de cual­quier otra ley, es­ta es ca­paz de mo­di­fi­car com­por­ta­mien­tos de gen­te muy ri­ca y de gen­te muy po­bre al mis­mo tiem­po. Se­gún lo que ha­ga­mos con los im­pues­tos o con las ayu­das so­cia­les, nues­tros com­por­ta­mien­tos pue­den ir en una di­rec­ción u otra.

Otro fac­tor im­por­tan­tí­si­mo tie­ne que ver con su ela­bo­ra­ción. Cuan­do el Go­bierno di­se­ña en qué gas­ta­rá 400.000 mi­llo­nes de eu­ros, lo ha­ce te­nien­do en cuen­ta una pre­vi­sión de có­mo va a ser el año des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co. Como ya he­mos ex­pli­ca­do otras ve­ces, las pre­vi­sio­nes de los eco­no­mis­tas sue­len fa­llar bas­tan­te y los acier­tos son mu­chas ve­ces fru­to de una ca­sua­li­dad. Pe­ro el Go­bierno tie­ne que mo­jar­se y ha­cer un va­ti­ci­nio so­bre có­mo irán las co­sas du­ran­te los pró­xi­mos 12 me­ses pa­ra po­der ha­cer una pre­vi­sión de in­gre­sos vía im­pues­tos y ela­bo­rar las cuen­tas. Y el pro­ble­ma es una mez­cla de pa­ta­ta ca­lien­te con ar­ma de do­ble fi­lo. Por­que si las pre­vi­sio­nes son pe­si­mis­tas y se ha­ce un pre­su­pues­to con me­nor gas­to, ese rea­lis­mo aca­ba­rá de­pri­mien­do más aún la eco­no­mía, fa­ci­li­tan­do que se cum­pla el va­ti­ci­nio pre­vio. Mien­tras que si el Go­bierno ha­ce unos pre­su­pues­tos op­ti­mis­tas pa­ra po­der gas­tar más, ig­no­ran­do el pe­si­mis­mo de los gurús (fon­dos, ana­lis­tas, FMI, etc.) le llo­ve­rán crí­ti­cas e in­sul­tos de irres­pon­sa­ble pa­ra arri­ba. ¿Qué ha­cer en­ton­ces? Re­sig­nar­se y se­guir ha­cia el Mon­te del Des­tino. Una vez ahí ya de­ci­di­re­mos qué ha­ce­mos con el ani­llo…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.