No to­do es dor­mir

Res­tau­ran­tes, coc­te­le­rías, te­rra­zas, spas… Es­tos tres ho­te­les es­pa­ño­les ofre­cen lo me­jor en ca­da ca­te­go­ría pa­ra aque­llos que bus­can al­go más que un alo­ja­mien­to.

GQ (Spain) - - Motor -

Inau­gu­ra­do en ju­nio del año pasado, es­te ho­tel ges­tio­na­do por el ope­ra­dor Ma­ru­gal re­cu­pe­ra el am­bien­te de un edi­fi­cio se­ño­rial del si­glo XIX, pe­ro con una ima­gen ac­tua­li­za­da. Pa­ra ello se han uti­li­za­do ma­te­ria­les no­bles como la ma­de­ra de ro­ble en las ha­bi­ta­cio­nes y el már­mol negro en los ba­ños. Tam­bién se han res­pe­ta­do las mol­du­ras de es­ca­yo­la ori­gi­na­les en te­chos y paredes que, ade­más, se han vestido de dis­tin­tos co­lo­res en ca­da plan­ta. Pa­ra re­for­zar la idea de edi­fi­cio ilus­tre, en las ha­bi­ta­cio­nes se han em­plea­do gran­des es­pe­jos y te­ji­dos en ca­be­ce­ros y so­fás. El in­terio­ris­mo co­rrió a car­go del es­tu­dio Co­rium (C/her­mo­si­lla, 23. Ma­drid; 91 426 00 35). Es­te res­tau­ran­te y coc­te­le­ría nos tras­la­da a la épo­ca del es­cri­tor Fran­cis Scott Fitz­ge­rald. El la­do "her­mo­so" lo apor­ta un bis­tró del si­glo XXI don­de dis­fru­tar de un me­nú de co­ci­na me­di­te­rrá­nea de ca­sa con un pun­to so­fis­ti­ca­do. Mien­tras que el pun­to "mal­di­to" se en­cuen­tra en la coc­te­le­ría, con una ba­rra con el bar­man Fran Ca­mino a la ca­be­za.

Her­mo­sos y Mal­di­tos

Esen­cias, tem­pe­ra­tu­ras y luz se alían en el Vi­lla Pa­dier­na Me­di­cal Well­ness Ins­ti­tu­te. En un en­torno dis­tin­gui­do, ins­pi­ra­do en las ter­mas ro­ma­nas clá­si­cas, el es­pa­cio cuen­ta con mo­der­nas cabinas pa­ra tra­ta­mien­tos per­so­na­li­za­dos, salas de ba­ños de va­por con esen­cias, ham­mam, pis­ci­na y sau­nas dis­tri­bui­das es­tra­té­gi­ca­men­te a lo lar­go de más de 2.000 me­tros cua­dra­dos. El com­ple­jo com­bi­na la dis­tin­ción de un pa­laz­zo de la Toscana con un en­torno pri­vi­le­gia­do. La pro­pie­dad se com­po­ne de tres in­mue­bles: Vi­lla Pa­dier­na; Li­na­res (re­crea el Pa­la­cio de Li­na­res, una de las edi­fi­ca­cio­nes más em­ble­má­ti­cas de finales del si­glo XIX en Ma­drid y que fue pro­pie­dad del Con­de de Vi­lla­pa­dier­na); y el An­fi­tea­tro. To­dos ellos ro­dea­dos de jar­di­nes y te­rra­zas con vis­tas a los cam­pos de golf y al Mar Me­di­te­rrá­neo. La de­co­ra­ción se ins­pi­ra en las vi­llas de la Toscana ita­lia­na. Las es­ta­tuas de cor­te clá­si­co, las pin­tu­ras se­vi­lla­nas y los ta­pi­ces, así como las nu­me­ro­sas fuen­tes de már­mol que pue­blan los jar­di­nes, con­for­man un es­ti­lo so­brio y ele­gan­te (Ur­ba­ni­za­ción Los Fla­min­gos Golf, Ctra. de Cá­diz, Km. 166, Mar­be­lla; 952 88 91 50).

Well­ness

Ubi­ca­do en un edi­fi­cio de la ave­ni­da Dia­go­nal que da­ta de 1945, el ho­tel se trans­for­ma en su in­te­rior con un di­se­ño fir­ma­do por el afa­ma­do interiorista Jaime Be­ries­tain. Al tras­pa­sar su puer­ta de en­tra­da, la re­cep­ción re­ci­be a los hués­pe­des con un in­men­so biom­bo crea­do a par­tir de es­pe­jos pin­ta­dos a mano en una ga­ma de ma­ti­ces de oro, ver­des y ocres. Los to­nos os­cu­ros y la ma­de­ra son el co­mún de­no­mi­na­dor de es­te alo­ja­mien­to de nue­ve plan­tas, en el que co­bra es­pe­cial pro­ta­go­nis­mo un co­lor ro­jo po­ten­te, cá­li­do y con un to­que vin­ta­ge. Des­ta­can las lí­neas geo­mé­tri­cas en los dis­tin­tos ele­men­tos cons­truc­ti­vos, como paredes y sue­los, re­cu­bier­tos de cua­dra­dos, rom­bos o rec­tas, siem­pre res­pe­tan­do un es­ti­lo sen­ci­llo y mi­ni­ma­lis­ta que con­si­gue un re­sul­ta­do ar­mo­nio­so en ca­da es­tan­cia; al igual que las im­pac­tan­tes obras en las paredes del artista An­to­nio Gar­cía-ya­nes. (Ave­ni­da Dia­go­nal, 596, Bar­ce­lo­na; 902 45 45 85). En la no­ve­na plan­ta, es­tá si­tua­do el bar y su res­tau­ran­te West. Tie­ne ac­ce­so di­rec­to a la te­rra­za, des­de la que es po­si­ble dis­fru­tar de unas in­me­jo­ra­bles vis­tas de Bar­ce­lo­na. Cuen­ta ade­más con una plun­ge pool, en la que re­fres­car­se ob­ser­van­do el sky­li­ne de la ciu­dad, una zo­na con me­sas al ai­re li­bre, pa­ra de­lei­tar­se con al­gu­nas ta­pas y cóc­te­les, y un área de ha­ma­cas pa­ra re­la­jar­se al sol o dis­fru­tar de las es­tre­llas.

Bar + te­rra­za

En el ba­rrio ma­dri­le­ño de Sa­la­man­ca, es­te es­ta­ble­ci­mien­to ho­te­le­ro cuen­ta con un res­tau­ran­te-coc­te­le­ría que ya es un pun­to de re­fe­ren­cia en la ca­pi­tal.

Vi­lla Pa­dier­na Pa­la­ce Ho­tel, ubi­ca­do en Mar­be­lla, es uno de los ho­te­les más lu­jo­sos del mun­do. La or­ga­ni­za­ción Se­ven Stars and Stri­pes le con­ce­dió la sex­ta es­tre­lla.

Como su nom­bre in­di­ca, es­te ho­tel bar­ce­lo­nés de cua­tro es­tre­llas es­tá ins­pi­ra­do en la ac­triz Mae West, lo que equi­va­le a lu­jo, so­fis­ti­ca­ción y un pun­to de pi­car­día.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.