3 RA­ZO­NES POR LAS QUE ES IM­POR­TAN­TE USAR UNA FRA­GAN­CIA

Si so­lo te per­fu­mas pa­ra las oca­sio­nes es­pe­cia­les, es­tás ha­cién­do­lo to­do mal, por­que no hay me­jor oca­sión que la vi­da mis­ma. Nos ex­pli­ca­mos.

GQ (Spain) - - Perfumes -

Uti­li­zar una fra­gan­cia to­dos los días pue­de pa­re­cer un asunto po­co prác­ti­co, un brin­dis al sol de la so­fis­ti­ca­ción y el es­no­bis­mo. Es na­tu­ral pen­sar en es­te ges­to co­ti­diano como una suer­te de sa­cri­fi­cio en el al­tar del re­co­no­ci­mien­to y la es­ti­ma, una vez cu­bier­to cum­pli­da­men­te el res­to de ni­ve­les de la pi­rá­mi­de de Mas­low –por es­te or­den: fi­sio­lo­gía, se­gu­ri­dad y per­te­nen­cia–. Ha­brá quien opi­ne que el ac­to de per­fu­mar­se es­tá, de he­cho, en un es­ca­lón su­pe­rior: el de la au­to­rrea­li­za­ción; que, abu­rri­dos de nues­tro bie­nes­tar, bus­ca­mos di­fe­ren­tes fór­mu­las pa­ra com­pli­car­nos la exis­ten­cia con ape­ti­tos ca­da vez más ca­ros y accesorios, des­de una cor­ba­ta de Her­mès a un eau de toi­let­te de At­kin­sons.

Nos po­ne­mos un per­fu­me so­bre la piel por­que es lo si­guien­te, un pa­so ló­gi­co en el via­je que nos lle­vó de las ca­ver­nas a la con­quis­ta del es­pa­cio. Nos pro­du­ce pla­cer es­té­ti­co y mo­ral, es la úl­ti­ma ca­pa de cul­tu­ra que le agre­ga­mos a nues­tra na­tu­ra­le­za ani­mal pa­ra ocul­tar que, a pe­sar de to­do, nues­tro ge­no­ma es ca­si idén­ti­co al de un chim­pan­cé; o es, tal vez, un su­ce­dá­neo de las pin­tu­ras de gue­rra, la úl­ti­ma in­cur­sión del ho­mo sa­piens en el uni­ver­so má­gi­co de los ce­re­mo­nia­les ci­ne­gé­ti­cos, aun­que el co­to de ca­za sea una ofi­ci­na en el cen­tro de Ma­drid o un bar de co­pas de ma­dru­ga­da. Prác­ti­ca­men­te a nin­gún hom­bre se le ocu­rri­ría sa­lir en bus­ca de una pa­re­ja pa­ra el apa­rea­mien­to sin do­tar­se an­tes de una fir­ma ol­fa­ti­va re­co­no­ci­ble y en ese ri­tual –ci­men­ta­do por la pu­bli­ci­dad, el ci­ne o la li­te­ra­tu­ra– hay mu­cho de in­tui­ción y sa­bi­du­ría an­ces­tral. Por­que per­fu­mar­se to­dos los días pue­de ser al­gu­na de es­tas co­sas o to­das a la vez pe­ro, en nin­gún ca­so, un ac­to inú­til. A con­ti­nua­ción, los por­qués...

* vie­ne de la pá­gi­na 106

–Es un con­sue­lo cuan­do te das cuen­ta de que tie­nen sus pro­pias per­so­na­li­da­des. Te in­quie­ta que he­re­den to­das las cua­li­da­des de ti que te han cau­sa­do pro­ble­mas, y más tar­de ves que no son como tú. Y res­pi­ras. Y lue­go –y re­pi­to que yo soy nue­vo en es­to–, cuan­do em­pie­zas a sa­ber quié­nes son real­men­te, te im­po­nes dar­les to­do lo que ne­ce­si­ten pa­ra que pue­dan sen­tir­se rea­li­za­dos. –¿Y qué tal te­ner­las aquí du­ran­te el ro­da­je de la pe­lí­cu­la? –Bueno, lo hi­zo po­si­ble. Sa­bía que no po­día es­tar le­jos de ellas tan­to tiem­po. Vie­nen al set ade­más, así que es bo­ni­to com­par­tir es­to. Es­pe­cial­men­te con mi hi­ja ma­yor. To­dos los sets han si­do con­fec­cio­na­dos por gran­des ar­te­sa­nos. Lue­go es­tán las mo­dis­tas ha­cien­do los tra­jes, y el amor y la aten­ción se no­ta en ca­da de­ta­lle. Que­ría que ella vie­ra to­do eso. –¿Y en­tien­de el tra­ba­jo de su pa­dre? –No lo sé. El otro día es­ta­ba en el set ro­dan­do una es­ce­na de lu­cha con Ha­rri­son y ella gri­tó en me­dio de la to­ma: "¡Es­tás ga­nan­do!". Bueno, pri­me­ro di­jo: "Lo es­tás ha­cien­do muy bien", y Ha­rri­son se pa­ró en me­dio de la to­ma y di­jo: "¿Y có­mo lo es­toy ha­cien­do yo?".

NO­TAS SO­BRE LA IN­FAN­CIA DE RYAN GOS­LING #6

Des­de una edad tem­pra­na, como cuen­ta el pro­pio Ryan, siem­pre hu­bo una par­te de él que le ha­cia sen­tir­se ajeno a lo que ocu­rría a su al­re­de­dor. "Me veía a mí mis­mo, veía a la gen­te a mi al­re­de­dor, y ha­bía una par­te de mí que es­ta­ba ahí como un ni­ño que vi­vía su vi­da, pe­ro tam­bién ha­bía otra par­te que con­tem­pla­ba como to­do ocu­rría des­de la le­ja­nía".

–¿En un mun­do ideal, có­mo te gus­ta­ría que la gen­te te per­ci­bie­se? –Mmm...¿sin­des­pre­cio?¿si­nu­na­sen­sa­ción­de­la­men­to? –¿Y qué es lo que te preo­cu­pa que la gen­te pien­se de ti?

–Bueno, en la era de in­ter­net, co­noz­co el peor de los ca­sos. Ya no exis­te nin­gún mis­te­rio (se ríe). Ya no hay se­cre­tos. No se pue­de en­trar en nin­gu­na sec­ción de co­men­ta­rios, es el equi­va­len­te a lo que eran an­tes las paredes de los ba­ños.

Sí, pe­ro in­clu­so pa­ra los es­tán­da­res nor­ma­les de in­ter­net, la otra vi­da de Ryan Gos­ling –la per­so­na­li­dad mis­te­rio­sa que han crea­do otros on­li­ne– re­sul­ta par­ti­cu­lar­men­te inusual. Es­ta per­so­na­li­dad en­cuen­tra su má­xi­ma ex­pre­sión en los me­mes de "hey girl", en los que Gos­ling es mos­tra­do como mas­cu­lino y sen­si­ble a la vez. Como el no­vio más per­fec­to del mun­do. Pe­ro el fe­nó­meno va más allá. En­tre los li­bros (no ofi­cia­les) que se pue­den com­prar so­bre Gos­ling, se en­cuen­tran 100 ra­zo­nes pa­ra amar a Ryan Gos­ling, un li­bro pa­ra co­lo­rear, y el cé­le­bre Ryan Gos­ling: Teo­ría fe­mi­nis­ta de la mano de tu ac­tor sen­si­ble fa­vo­ri­to. Lo fas­ci­nan­te es pre­gun­tar­se có­mo se ha for­ma­do to­do es­te re­vue­lo en torno a Gos­ling en par­ti­cu­lar, y por qué pa­re­ce te­ner sen­ti­do pa­ra tan­tí­si­ma gen­te. Des­pués de to­do, Ryan tien­de a ser per­ci­bi­do fue­ra de la pan­ta­lla como un hom­bre re­ti­cen­te a com­par­tir su vi­da, mien­tras en la pan­ta­lla ha in­ter­pre­ta­do pa­pe­les (con una ex­cep­ción no­ta­ble) bas­tan­te os­cu­ros, pa­pe­les que ofre­cen una vi­sión muy ses­ga­da de có­mo es él en reali­dad. La ex­cep­ción es el me­lo­dra­ma abier­ta­men­te ro­mán­ti­co El dia­rio de Noah, pe­ro es­ta pe­lí­cu­la la hi­zo ha­ce más de una dé­ca­da, por lo que no pue­de ser res­pon­sa­ble de lo que es­tá ocu­rrien­do aho­ra, ¿ver­dad?

"Creo que par­te de Es­ta­dos Uni­dos se ha da­do cuen­ta fi­nal­men­te que exis­te ese lu­gar lla­ma­do Ca­na­dá, que ade­más es­tá muy cer­ca. Y la gen­te allí es di­fe­ren­te, pe­ro igual. Y no es so­lo el som­bre­ro de Es­ta­dos Uni­dos. Te­ne­mos sa­ni­dad pú­bli­ca y edu­ca­ción". –¿Así que cuan­do te per­ci­ben como el no­vio per­fec­to, es­tán per­ci­bien­do... ? –... mi idio­sin­cra­sia ca­na­dien­se.

POR HÉC­TOR IZ­QUIER­DO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.