3) El ol­fa­to es el sen­ti­do más pri­mi­ti­vo y evo­ca­dor

GQ (Spain) - - Perfumes -

La teo­ría evo­lu­ti­va su­gie­re que, al em­pe­zar a ca­mi­nar er­gui­dos, los se­res hu­ma­nos pa­sa­mos de ser ol­fa­ti­vos como el res­to de cua­drúpe­dos a ha­cer­nos vi­sua­les. Sin em­bar­go, el sen­ti­do del ol­fa­to si­gue sien­do la he­rra­mien­ta más po­de­ro­sa que tie­ne nues­tro or­ga­nis­mo pa­ra al­ma­ce­nar re­cuer­dos y ge­ne­rar emo­cio­nes. No en vano, va­rios ner­vios de la na­riz es­tán di­rec­ta­men­te co­nec­ta­dos con la amíg­da­la y el hi­po­cam­po. Es por lo que Mar­cel Proust fue ca­paz de es­cri­bir sie­te grue­sos vo­lú­me­nes par­tien­do de la fra­gan­cia de una mag­da­le­na. Prác­ti­ca­men­te no exis­ten los olo­res neu­tros, aso­cia­mos in­va­ria­ble­men­te unos u otros a de­ter­mi­na­dos pa­sa­jes de nues­tra vi­da y a lo que sen­ti­mos cuan­do dis­cu­rrie­ron. Pue­den pro­vo­car ale­gría, tris­te­za, me­lan­co­lía y has­ta ex­ci­ta­ción se­xual. Nun­ca ol­vi­da­rás a qué olía tu pri­mer amor. Tu fra­gan­cia es tu epi­ta­fio sen­so­rial, aque­llo por lo que se­rás re­cor­da­do por hi­jos, nie­tos, ami­gos y aman­tes. Es­ta­mos se­gu­ros de que quie­res to­mar­te en se­rio esas úl­ti­mas pa­la­bras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.