Pa­sa­do y fu­tu­ro

Tem­ples o có­mo con­ver­tir lo vin­ta­ge en mo­derno: su nue­vo ál­bum, Vol­cano, es­tá re­ple­to de te­cla­dos, de los vie­jos y de los nue­vos.

GQ (Spain) - - Música -

Ha­ce no mu­chos años, Tom Walms­ley y Ja­me Bags­haw que­da­ban en sus res­pec­ti­vas ca­sas pa­ra gra­bar can­cio­nes. Se lo to­ma­ban co­mo un en­tre­te­ni­mien­to has­ta que des­cu­brie­ron que aque­llos te­mas va­lían real­men­te la pe­na. Pen­sa­ron un nom­bre ar­tís­ti­co y los col­ga­ron en You­tu­be. Las can­cio­nes gus­ta­ron, tan­to que la com­pa­ñía Fat Pos­sum les fi­chó pa­ra su ca­tá­lo­go. Fue en­to­nes cuan­do Adam Smith y Sa­muel Toms se su­ma­ron al pro­yec­to. Lle­ga­ron los pri­me­ros sin­gles y las bue­nas crí­ti­cas. Y, a con­ti­nua­ción, el ál­bum de de­but, Sun Struc­tu­res (2014). El res­to es historia: Tem­ples aca­bó con­vir­tién­do­se en uno de los gru­pos bri­tá­ni­cos del año, ce­le­bra­do por su ca­pa­ci­dad pa­ra pro­yec­tar me­lo­días se­sen­te­ras y sa­bor psi­co­dé­li­co sin atis­bo al­guno de nos­tal­gia.

Han trans­cu­rri­do tres años des­de aquel des­pe­gue y aho­ra el cuar­te­to se pre­pa­ra pa­ra pu­bli­car nue­vo dis­co, ese que tie­ne la com­pli­ca­da ta­rea de ha­cer­le jus­ti­cia a su pre­de­ce­sor. "Cuan­do tu pri­mer ál­bum es bien re­ci­bi­do se crean mu­chas ex­pec­ta­ti­vas", ra­zo­na Bags­haw. "Así que lo que gra­bes a con­ti­nua­ción no pue­de so­nar co­mo si qui­sie­ras re­pe­tir esa fór­mu­la. Hay va­rios fac­to­res que con­vie­ne no per­der de vis­ta: no pue­des pa­sar­te de pop, pe­ro tam­po­co con­vie­ne em­pe­ñar­se en so­nar muy ra­ro". ¿Qué ha­cer en­ton­ces? Un dis­co co­mo Vol­cano (Hea­venly/pias), una obra con la que el gru­po si­gue evo­lu­cio­nan­do… sin pa­sar­se de ros­ca.

Los chi­cos de Tem­ples cul­ti­van la psi­co­de­lia, pe­ro no sue­nan a ban­da retro. "So­mos del si­glo XXI, así que su­pon­go que eso nos con­vier­te en un gru­po mo­derno", afir­ma Walms­ley, que aña­de: "Es­ta­mos muy in­fluen­cia­dos por la mú­si­ca del pa­sa­do y com­po­ne­mos de una ma­ne­ra muy con­cre­ta, pe­ro no am­bi­cio­na­mos con­ver­tir­nos en aque­llo que nos ins­pi­ra. Vi­vi­mos en el pre­sen­te". En­ten­di­do. Me­jor no sa­car­les a co­la­ción a los Beatles… ni tam­po­co a Ta­me Im­pa­la, por­que en­ton­ces sí que se pue­den mos­quear. Que am­bos gru­pos usen los te­cla­dos y la elec­tró­ni­ca pa­ra crear su pro­pia ver­sión de la psi­co­de­lia no im­pli­ca que unos co­pien a los otros, tal y co­mo ex­pli­ca el pro­pio Walms­ley: "La tec­no­lo­gía lo es ca­si to­do y es ab­sur­do em­pe­ñar­se en ir de pu­ris­ta cuan­do es­ta­mos ha­blan­do de crea­ti­vi­dad. Los nue­vos re­cur­sos nos per­mi­ten apro­xi­mar­nos al pa­sa­do de un mo­do con­tem­po­rá­neo". Con Vol­cano, Tem­ples acer­ca el pa­sa­do al fu­tu­ro… un po­qui­to más.

TÉ Y PSI­CO­DE­LIA Ja­mes Bags­haw (se­gun­do por la iz­quier­da) y Tom Walms­ley (pri­me­ro a la de­re­cha) son los fun­da­do­res de la ban­da de Ket­te­ri­ng (In­gla­te­rra). POR RA­FA CER­VE­RA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.