Un fe­nó­meno in­só­li­to

GQ (Spain) - - Gourmet -

co­nel­trans­plan­te­de­mé­du­laó­sea...yque­yo le ha­ya vis­to dos ve­ces en el pe­rió­di­co a lo lar­go de su vida… Me ca­go en la pu­ta. Y los co­ci­ne­ros po­de­mos su­mar por­que nos han pues­to un al­ta­voz, pe­ro el que no uti­li­ce ese al­ta­voz pa­ra con­tar co­sas no­bles, va de cu­lo".

EL ÉXI­TO Y LA MA­DU­REZ

Su par­ti­cu­lar fi­lo­so­fía de an­dar por ca­sa tam­bién tie­ne que ver con la ma­du­rez. Es­te año cum­ple 40, y lle­va co­ci­nan­do des­de los 16 ("Yo creo que hay una co­sa que se lla­ma dis­ci­pli­na, que apli­ca­da a la co­ci­na va muy bien. Eso que lla­man la mano es re­pe­tir y re­pe­tir"). Er­go, el éxi­to no de­ja de ser una cues­tión de per­cep­ción. "Hu­bo una épo­ca de­mi­vi­daen­que­sen­tía­que­na­die­meen­ten­día, que el mun­do es­ta­ba en mi con­tra; y vi­vir en­fa­da­do con el mun­do no me de­ja­ba dis­fru­tar de lo que me es­ta­ba pa­san­do, que era­tan­bo­ni­to",afir­ma.si­nem­bar­go,sus­dos es­tre­llas Mi­che­lin le ava­lan y la co­mu­ni­dad gas­tro­nó­mi­ca aplau­de sus lo­gros. Mien­tras tan­to, él si­gue vol­can­do to­da su pa­sión en el mo­lino de ma­reas don­de ins­ta­ló Apo­nien­te ha­ceun­par­dea­ños:"mi­gran­sue­ñoes­se­guir ha­cien­do­lo­que­quie­ro,enel­res­tau­ran­te­que siem­pre so­ñé, sin nin­gún so­cio. Es­toy so­lo an­te­to­do,lo­bue­noy­lo­ma­lo.si­que­ría­li­ber­tad pu­ra, era lo que ne­ce­si­ta­ba. He in­ver­ti­do mu­cho di­ne­ro en lo de la luz y no me ha da­do un du­ro to­da­vía. ¿Me lo da­rá? Ni lo sé. Lo que si sé es que si le ten­go que con­tar a un so­cio que me he gas­ta­do 300.000 eu­ros en es­to me di­ría: '¿Pe­ro re­cu­pe­ra­re­mos la in­ver­sión al me­nos?'. Y yo es­to lo ha­go pa­ra mí, por­que creo que se­rá un hi­to tra­gar luz y por­que pue­de cam­biar mu­chos con­cep­tos res­pec­to a la vi­sión del mar", to­ma ai­re y con­ti­núa: "Y por­que es­to de­mues­tra tam­bién que­noha­ce­fal­ta­te­ne­run­la­bo­ra­to­rio­con25 em­plea­dos y mi­llo­nes de eu­ros… que aquí soy yo con tres o cua­tro co­ci­ne­ros más, y lle­gar a tu ca­sa a las mil y po­ner­te a es­tu­diar y ser muy pesado… y echar­le co­jo­nes".

Pa­ra re­ma­tar, an­te la pre­gun­ta de si es­tá en su me­jor mo­men­to, re­ma­ta: "Mi­ra, yo siem­pre he te­ni­do la sen­sa­ción de ir ca­mi­nan­do por el fi­lo. Co­mo si me fue­ra a mo­rir ma­ña­na. Mu­cha gen­te me ha di­cho a ve­ces, 'por­qué­no­te­guar­da­ses­to,por­qué­noes­pe­ras…', y siem­pre di­go lo mis­mo: pis­ha, es que no sé lo que me va a pa­sar ma­ña­na".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.