ALES­SAN­DRO MI­CHE­LE

Ha­ce al­go más de dos años era un des­co­no­ci­do. Na­die ima­gi­na­ba que de­trás de su anó­ni­ma pro­fe­sio­na­li­dad en la tras­tien­da de Guc­ci se en­con­tra­ba un re­vo­lu­cio­na­rio de la mo­da. Pe­ro eso es exac­ta­men­te en lo que se ha con­ver­ti­do, y la mar­ca ita­lia­na vuel­ve a m

GQ (Spain) - - Travelling - PA­RI DUKOVIC Por pri­me­ra vez Guc­ci va a mos­trar los looks de mujer y de hombre si­mul­tá­nea­men­te. "Pa­ra mí es­te tra­ba­jo es co­mo una gran pe­lí­cu­la, y no quie­ro ha­cer una pro­duc­ción pa­ra hom­bres y otra pa­ra mu­je­res", ar­gu­men­ta Mi­che­le. "Tie­nen que con­vi­vir ju

Guc­ci es un re­fe­ren­te en el mun­do de la mo­da des­de 1921, in­de­pen­dien­te­men­te de que sus ven­tas suban o ba­jen; pe­ro aho­ra vi­ve un pe­rio­do de bo­nan­za crea­ti­va y eco­nó­mi­ca prác­ti­ca­men­te iné­di­to en la historia de la ca­sa. La mar­ca es­tá ab­so­lu­ta­men­te en bo­ga y cual­quier ar­tícu­lo de ro­pa lan­za­do por la com­pe­ten­cia vi­ra ha­cia el ca­mino mar­ca­do por Guc­ci. To­do pa­ra in­ten­tar lle­var­se un pe­da­ci­to del pas­tel. En­tras en una bue­na tien­da, cual­quier tien­da, y lo que an­tes era un mues­tra­rio de som­bríos blan­cos y gri­ses –ves­ti­men­tas atem­po­ra­les, an­gu­la­res y se­re­nas– se ha tor­na­do en al­go si­mi­lar a la nue­va fir­ma de es­ti­lo de Guc­ci: un amal­ga­ma de co­lo­res y ap­pli­qués de ani­ma­les –ma­ri­po­sas, ser­pien­tes, ti­gres– abrien­do sus bo­cas pa­ra gri­tar.

Eso es to­do gra­cias a Ales­san­dro Mi­che­lle, el nue­vo di­rec­tor crea­ti­vo de la mar­ca. La Fas­hion Week de Mi­lán es don­de sus sue­ños se ma­te­ria­li­zan. En el mun­do ex­te­rior, la vi­sión de Mi­che­le exis­te so­lo frag­men­ta­da; pe­ro aquí, en el backs­ta­ge de una an­ti­gua es­ta­ción de tren, en un día plo­mi­zo de oto­ño, to­do co­bra sen­ti­do. Hom­bres vis­tien­do co­lo­ri­dos y ex­qui­si­tos tra­jes de cha­que­ta cru­za­da, con ga­bar­di­nas col­gan­do al­re­de­dor de sus hom­bros, co­mo si fue­ran ca­za­do­res lle­van­do tro­feos de vuel­ta a ca­sa. Mu­je­res en­fun­da­das en va­que­ros Guc­ci con apli­ques de pá­ja­ros y flo­res; y Da­ko­ta John­son con una cha­que­ta co­si­da con ta­chue­las.

Mi­che­le lle­va úni­ca­men­te en el pues­to des­de enero de 2015. An­tes tra­ba­jó du­ran­te ca­si una dé­ca­da en la tras­tien­da de la ca­sa, a la­sór­de­nes­de­su­pre­de­ce­so­ra,fri­da­gian­ni­ni. "In­ten­té so­bre­vi­vir sien­do muy pro­fe­sio­nal", di­ce. Era al­guien anónimo; in­clu­so él se sen­tía anónimo. Era un can­di­da­to im­pro­ba­ble pa­ra con­ver­tir­se en su su­ce­sor, pe­ro man­tu­vo una con­ver­sa­ción con el CEO de Guc­ci, Mar­co Biz­za­rri, que cam­bió su des­tino. "Lo co­no­cía to­do", di­ce Biz­za­rri. La historia de la ca­sa y có­mo la­brar un fu­tu­ro lo más au­daz y bri­llan­te po­si­ble pa­ra ella. "En una com­pa­ñía co­mo Guc­ci pue­des per­der mi­llo­nes en un se­gun­do", ase­gu­ra Biz­za­rri. "Ha­bría si­do mu­cho más sen­ci­llo pa­ra mí nom­brar a al­guien fa­mo­so". Mi­che­le, sin em­bar­go, le con­ven­ció pa­ra cam­biar de rum­bo. Biz­za­rri le pi­dió con­fec­cio­nar una co­lec­ción en­te­ra de hombre en so­lo cin­co días. Y Mi­che­le no ha te­ni­do un so­lo día li­bre des­de en­ton­ces.

Con su pe­lo lar­go y en­re­da­do, ha­ce ges­tos an­te una pi­za­rra con ca­da uno de los 75 looks va a mos­trar. "Es una ma­ne­ra de ha­blar so­bre amor", ex­pli­ca. El show se lla­ma Lin­ter­nas má­gi­cas; al­guien me pa­sa las no­tas y leo las pa­la­bras "pá­ni­co sen­sual", una tra­duc­ción del fi­ló­so­fo fran­cés Ro­ger Cai­llois. Mi­che­le se va a cen­trar so­bre to­do en looks de mujer, pe­ro mis ojos, al mi­rar la pi­za­rra, se po­san so­bre uno de hombre: un es­mo­quin de so­la­pa de pi­co, con una pa­ja­ri­ta gran­de y di­vi­di­da, pan­ta­lo­nes to­bi­lle­ros y za­pa­ti­llas blan­cas. "Pá­ni­co sen­sual" des­cri­be más o me­nos lo que sien­to.

Tom, a su hi­jo de 4 años: "¿Qué di­ce pa­pá so­bre lle­var za­pa­ti­llas de di­no­sau­rios?" Res­pues­ta: "Que es de hor­te­ras". Ge­nio y fi­gu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.