POR QUÉ NO DE­BE­MOS TE­MER AL

GQ MA­NI­FIES­TO Un año des­pués de la irrup­ción de la es­tra­te­gia de ven­ta di­rec­ta en la in­dus­tria de la mo­da, un nú­me­ro cre­cien­te de fir­mas ha asu­mi­do la ne­ce­si­dad de adap­tar su for­ma de co­mer­cia­li­zar las co­lec­cio­nes. La ma­yo­ría de las mar­cas, sin em­bar­go, n

GQ (Spain) - - La Pasarela Tendencias -

Tan­to en los círcu­los po­lí­ti­cos co­mo en el mun­do de los ne­go­cios, an­te las de­ci­sio­nes es­tra­té­gi­cas y los ce­ses ful­mi­nan­tes siem­pre so­bre­vue­la la si­guien­te cues­tión: Cui pro­dest –¿A quién be­ne­fi­cia?–. Ge­ne­ral­men­te, los cam­bios se jus­ti­fi­can a fa­vor de obra, omi­tien­do la ver­dad o ma­qui­llán­do­la de for­ma in­tere­sa­da. Por eso, an­te el pro­fun­do re­ju­ve­ne­ci­mien­to del mo­de­lo co­mer­cial im­pul­sa­do por al­gu­nas fir­mas de mo­da, ca­be pre­gun­tar­se quién sa­le ga­nan­do. La irrup­ción ha­ce un año del see now, buy now o ven­ta di­rec­ta de las co­lec­cio­nes –sin es­pe­rar los seis me­ses de ri­gor– pi­lló con el pa­so cam­bia­do al es­ta­blish­ment: Bur­berry dis­pa­ró pri­me­ro y pron­to lle­ga­ron Tom Ford, Ralph Lau­ren y Tommy Hil­fi­ger. Des­de en­ton­ces, la idea ha per­mea­do en un gru­po de mar­cas ca­da vez más nu­tri­do. A con­ti­nua­ción, arro­ja­mos un po­co de luz so­bre uno de los ca­pí­tu­los más im­por­tan­tes del cam­bio de pa­ra­dig­ma –ini­cia­do ha­ce una dé­ca­da– que afec­ta al sec­tor y da­mos res­pues­ta a sus in­te­rro­gan­tes: có­mo he­mos lle­ga­do has­ta aquí y, lo más im­por­tan­te, cuál se­rá el pró­xi­mo mo­vi­mien­to que lo de­ter­mi­ne to­do.

PRE­GUN­TAR NO ES OFEN­DER ¿Tie­ne sen­ti­do es­pe­rar me­dio año pa­ra ad­qui­rir lo que se aca­ba de pre­sen­tar so­bre la pa­sa­re­la? ¿Por qué no re­ver­tir la pa­ra­do­ja de mos­trar pren­das de oto­ño en pri­ma­ve­ra?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.