'SEE NOW, BUY NOW'

GQ STY­LE

GQ (Spain) - - La Pasarela Tendencias - Por: IÑA­KI LA­GUAR­DIA

1. LA CUL­PA ES DE IN­DI­TEX Ha­ce una dé­ca­da, el de­sa­rro­llo de mo­de­los de ne­go­cio aje­nos a la in­dus­tria del lu­jo hi­zo tem­blar los ci­mien­tos del sec­tor. De re­pen­te, los re­tai­lers de mo­da pron­ta –In­di­tex, H&M, Ar­ca­dia Group, Gap, etc.– em­pe­za­ron a per­fec­cio­nar sus sis­te­mas de pro­duc­ción, sus es­truc­tu­ras lo­gís­ti­cas y has­ta sus de­par­ta­men­tos de di­se­ño. Gra­cias a la di­ver­si­fi­ca­ción de las co­lec­cio­nes –que di­fu­mi­nó la di­vi­sión clá­si­ca por tem­po­ra­das–, la ca­li­dad de los di­se­ños –en oca­sio­nes com­pa­ti­bles con las gran­des fir­mas– y los pre­cios im­ba­ti­bles, en­tre otras ra­zo­nes, se im­pu­so una nue­va –y en­tu­sias­ta– per­cep­ción en­tre el gran pú­bli­co: la equi­pa­ra­ción de fac­to de dos for­mas su­pues­ta­men­te an­ta­gó­ni­cas de en­ten­der la in­dus­tria tex­til.

2. TO­DO SE ACE­LE­RA La cre­cien­te po­pu­la­ri­dad de la mo­da co­mo fe­nó­meno so­cial, es­po­lea­da por la vo­ra­ci­dad de las mar­cas low cost –mu­chas lle­ga­ron a or­ga­ni­zar des­fi­les, abrie­ron pun­tos de ven­ta en lu­jo­sas ave­ni­das y se hi­cie­ron con los ser­vi­cios de los fo­tó­gra­fos más pres­ti­gio­sos–, obli­gó a mo­ver fi­cha a la in­dus­tria del lu­jo. Con el fin de com­pe­tir en un mer­ca­do tan vo­lá­til, al­gu­nas ca­sas de­ci­die­ron am­pliar su ofer­ta con co­lec­cio­nes re­sort y pre-fall, ex­pan­dir­se por paí­ses emer­gen­tes y dar más pro­ta­go­nis­mo a blo­gue­ros y otras es­tre­llas de in­ter­net en el front row. Por no ha­blar del es­ta­lli­do de las se­ma­nas de la mo­da, que cre­cie­ron co­mo se­tas por to­do el pla­ne­ta. En 2012 lle­gó Lon­dres con su pro­pia se­ma­na mas­cu­li­na y en ju­lio de 2015 le to­có el turno a Nue­va York.

3. UN GRAN CO­LAP­SO Ha­ce tres años, cuan­do la mo­da ya se ha­bía con­ver­ti­do en el gran es­pec­tácu­lo del si­glo XXI, arre­cia­ron las vo­ces que aler­ta­ban de la ne­ce­si­dad de re­fle­xio­nar so­bre el cir­co que se ha­bía mon­ta­do. ¿Qué sen­ti­do te­nía ha­blar de las ten­den­cias de la tem­po­ra­da si ca­da tres días cual­quier fas­hion week pro­po­nía al­go di­fe­ren­te? ¿Qué se po­día ha­cer con los po­bres di­se­ña­do­res que di­mi­tían tras acu­sar un ago­ta­dor des­gas­te? En 2011, John Ga­lliano ya an­ti­ci­pó el sín­dro­me bur­nout que se ave­ci­na­ba: tras la dia­tri­ba an­ti­se­mi­ta y ra­cis­ta que le sa­có de Dior, ale­gó un pro­ble­ma de adic­cio­nes por cul­pa del es­trés la­bo­ral. Ya sin sus­tan­cias de por me­dio, en 2015 Raf Si­mons, Al­ber El­baz, Ales­san­dro Sar­to­ri o Ste­fano Pi­la­ti di­je­ron adiós a sus res­pec­ti­vas fir­mas. Y el año pa­sa­do, al­gu­nas ca­sas de mo­da em­pe­za­ron a cues­tio­nar el ca­len­da­rio de pasarelas y pro­pu­sie­ron uni­fi­car­las sin dis­tin­ción de se­xos –Guc­ci, Bot­te­ga Ve­ne­ta o Ve­te­ments, en­tre otras–.

4. DES­PUÉS DE LA TOR­MEN­TA En es­ta ca­rre­ra ha­cia la uni­for­mi­dad en­tre los mo­de­los pa­ra ma­yo­rías y los di­ri­gi­dos a pú­bli­cos más ex­clu­si­vos, la dis­cor­dan­cia no es una op­ción: si las ca­de­nas de mo­da pron­ta han aco­mo­da­do su iden­ti­dad a las fir­mas de lu­jo, ¿de­be­rían es­tas ha­cer lo pro­pio pa­ra com­pe­tir en igual­dad de con­di­cio­nes? Ba­jo es­ta pre­mi­sa na­ce la ven­ta di­rec­ta de las co­lec­cio­nes, o see now, buy now. En fe­bre­ro del año pa­sa­do Bur­berry y Tom Ford can­ce­la­ron sus des­fi­les y los pos­pu­sie­ron has­ta sep­tiem­bre pa­ra po­der adap­tar su ofer­ta y mos­trar pren­das de oto­ño en oto­ño con la po­si­bi­li­dad de ad­qui­rir­las de in­me­dia­to. Por el mo­men­to, en la lis­ta de di­se­ña­do­res que se han su­ma­do a ellos en­con­tra­mos a Tha­koon, Re­bec­ca Min­koff, Ralph Lau­ren o Tommy Hil­fi­ger. A pe­sar de las re­sis­ten­cias ex­pre­sa­das por al­gu­nas mar­cas, la ten­den­cia se pre­sen­ta inexo­ra­ble –co­mo lo fue la sus­ti­tu­ción de des­fi­les me­no­res por pre­sen­ta­cio­nes, las pasarelas en strea­ming o la co­ro­na­ción de los ico­nos mi­llen­nial–. No se­rá in­mi­nen­te, pe­ro pro­ba­ble­men­te sea im­pos­ter­ga­ble.

5. HO­LA, MA­ÑA­NA El fu­tu­ro ya es­tá aquí y a es­ta in­dus­tria no le que­da otro re­me­dio que acu­dir pun­tual a su ci­ta –las mar­cas más jó­ve­nes y las que me­jor se han adap­ta­do a la nue­va reali­dad es­tán en ello–. Sin ir más le­jos, al­gu­nos par­ti­ci­pan­tes de la MBMFW y la 080 Bar­ce­lo­na Fas­hion, nues­tras pasarelas más des­ta­ca­bles, ya han in­te­gra­do es­te sis­te­ma en su es­truc­tu­ra. En reali­dad, lo que es­tá ocu­rrien­do no es más que la asi­mi­la­ción del cam­bio de pa­ra­dig­ma que men­cio­ná­ba­mos en la in­tro­duc­ción. Trans­for­mar las es­truc­tu­ras cor­po­ra­ti­vas y los ca­na­les co­mer­cia­les no so­lo res­pon­de a una cues­tión de vo­lun­tad, se pre­sen­ta co­mo un de­ber. No to­mar nin­gu­na de­ci­sión po­dría su­po­ner un pa­sa­por­te di­rec­to a la irre­le­van­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.