¿ es la glo­ba­li­za­ción el ver­dae­ro de­mo­nio ?

GQ (Spain) - - Planta Egqtiva -

HAY UNA CAU­SA RE­CU­RREN­TE, una suer­te de chi­vo ex­pia­to­rio ue sir­ve pa­ra ex­pli­car to­do lo ma­lo que nos es­tá pa­san­do hoy, des­de la cri­sis financiera has­ta el au­men­to de la de­sigual­dad pa­san­do por la lle­ga­da de los po­pu­lis­mos. Se tra­ta de la glo­ba­li­za­ción, to­do­cul­pa­ble y can­di­da­ta a ser res­pon­sa­ble de la lle­ga­da de Trump, del Bre­xit o del auge de Ma­ri­ne Le Pen. No obs­tan­te, nues­tros pro­ble­mas más gra­ves se de­ben pre­ci­sa­men­te a la au­sen­cia de es­ta. O, me­jor di­cho, a la ex­pan­sión pau­la­ti­na de una glo­ba­li­za­ción in­com­ple­ta. Pa­ra de­du­cir es­to po­de­mos, por un la­do, ana­li­zar los nu­me­ro­sos es­tu­dios de dis­tin­tos eco­no­mis­tas so­bre dis­tri­bu­ción de ri­que­za en­tre paí­ses; y, por otro, apli­car cier­ta lógica a lo que real­men­te ha sig­ni­fi­ca­do es­ta mun­dia­li­za­ción im­per­fec­ta. Y de­ci­mos im­per­fec­ta por tres mo­ti­vos: 1) Te­ne­mos un mer­ca­do fi­nan­cie­ro li­bre y sin fron­te­ras. 2) El co­mer­cio de mer­can­cías, no obs­tan­te, aún tie­ne mu­chas ba­rre­ras por par­te de las gran­des po­ten­cias. 3) El mer­ca­do de ca­pi­tal hu­mano se pre­sen­ta ce­rra­do en un con­tex­to en el que la in­mi­gra­ción es­tá con­tro­la­da y res­trin­gi­da.

Es­ta si­tua­ción ha per­mi­ti­do ex­ten­der un fe­nó­meno del que, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, Ap­ple sa­ca pecho en sus pro­duc­tos con su cé­le­bre "Di­se­ña­do en Ca­li­for­nia". Es de­cir, al­go pue­de ser pro­yec­ta­do en Pa­lo Al­to, fi­nan­cia­do des­de la City de Lon­dres, fa­bri­ca­do en Chi­na, dis­tri­bui­do des­de Sin­ga­pur y ven­di­do en to­do el mun­do en un pro­ce­so con­tro­la­do de for­ma si­mul­tá­nea.

Apun­ta­ba Karl Po­lan­yi en La gran trans­for­ma­ción que los in­tere­ses de las al­tas fi­nan­zas evi­ta­ron el es­ta­lli­do de al­gu­nas gran­des gue­rras: los ban­que­ros ga­na­ban más di­ne­ro con la paz que con la gue­rra y, por es­te mo­ti­vo, pre­sio­na­ban a las éli­tes po­lí­ti­cas pa­ra evi­tar en­fren­ta­mien­tos, fe­nó­meno que per­mi­tió 100 años de re­la­ti­va cal­ma (1815-1914). Es­to es cier­to, al igual que lo es el he­cho de que el li­bre co­mer­cio ha­ya si­do du­ran­te si­glos un fac­tor cla­ve pa­ra la pros­pe­ri­dad mun­dial. Sin em­bar­go, la glo­ba­li­za­ción eco­nó­mi­ca a la que tan­to se cri­ti­ca en reali­dad no ha si­do tan glo­bal co­mo creía­mos: la to­tal li­ber­tad de los ac­ti­vos fi­nan­cie­ros no es tal en los ac­ti­vos agrí­co­las, al­ta­men­te pro­te­gi­dos por EE UU y Eu­ro­pa, ni con los ac­ti­vos hu­ma­nos, las per­so­nas. An­tes de con­de­nar­la pa­ra siem­pre, pro­be­mos pri­me­ro con una glo­ba­li­za­ción de ver­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.