Rein­ven­tar el club

Los clu­bes pri­va­dos se han adap­ta­do a los nue­vos tiem­pos y es­tán otra vez en auge.

GQ (Spain) - - Planta Egqtiva -

El con­cep­to de club pri­va­do de ins­pi­ra­ción bri­tá­ni­ca no es nue­vo en Es­pa­ña. Ya des­de el si­glo XIX sur­gie­ron va­rios que se­guían el mo­de­lo an­glo­sa­jón, con sus vir­tu­des y anacro­nis­mos: eran (y al­gu­nos to­da­vía son) emi­nen­te­men­te en­do­gá­mi­cos, pen­sa­dos pa­ra la aris­to­cra­cia y las éli­tes fi­nan­cie­ras y po­lí­ti­cas. Eran un pun­to de en­cuen­tro pa­ra la al­ta al­cur­nia, pe­ro tam­bién una me­ra vía de es­ca­pe pa­ra ca­ba­lle­ros ves­ti­dos de cha­que­ta y cor­ba­ta (las mu­je­res tra­di­cio­nal­men­te te­nían res­trin­gi­do el ac­ce­so) per­te­ne­cien­tes a de­ter­mi­na­dos sec­to­res in­flu­yen­tes que ne­ce­si­ta­ban un es­pa­cio ex­clu­si­vo pa­ra so­cia­li­zar, be­ber, com­par­tir con­fi­den­cias y si­mu­lar que arre­gla­ban el país mien­tras se con­gra­tu­la­ban mu­tua­men­te por su es­ta­tus e im­por­tan­cia.

En es­ta úl­ti­ma dé­ca­da el con­cep­to es­tá por fin vi­vien­do una re­vo­lu­ción con la apa­ri­ción de nue­vos clu­bes pri­va­dos, prin­ci­pal­men­te en Ma­drid y Bar­ce­lo­na, que ofre­cen plan­tea­mien­tos más acor­des al si­glo XXI. Son pro­pues­tas que bus­can co­nec­tar a sus so­cios con la reali­dad po­lí­ti­ca, so­cial y, so­bre to­do, cul­tu­ral es­pa­ño­la, en lu­gar de ais­lar­los en una bur­bu­ja. Be­ben de la tra­di­ción in­gle­sa y si­guen man­te­nien­do cier­to ca­rác­ter de ex­clu­si­vi­dad –los nue­vos miem­bros tie­nen que pa­sar por un pro­ce­so de se­lec­ción más o me­nos ri­gu­ro­so de­pen­dien­do de los cri­te­rios y de la de­man­da–, pe­ro son mu­cho más aper­tu­ris­tas en lo que se re­fie­re a res­tric­cio­nes por pro­fe­sión, es­ta­tus eco­nó­mi­co y, por su­pues­to, gé­ne­ro. Y son, an­te to­do, aso­cia­cio­nes di­ná­mi­cas, que ge­ne­ran con­te­ni­do y con­ver­sa­ción; que bus­can apor­tar al­go a sus miem­bros, y que es­tos a su vez apor­ten al­go a la ins­ti­tu­ción. Co­mo di­ce Al­ber­to Anaut, pre­si­den­te del Club Matador de Ma­drid, una de las me­jo­res en­car­na­cio­nes de es­ta vi­bran­te evo­lu­ción, "el club de­be ser un lu­gar don­de los so­cios des­cu­bran co­sas nue­vas cons­tan­te­men­te".

Matador, co­mo la re­vis­ta ho­mó­ni­ma de la que ger­mi­nó, se pu­so en mar­cha en 2013 con la am­bi­ción de con­ver­tir­se en fo­co de aper­tu­ra del de­ba­te cul­tu­ral en­tre sus miem­bros. Por ello la ofer­ta pa­ra sus so­cios en­glo­ba al mun­do de la cul­tu­ra en un sen­ti­do muy am­plio, y or­ga­ni­za ci­clos ci­ne­ma­to­grá­fi­cos

(su co­lec­ción de ci­ne ne­gro es im­pe­ca­ble), ex­po­si­cio­nes de arte, con­cier­tos de jazz y fla­men­co en di­rec­to, así co­mo char­las con per­so­na­li­da­des cul­tu­ra­les re­le­van­tes. El club cuen­ta tam­bién con ser­vi­cio de coctelería y res­tau­ran­te de pri­mer ni­vel, y oca­sio­nal­men­te vi­si­tan sus fo­go­nes chefs de la ta­lla de Abraham Gar­cía o los her­ma­nos Ro­ca. Ade­más, su bo­de­gue­ro y vi­ce­pre­si­den­te, Tel­mo Rodríguez, se en­car­ga de man­te­ner una am­plí­si­ma se­lec­ción de cen­te­na­res de vi­nos de cor­ta pro­duc­ción. To­do con el ob­je­ti­vo de que "los so­cios prue­ben siem­pre al­go di­fe­ren­te a lo que es­tán acos­tum­bra­dos", se­gún Anaut.

Otro club de re­cien­te crea­ción en Ma­drid, el Club 567, hi­zo del aper­tu­ris­mo su ban­de­ra des­de su fun­da­ción: des­de el mis­mo mo­men­to en el que es acep­ta­do co­mo miem­bro, el so­cio pue­de ads­cri­bir­se a uno o va­rios de los co­mi­tés o clu­bes que con­for­man la ins­ti­tu­ción prin­ci­pal, y que abar­can a la ma­yo­ría de dis­ci­pli­nas pro­fe­sio­na­les. Así, exis­te un club de abo­ga­dos, uno de pe­rio­dis­tas, uno de tec­no­lo­gía, uno de mo­da y be­lle­za, etc. "So­mos un club de clu­bes, una mis­ma ca­sa con dis­tin­tas puer­tas de en­tra­da", ex­pli­ca Ma­nuel Lu­na, su pre­si­den­te. "Pe­ro to­dos ellos es­tán en­tre­la­za­dos, de ma­ne­ra que to­dos se re­la­cio­nan con to­dos. Es­to ge­ne­ra am­pli­tud de mi­ras, net­wor­king y apo­yo mu­tuo. Nues­tro ob­je­ti­vo es que el so­cio se va­ya más tran­qui­lo a la ca­ma por­que ha co­no­ci­do a gen­te co­mo él".

En Bar­ce­lo­na, con la lle­ga­da del Soho Hou­se, la idea que con­cep­tua­li­zó el hos­te­le­ro bri­tá­ni­co Nick Jo­nes ha­ce más de dos

Al­ber­to Anaut, pre­si­den­te de Matador: “Un club de­be ser un lu­gar don­de sus so­cios des­cu­bran co­sas nue­vas cons­tan­te­men­te”

BOY CO­LOR 1998 GA­ME AD­VAN­CE 2001 GA­ME BOY AD­VAN­CE SP 2003 GA­ME MIC 20 NINT2E0N0D4O DS

TRA­DI­CIÓN VS. MO­DER­NI­DAD Los clu­bes mo­der­nos han re­la­ja­do sus re­glas y ya no es ne­ce­sa­rio ves­tir tan ele­gan­te co­mo los se­ño­res de la ima­gen.

Se De es­ta con­so­la cer­ca de dis­tri­bu­ye­ron uni­da­des. de 82 mi­llo­nes de po­bla­ción la Dos ve­ces o me­nos. Es­pa­ña, más

Se con­ci­bió ca­si co­mo un ob­je­to de co­lec­cio­nis­ta: ca­be en un bol­si­llo y pe­sa 80 gra­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.