Di­ce que...

GQ (Spain) - - Planta Egqtiva -

¿QUIÉNno ha te­ni­do un com­pa­ñe­ro de tra­ba­jo que era un maes­tro del en­ga­ño, un pres­ti­di­gi­ta­dor de las his­to­rias in­ve­ro­sí­mi­les? Hay em­plea­dos que en so­lo me­dia ho­ra pue­den ma­tar a tres fa­mi­lia­res, des­cu­brir­se una en­fer­me­dad aún sin bau­ti­zar y que­dar atra­pa­dos en un ac­ci­den­te de trá­fi­co en ca­de­na. "Por eso no pu­de ve­nir ayer a tra­ba­jar", ter­mi­nan ca­da historia. No les im­por­ta que en sus pu­pi­las to­da­vía di­la­ta­das pue­dan des­cu­brir­se tres ga­la­xias; o que les tiem­ble el pul­so y exu­den vod­ka co­mo un as­per­sor. En el otro ex­tre­mo, el del mun­do de los gran­des je­ri­fal­tes, es­tá el rey por ex­ce­len­cia de la men­ti­ra: el fi­nan­cie­ro Ber­nard Ma­doff, que mon­tó un im­pe­rio de la es­ta­fa pi­ra­midal que de­jó un agu­je­ro ne­gro de 50.000 mi­llo­nes de dó­la­res. En­tre am­bos ca­sos es­ta­mos el res­to de los mor­ta­les. Por­que quien di­ga que nun­ca ha men­ti­do… mien­te.

Con esa pre­mi­sa co­mo pun­to de par­ti­da, los científicos lle­van dé­ca­das tra­tan­do de ave­ri­guar por qué, cuán­to y có­mo mentimos. Un es­tu­dio re­cien­te de la Uni­ver­si­dad de In­dia­na-pur­due Fort Way­ne con­clu­ye que so­lo un 16% de la gen­te di­ce la ver­dad en in­ter­net y que una in­men­sa ma­yo­ría (un 98%) asu­me que to­dos los de­más mien­ten. Otros aca­dé­mi­cos, co­mo el psi­có­lo­go Paul Piff, de la Uni­ver­si­dad de Ber­ke­ley (Ca­li­for­nia), han re­ve­la­do que son las per­so­nas con ma­yo­res in­gre­sos las más pro­pen­sas a en­ga­ñar. Pe­ro, ¿có­mo afec­tan nues­tras men­ti­ras en el mun­do em­pre­sa­rial? ¿Có­mo y por qué mentimos?

Co­mo ex­pli­ca a GQ el psi­có­lo­go Ru­bén Gon­zá­lez, lo que más pre­dis­po­ne a en­ga­ñar en el ám­bi­to la­bo­ral es un en­torno 'su­cio' o 'con­ta­mi­na­do'. "Cuan­do la ho­nes­ti­dad so­lo re­por­ta tran­qui­li­dad de con­cien­cia, no com­pen­sa de­cir la ver­dad". Así, la ma­yo­ría de las men­ti­ras sir­ven pa­ra cu­brir nues­tras ne­gli­gen­cias: el tí­pi­co e-mail al que ne­ga­mos el acu­se de re­ci­bo, por ejem­plo. Pa­ra Ca­rol Kin­sey Go­man, au­to­ra de The Truth About Lies in the Work­pla­ce y es­pe­cia­lis­ta en li­de­raz­go, "las men­ti­ras en el tra­ba­jo son tan ha­bi­tua­les que nos he­mos acos­tum­bra­do a ellas; y, en reali­dad, al­gu­nas ni si­quie­ra son ma­las. Las que co­no­ce­mos co­mo men­ti­ras pia­do­sas for­man par­te de cual­quier re­la­ción so­cial edu­ca­da y ama­ble".

POR QUÉ MENTIMOS Exis­ten las men­ti­ras, lla­ma­das así: men­ti­ras. Pe­ro tam­bién "los he­chos al­ter­na­ti­vos", co­mo de­no­mi­na el se­cre­ta­rio de Pren­sa del pre­si­den­te Do­nald Trump, Sean Spi­cer, a aque­llos da­tos que fa­ci­li­ta a los pe­rio­dis­tas pa­ra con­tra­de­cir la reali­dad. A ve­ces, en el tra­ba­jo, ha­ce­mos lo mis­mo. Qui­zá, pen­sa­mos, no es­ta­mos mintiendo, por­que no nos es­ta­mos in­ven­tan­do na­da –tan so­lo es­qui­van­do un ma­rrón con una ex­cu­sa o exa­ge­ran­do qui­zá al­gu­na de nues­tras ha­bi­li­da­des pro­fe­sio­na­les: ese in­glés ni­vel me­dio ha­bla­do y es­cri­to, por ejem­plo–. Los ob­je­ti­vos, al fi­nal, son siem­pre los mis­mos. Bá­si­ca­men­te tres: adap­tar­nos al me­dio, evi­tar las con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas de nues­tras ac­cio­nes y co­se­char be­ne­fi­cios. Otra de las cau­sas más re­cu­rren­tes de la men­ti­ra en el tra­ba­jo es la au­to­pro­tec­ción. Ten­de­mos a ca­llar­nos lo que pen­sa­mos y sen­ti­mos por­que cree­mos que, de no ha­cer­lo, nos ha­re­mos más vul­ne­ra­bles.

CUÁN­TO MENTIMOS Es prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble cuan­ti­fi­car qué por­cen­ta­je de nues­tras pa­la­bras se co­rres­pon­de con afir­ma­cio­nes de du­do­sa ve­ra­ci­dad, pe­ro al­gu­nos es­pe­cia­lis­tas se han atre­vi­do a dar nú­me­ros. Un 10 %, se­gún apun­ta el eco­no­mis­ta con­duc­tual Dan Ariely en su li­bro The Ho­nest Truth about Dis­ho­nesty. Una de ca­da cin­co ve­ces que in­ter­ac­tua­mos con al­guien, se­gún la in­ves­ti­ga­do­ra Be­lla De­pau­lo, de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia. Pa­ra Pa­me­la Meyer, una co­no­ci­da con­fe­ren­cian­te­que­lle­vaa­ño­sa­na­li­zan­do­las­tro­las(yha­cien­do­ca­rre­ra­de ellas) mentimos en­tre 10 y 200 ve­ces al día. Y por su par­te, el psi­có­lo­go Paul Ek­man, otro repu­tado ex­per­to en es­te te­rreno,opi­na­que­men­ti­mo­su­na­me­dia­de­tres­ve­ce­se­nu­na con­ver­sa­ción de 10 mi­nu­tos. En de­fi­ni­ti­va, lo ha­ce­mos más de lo que pen­sa­mos o cree­mos, pe­ro so­lo en al­gu­nos ca­sos la afi­ción por adul­te­rar los he­chos se con­vier­te en al­go pa­to­ló­gi­co. Es­to ocu­rre cuan­do, co­mo apun­ta Gon­zá­lez, "las men­ti­ras se vuelven ex­ce­si­vas y se pier­de el con­trol so­bre su con­ve­nien­cia y opor­tu­ni­dad". Es el mo­men­to, se­gún ex­pli­ca, en que em­pe­za­mos a creér­nos­las. "Pen­sa­mos que so­mos in­vul­ne­ra­bles a nues­tro in­ter­lo­cu­tor y des­pre­cia­mos su ca­pa­ci­dad pa­ra de­la­tar­nos. Es en­ton­ces, ge­ne­ral­men­te, cuan­do cae­mos en el abu­so y per­de­mos la cre­di­bi­li­dad, cuan­do pa­sa­mos a ser ca­ta­lo­ga­dos co­mo men­ti­ro­sos".

EN QUÉ MENTIMOS Lo­sem­bus­tes­tam­bién­se­pue­den­di­vi­di­ren­ca­te­go­rías.es­tán las men­ti­ras que se co­no­cen co­mo so­cia­les, que fun­cio­nan de lu­bri­can­te pa­ra las re­la­cio­nes en el en­torno la­bo­ral; las de exa­ge­ra­ción, que em­plea­mos pa­ra em­be­lle­cer nues­tras vi­das –los in­fluen­cers pro­fe­sio­na­les vi­ven li­te­ral­men­te de ellas–; las de omi­sión, por las que evi­ta­mos ofre­cer in­for­ma­ción que nos ha­ce que­dar en mal lu­gar –de­ci­mos que em­pren­de­mos nue­vos re­tos pro­fe­sio­na­les pa­ra no con­tar que nos han des­pe­di­do–; o las de­fen­si­vas, que se usan pa­ra evi­tar un cas­ti­go: "na­die me di­jo que te­nía que ha­cer eso". Pe­ro po­si­ble­men­te las más da­ñi­nas son los ru­mo­res, que no so­lo afec­tan a la repu­tación de una per­so­na, sino que pue­den lle­gar in­clu­so a pro­vo­car el des­plo­me de una em­pre­sa en la bol­sa (co­mo le su­ce­dió a Ap­ple en 2008, cuan­do se pro­pa­gó el bu­lo de que Ste­ve Jobs ha­bía su­fri­do un in­far­to).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.