LA­FA­YET­TE INS­TRU­MENT CO., INC:

GQ (Spain) - - Planta Egqtiva -

CUÁN­DO MENTIMOS Des­de an­tes de em­pe­zar. Se­gún re­ve­ló en 2006 un es­tu­dio pu­bli­ca­do en el Jour­nal of Ap­plied So­cial Psy­cho­logy, ocho de ca­da diez per­so­nas mien­ten en las en­tre­vis­tas de tra­ba­jo. Y cuan­to más es­pe­cia­li­za­do y téc­ni­co es el pues­to, mayor es la pro­ba­bi­li­dad de que tra­te­mos de em­bau­car al je­fe de re­cur­sos hu­ma­nos atri­bu­yén­do­nos ha­bi­li­da­des de las que ca­re­ce­mos. "Se sue­len uti­li­zar men­ti­ras que nos be­ne­fi­cian en ese pro­ce­so de con­tra­ta­ción, con el fin de pa­re­cer me­jo­res y más ap­tos", ana­li­za Kin­sey Go­man pa­ra GQ. "Pe­ro tam­bién el en­tre­vis­ta­dor mien­te pa­ra ha­cer que la ofer­ta de tra­ba­jo re­sul­te más atrac­ti­va", aña­de. En tiem­pos de cri­sis eco­nó­mi­ca, ade­más, es­te mal se acre­cien­ta. "Cuan­do es­ca­sean los pues­tos de tra­ba­jo los as­pi­ran­tes es­tán dis­pues­tos a arries­gar más por con­se­guir uno. En cual­quier ca­so, si to­do el mun­do es­tá pre­sio­na­do a men­tir en la mis­ma di­rec­ción (so­bre su for­ma­ción y cua­li­da­des), unas men­ti­ras tien­den a neu­tra­li­zar a otras", ex­pli­ca el psi­có­lo­go Ru­bén Gon­zá­lez.

QUÉ CON­SE­GUI­MOS Ca­da si­tua­ción ge­ne­ra una men­ti­ra con un ob­je­ti­vo di­fe­ren­te, pe­ro en ge­ne­ral lo ha­ce­mos pa­ra es­con­der una ver­dad que nos pue­de de­pa­rar con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas. Re­cor­de­mos una de las men­ti­ras más fa­mo­sas de la historia: Bill Clin­ton afir­man­do que no "ha­bía te­ni­do ejem­plo, fue­ron ca­pa­ces de tes­ti­fi­car en los años 90 que la ni­co­ti­na no era adic­ti­va; y se­ma­nas an­tes de que que­bra­ra el sec­tor de la cons­truc­ción en nues­tro país, el go­ber­na­dor del Ban­co de Es­pa­ña se­guía ne­gan­do la exis­ten­cia de una bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria.

La men­ti­ra, por otro la­do, no siem­pre es ma­la. Al­gu­nos es­pe­cia­lis­tas des­ta­can que cier­tos em­bus­tes son pro­ve­cho­sos, por­que per­mi­ten que la sociedad avan­ce y que las re­la­cio­nes la­bo­ra­les fun­cio­nen; y que in­clu­so pue­den ser sa­lu­da­bles –co­mo han de­mos­tra­do neu­ro­cien­tí­fi­cos de las Uni­ver­si­da­des de Washington y Har­vard– por su ca­pa­ci­dad de pro­du­cir emo­cio­nes po­si­ti­vas: en­ga­ñar li­be­ra do­pa­mi­na, la hor­mo­na del pla­cer y de la mo­ti­va­ción, que ac­ti­va los cir­cui­tos de re­com­pen­sa ce­re­bra­les.

CÓ­MO DE­TEC­TAR­LAS Exis­ten cier­tas pis­tas que per­mi­ten des­ta­par una men­ti­ra. Se­gún nos des­ve­la Go­man, es muy po­si­ble que nues­tro in­ter­lo­cu­tor nos la esté in­ten­tan­do co­lar cuan­do nos suel­ta un ar­gu­men­to de­ma­sia­do re­bus­ca­do, in­ten­ta em­bro­llar la con­ver­sa­ción pa­ra que no avan­ce, cam­bia ra­di­cal­men­te de te­ma an­te una pre­gun­ta di­rec­ta, con­tes­ta con pre­gun­tas, rehu­ye una res­pues­ta, du­da, ti­tu­bea o da ex­pli­ca­cio­nes que no se le han pe­di­do por ade­lan­ta­do. "Es un fun­cio­na­rio que ha ac­tua­do co­mo to­dos los fun­cio­na­rios", de­cían des­de el Go­bierno el año pa­sa­do pa­ra ca­mu­flar el nom­bra­mien­to irre­gu­lar del ex­mi­nis­tro Jo­sé Ma­nuel So­ria pa­ra el Ban­co Mun­dial.

Tam­bién al­gu­nas fór­mu­las de­no­tan fal­se­dad. Por ejem­plo: cons­truir la cre­di­bi­li­dad con ex­pre­sio­nes de arran­que co­mo "a de­cir ver­dad" o "si te soy sin­ce­ro"; dis­tan­ciar­se de al­go por me­dio del len­gua­je –el fa­mo­so

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.