Boss & To­nic

Boss Bottled To­nic es una ver­sión más fres­ca y li­ge­ra de la icó­ni­ca fra­gan­cia.

GQ (Spain) - - Cuidados -

oca­sio­nes, tam­bién pue­de te­ner dis­tin­tos per­fu­mes. Boss Bottled es cá­li­da, tie­ne so­li­dez, hue­le in­creí­ble, y To­nic es más energizante; es per­fec­ta pa­ra el ve­rano, pa­ra to­mar­se un res­pi­ro, ha­cer una es­ca­pa­da…; o in­clu­so pa­ra re­fres­car la men­te, al­go que, en mi ca­so, mu­chas ve­ces es una ver­da­de­ra ne­ce­si­dad".

Butler se con­si­de­ra una per­so­na es­pi­ri­tual y se sir­ve de dis­tin­tos mé­to­dos que le ayu­dan en su bús­que­da de equi­li­brio: "Me en­can­ta me­di­tar y em­pren­der to­do ti­po de aven­tu­ras ins­pi­ra­do­ras o es­cu­char char­las de mo­ti­va­ción. Tam­bién me gus­ta sa­lir a la na­tu­ra­le­za; ten­go un ran­cho pre­cio­so ro­dea­do de ro­bles, si­co­mo­ros y eu­ca­lip­tos, y ca­da vez que voy allí no­to có­mo se re­car­ga mi crea­ti­vi­dad".

PRE­PA­RA­DO PA­RA LA AC­CIÓN

Pro­fe­sio­nal­men­te, a Butler se le acu­mu­lan los pro­yec­tos. En sus pró­xi­mas pe­lí­cu­las in­ter­pre­ta­rá a un po­li­cía in­fil­tra­do, al co­man­dan­te de un sub­ma­rino, a un cien­tí­fi­co y a un fa­re­ro en Es­co­cia, pe­ro el ac­tor es cons­cien­te de que el pú­bli­co lo aso­cia con un cier­to ti­po de ci­ne y de per­so­na­je: el hé­roe de ac­ción que ti­ra de múscu­lo pa­ra aca­bar sal­van­do a la hu­ma­ni­dad. Las exi­gen­cias fí­si­cas de esos ro­da­jes le han pa­sa­do fac­tu­ra en for­ma de hue­sos rotos, ac­ci­den­tes y ma­gu­lla­du­ras. "Lle­vo esas le­sio­nes co­mo si fue­ran me­da­llas de ho­nor", ase­gu­ra. "Cuan­to más apa­lea­do sal­go, más sien­to que me he ga­na­do el suel­do. He te­ni­do he­ri­das gra­ves, le­sio­nes por en­tre­nar de­ma­sia­do, una vez ca­si me aho­go… Pe­ro es mi for­ma de mo­ti­var­me. Pa­ra in­ter­pre­tar a per­so­na­jes que son muy bue­nos en al­go tie­nes que in­ten­tar lle­gar a un cier­to ni­vel de ex­ce­len­cia tú tam­bién". Su au­to­exi­gen­cia al­can­zó sus co­tas más al­tas cuan­do se pre­pa­ró pa­ra el pa­pel de Leó­ni­das; se so­me­tió a una ru­ti­na de en­tre­na­mien­to sal­va­je pa­ra lo­grar pa­re­cer una es­cul­tu­ra, ca­si un dios. En su vida nor­mal, y aun­que nun­ca ha vuel­to a lle­gar a esos ex­tre­mos, Butler si­gue dán­do­le du­ro: "Aca­bo de ro­dar tres pe­lí­cu­las pa­ra las que he te­ni­do que au­men­tar 18 ki­los de múscu­lo –y lue­go per­der­los–. En mi ru­ti­na ha­bi­tual tam­bién me gus­ta en­tre­nar fuer­te, pe­ro se­gún voy cum­plien­do años me in­clino más por car­dio, ejer­ci­cios ba­sa­dos en el Pi­la­tes, pe­sos más li­ge­ros... Pa­ra rom­per la mo­no­to­nía tam­bién prac­ti­co surf, sen­de­ris­mo o mon­to en bi­ci. Es más di­ver­ti­do que es­tar siem­pre le­van­tan­do pe­sas, aun­que aho­ra quie­ro au­men­tar de ta­ma­ño otra vez, así que me es­pe­ra de nue­vo el gim­na­sio".

El in­tér­pre­te es­tá acos­tum­bra­do a rein­ven­tar­se, y no ha­bla­mos so­lo de su fí­si­co. El ci­ne es pa­ra él lo que los in­gle­ses lla­ma­rían "su se­gun­do ac­to"; en su vida an­te­rior, Butler fue un abo­ga­do de Glas­gow sin vo­ca­ción y que be­bía de­ma­sia­do. "Dios, ¿por dón­de em­pie­zo?", reac­cio­na al ser pre­gun­ta­do so­bre los gran­des desafíos a los que se ha en­fren­ta­do. "Ele­gir la ca­rre­ra equi­vo­ca­da fue un pe­río­do muy di­fí­cil; fue te­rri­ble dar­me cuen­ta de que me ha­bía com­pro­me­ti­do con al­go que no era mi ver­da­de­ra pa­sión, y aca­ba­ron des­pi­dién­do­me una se­ma­na an­tes de co­le­giar­me. En aquel mo­men­to me pa­re­ció un dra­ma, pe­ro de pron­to era li­bre pa­ra per­se­guir mi sueño. Allí es­ta­ba yo, un abo­ga­do fra­ca­sa­do en Es­co­cia a pun­to de mu­dar­se a Lon­dres, sin nin­gu­na ex­pe­rien­cia co­mo ac­tor y con un pro­ble­ma con el al­cohol que te­nía que so­lu­cio­nar. Y aquí es­toy aho­ra: soy em­ba­ja­dor de Hu­go Boss, ten­go una in­tere­san­te ca­rre­ra en el ci­ne, ado­ro mi tra­ba­jo. En mi vida ha ha­bi­do vic­to­rias y de­rro­tas, pe­ro to­do me ha ayu­da­do a cre­cer, es­pe­cial­men­te los fra­ca­sos. Y por eso creo que to­da­vía no soy el hombre que pue­do lle­gar a ser", re­ma­ta, ce­rran­do la char­la don­de co­men­zó. "Voy a te­ner que en­fren­tar­me a mu­chos más re­tos. Ese es el sen­ti­do de la vida, ¿no?". Cí­tri­cos, es­pe­cias y ma­de­ra. Boss Bottled To­nic mez­cla no­tas de po­me­lo, na­ran­ja amar­ga y li­món; el to­que pe­ne­tran­te del jen­gi­bre, que se aña­de a in­gre­dien­tes ya pre­sen­tes en la fra­gan­cia clá­si­ca co­mo el cla­vo, el ge­ra­nio o la ca­ne­la; o el ve­ti­ver, que ma­ti­za su ba­se ama­de­ra­da. Una nue­va in­cor­po­ra­ción a una co­lec­ción clá­si­ca. El di­se­ño sim­ple y ele­gan­te del fras­co ori­gi­nal de Boss Bottled se de­cli­na aho­ra en to­nos azu­la­dos. Boss Bottled To­nic es­tá dis­po­ni­ble des­de es­te mes a un pre­cio de ven­ta de 87 € (100 ml).

"Lle­vo mis le­sio­nes co­mo si fue­ran me­da­llas. Cuan­to más apa­lea­do sal­go de un ro­da­je, más sien­to que me he ga­na­do el suel­do".

-1DETÉN LA CAÍ­DA Con ca­da ca­be­llo que cae se va un po­co de nues­tra au­to­es­ti­ma. El Mi­no­xi­dil y el Fi­nas­te­ri­de son re­me­dios efi­ca­ces con­tra la cal­vi­cie an­dro­ge­né­ti­ca; y, en el peor de los ca­sos, siem­pre te que­da­rá el im­plan­te ca­pi­lar con téc­ni­ca FUE.

- 2 - DESINFLA LAS OJE­RAS Nos dan un as­pec­to can­sa­do po­co fa­vo­re­ce­dor en lo per­so­nal y pro­fe­sio­nal. Shi­sei­do. To­tal Re­vi­ta­li­zer Eye. 15 ml, 64 €. VA­LO­RA TU TIEM­PO: USA PRO­DUC­TOS MUL­TIU­SOS Qui­zá por­que em­pie­zas a per­ci­bir tu tiem­po co­mo fi­ni­to, lo va­lo­ras más. Uti­li­zar pro­duc­tos mul­tiu­sos que te aho­rren mi­nu­tos en el cuar­to de ba­ño es una bue­na es­tra­te­gia pa­ra ma­xi­mi­zar­lo. - 9 - VI­GI­LA LOS LU­NA­RES Aque­llos lu­na­res que cre­cen en ta­ma­ño, tie­nen for­ma irre­gu­lar, pre­sen­tan dis­tin­tos co­lo­res o pi­can pue­den ser el ger­men de un cán­cer ma­ligno. La piel es co­mo un pres­ta­mis­ta que nos em­pie­za a co­brar nues­tras deu­das en la me­dia­na edad.

- 16 - MA­XI­MI­ZA TU EN­TRE­NA­MIEN­TO Igual ya no tie­nes edad de se­guir ma­cha­can­do las ar­ti­cu­la­cio­nes con el run­ning. El en­tre­na­mien­to de al­ta in­ten­si­dad te aho­rra tiem­po y mi­ni­mi­za el ries­go de le­sio­nes por fric­ción. - 17 - CA­MI­NA TO­DOS LOS DÍAS Los be­ne­fi­cios de pa­sear son ca­si in­fi­ni­tos: que­ma ca­lo­rías, te man­tie­ne en for­ma, oxi­ge­na tu ce­re­bro, re­du­ce el es­trés, au­men­ta la pro­duc­ción de en­dor­fi­nas, te ayu­da a pen­sar y a to­mar me­jo­res de­ci­sio­nes…

ODICITIN VENIHIL Veos­sin­ti nihi­llo­riam lam dunt ea­tust ma­xim re ne­tu­rit ibe­rum­quiam quid qui non­se­qui aut ut eo­san­tem aut ea­rum

POR HÉCTOR IZ­QUIER­DO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.