Es­tre­lla de Orien­te

Pe­se a la in­cre­du­li­dad ini­cial, Scarlett Johann­son ha ter­mi­na­do apro­pián­do­se del per­so­na­je de Mo­to­ko Ku­sa­na­gi en la ver­sión ma­de in USA del cé­le­bre man­ga Ghost in the Shell.

GQ (Spain) - - Gq Detalles -

Alos pu­ris­tas les fal­tó lan­zar­se a las ca­lles de Tokio con an­tor­chas pa­ra pe­dir la ca­be­za de quien­quie­ra que hu­bie­se per­pe­tra­do se­me­jan­te ultraje. Cuan­do se hi­zo pú­bli­co que Scarlett Johansson (Nue­va York, 1984) iba a dar vi­da al cí­borg Mo­to­ko Ku­sa­na­gi en la nue­va adap­ta­ción ci­ne­ma­to­grá­fi­ca de Ghost in the Shell, los fans ja­po­ne­ses del man­ga se que­da­ron oji­plá­ti­cos (to­do lo oji­plá­ti­cos que se pue­dan que­dar las per­so­nas de fi­sio­no­mía orien­tal, va­ya). "¿Una yan­qui apro­pián­do­se de un sím­bo­lo de la cul­tu­ra pop ni­po­na?", de­bie­ron de pen­sar. Con el pa­so de las se­ma­nas, la reali­dad se fue abrien­do pa­so: la pas­ta la po­ne Holly­wood y si se quie­re ro­dar una ver­sión en car­ne y hue­so que ha­ga jus­ti­cia a la obra magna de Ma­sa­mu­ne Shi­row, es­ta tie­ne que ser ren­ta­ble; y, por cir­cuns­tan­cias del star sys­tem ac­tual, una es­tre­lla es­ta­dou­ni­den­se ven­de más en­tra­das que una ac­triz asiá­ti­ca (es­ta prác­ti­ca, la de co­lo­car in­tér­pre­tes cau­cá­si­cos en pa­pe­les pen­sa­dos pa­ra otras et­nias, tie­ne has­ta de­no­mi­na­ción pro­pia en el sec­tor: whi­te­wa­shing).

Sea co­mo fue­re, una vez su­pe­ra­do el shock ini­cial, la idea de Scarlett co­mo Mo­to­ko ya no pa­re­cía tan ma­la. Más bien, to­do lo con­tra­rio. Las bue­nas sen­sa­cio­nes que de­jó en los ade­lan­tos en for­ma de tea­sers, trái­lers y pro­mos que Paramount fue des­ve­lan­do du­ran­te los úl­ti­mos me­ses de 2016 ayu­da­ron bas­tan­te, y re­sul­tó que ella en­ca­ja­ba muy bien en una am­bien­ta­ción ci­ber­punk muy cer­ca­na a la es­té­ti­ca

del có­mic ori­gi­nal, ese que na­rra las des­ven­tu­ras del hu­ma­noi­de (Mo­to­ko) que li­de­ra el gru­po de po­li­cías en­car­ga­do de com­ba­tir al ex­tre­mis­ta que tor­pe­dea los avan­ces de la com­pa­ñía Han­ka Ro­bo­tics.

Scarlett Johann­son, en pa­ra­le­lo en un plano pro­mo­cio­nal, tam­bién pu­so de su par­te­pa­ra­in­cli­nar­la­ba­lan­zaa­su­fa­vor­de­cla­rán­do­lea­mo­re­ter­noal­per­so­na­je­ya­lu­ni­ver­so que le ro­dea. "Ha si­do in­creí­ble y muy com­ple­jo in­ter­pre­tar a la ma­jor Ku­sa­na­gi, por­que Ghost in the Shell no es so­lo una cin­ta de ac­ción vi­sual­men­te im­pac­tan­te; es tam­bién una his­to­ria so­bre au­to­co­no­ci­mien­to", de­cla­ró la ac­triz en no­viem­bre du­ran­te una pre­sen­ta­ción pre­via del fil­me en Ja­pón.

El pis­to­le­ta­zo de sa­li­da de la cin­ta (to­ma no­ta: 31 de mar­zo) se pro­du­ce jus­to des­pués de una eta­pa un tan­to agri­dul­ce en la vi­da de nuestra chica del mes. Por un la­do es­tá su di­vor­cio: en enero, Scarlett y el pe­rio­dis­ta fran­cés Ro­main Dau­riac pu­sie­ron fin a un ma­tri­mo­nio de dos años (sí, chi­cos, ¡vol­ve­mos a te­ner op­cio­nes!). Por otro, he­mos co­no­ci­do tras ce­rrar la con­ta­bi­li­dad del cur­so an­te­rior que la neo­yor­qui­na se con­sa­gró co­mo la ac­triz más ta­qui­lle­ra de 2016 (sus tra­ba­jos, so­bre to­do Ca­pi­tán Amé­ri­ca: Ci­vil War, re­cau­da­ron un to­tal de 1.200 mi­llo­nes de dó­la­res). Es­te año, te­nien­do en cuen­ta la ex­pec­ta­ción ge­ne­ra­da por Ghost in the Shell y las po­si­bi­li­da­des que se pre­sen­tan en el mer­ca­do asiá­ti­co, qui­zá co­ro­ne de nue­vo la in­dus­tria del ocio. A de­cir ver­dad, es­te su­pues­to no nos ex­tra­ña­ría na­da: al fin y al ca­bo, es­ta­mos ha­blan­do de Scarlett Johann­son, la nue­va es­tre­lla de Orien­te.

SON­RÍE, MUJ Que tie­nes mo­ti­vos: la ac­triz has más ta­qui­lle­ra con de 2 un to­tal de 1.200 de dó­la­res mill re­cau­da­dos en

OTROS PRO­YEC­TOS EN EL HO­RI­ZON­TE Ade­más de Scarlett tie­ne pen­dien­te de es­treno la co­me­dia dra­má­ti­ca (aquí lle­ga­rá en ju­nio).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.