El soul mo­derno

Cuer­das, vien­tos, rit­mo, im­pro­vi­sa­ción… My­les San­ko sin­te­ti­za lo me­jor de la mú­si­ca ne­gra.

GQ (Spain) - - Planeta Pop -

De ni­ño que­ría ser co­mo Mi­chael Jack­son y po­co des­pués, ya de ado­les­cen­te, sin­tió bien fuer­te la pi­ca­du­ra del hip-hop. Gra­cias a esa mez­cla y a un gran ape­ti­to por el co­no­ci­mien­to mu­si­cal, My­les San­ko es hoy uno de los más fir­mes re­vi­ta­li­za­do­res del soul; y, en su ca­so, es­te rol tam­bién trae con­si­go un to­que re­no­va­dor. "Quie­ro que mis dis­cos sue­nen ac­tua­les y man­te­ner vi­va la lla­ma del gé­ne­ro sin ne­ce­si­dad de imi­tar sus pa­tro­nes clá­si­cos", ex­pli­ca. Na­ci­do en Gha­na y re­si­den­te en In­gla­te­rra, San­ko con­si­gue que el jazz y el funk con­flu­yan en un es­ti­lo pro­pio. "El hip-hop es fun­da­men­tal pa­ra mí. No se no­ta es­cu­chan­do mis can­cio­nes, pe­ro su in­fluen­cia es evi­den­te a la ho­ra de com­po­ner­las", aña­de.

Sus le­tras, de gran car­ga po­lí­ti­ca, co­mo las de su ad­mi­ra­do Gil Scott-he­ron o las de su con­tem­po­rá­neo Gre­gory Por­ter, son des­lum­bran­tes; pe­ro lo que de ver­dad des­ta­ca de San­ko es la ri­que­za de su voz, que ya ha si­do com­pa­ra­da con la de Otis Red­ding o Bill Wit­hers. Si quie­res em­pe­zar a se­guir­le la pis­ta, aquí tie­nes un buen pun­to de par­ti­da: a fi­na­les de 2016 pu­bli­có Just Being Me (Lé­gè­re Re­cor­dings/dox Re­cords), ál­bum que pre­sen­ta­rá en di­rec­to los días 22, 23, 24 y 25 de mar­zo en Ma­drid, Bar­ce­lo­na, Mur­cia y

Bur­gos.

¿QUIÉ­NES SON Y POR QUÉ MOLAN?

En 1984 in­ven­ta­ron el in­die rui­do­so en In­gla­te­rra mez­clan­do me­lo­días six­ties y dis­tor­sión.

UN AR­TIS­TA PO­LI­FA­CÉ­TI­CO Ade­más de mú­si­co, My­les San­ko tam­bién es di­se­ña­dor y ci­neas­ta, de ahí su pu­li­da ima­gen: él mis­mo se ocu­pa de con­ce­bir­la y plas­mar­la. Aquí lle­va Ca­va­lla­ro Na­po­li.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.