JOHN TRA­VOL­TA

A es­tas al­tu­ras ya nos he­mos acos­tum­bra­do a que reapa­rez­ca ca­da cier­to tiem­po y nos re­cuer­de que es un ac­tor úni­co. Es­ta vez lo ha he­cho a tra­vés de un nue­vo me­dio, la te­le­vi­sión, con una pa­pel des­ta­ca­do en la se­rie de la tem­po­ra­da: The Peo­ple v. O. J. Si

GQ (Spain) - - Estrenos -

• lis­to pa­ra su pri­mer plano, sin ne­ce­si­dad de pa­sar por las ma­nos de ma­qui­lla­do­res, es­ti­lis­tas o la cos­tu­re­ra ucra­nia­na cu­yo tra­ba­jo es pre­ci­sa­men­te ase­gu­rar que el ac­tor es­té pre­pa­ra­do pa­ra su pri­mer plano. Es­tá lis­to an­tes in­clu­so de que al­guien pue­da po­sar sus ojos so­bre él; pro­ba­ble­men­te an­tes de que su jet pri­va­do ate­rri­za­ra en el as­fal­to ca­li­for­niano (con él a los man­dos) y, des­de lue­go, an­tes de emer­ger de su lu­jo­so SUV (con­du­ci­do por un chó­fer). Vis­te un tra­je sa­ca­do de su pro­pio ar­ma­rio. Tra­vol­ta ex­pli­ca una y otra vez que lo con­fec­cio­nó un sas­tre ita­liano, en un tono que, le­jos de ser pre­sun­tuo­so, trans­mi­te ad­mi­ra­ción ha­cia la cul­tu­ra del país, ha­cia el pro­pio tra­je y ha­cia el hom­bre que lo cor­tó. Es ho­ra de dis­pa­rar.

Con sus 188 cm. de es­ta­tu­ra y a sus 63 años, Tra­vol­ta ha evo­lu­cio­na­do des­de aquel rom­pe­co­ra­zo­nes de cin­tu­ra es­tre­cha a una ima­gen más im­po­nen­te, que se ase­me­ja a un re­tra­to al óleo del pre­si­den­te de un ban­co. Su bo­ca es la mis­ma que ha­ce 40 años, pe­ro su ca­ra se ha re­lle­na­do al­go, lo que ha­ce que sus la­bios, an­tes pro­vo­ca­ti­vos, pa­rez­can más pro­por­cio­na­dos. Su inigua­la­ble per­fil re­fle­ja se­re­ni­dad y con­fian­za, co­mo un moái de la Is­la de Pas­cua.

Es el día an­tes de los pre­mios Emmy, a los que es­ta­ba no­mi­na­do por su tra­ba­jo en The Peo­ple v. O. J. Sim­pson (en la que in­ter­pre­ta al abo­ga­do pre­su­mi­do y re­mil­ga­da­men­te fu­rio­so de Sim­pson, Ro­bert Sha­pi­ro). Se tra­ta de una ac­tua­ción clá­si­ca de Tra­vol­ta en su épo­ca mo­der­na: mas­ti­can­do las es­ce­nas ca­da se­ma­na con el gus­to ne­ce­sa­rio pa­ra dis­traer­te de su in­con­fun­di­ble ros­tro y con la ge­ne­ro­si­dad pa­ra en­ca­jar co­mo una pie­za más en un re­par­to bri­llan­te. Pa­ra la ma­yo­ría de los ac­to­res, for­mar par­te de la se­rie dra­má­ti­ca más im­por­tan­te del año se­ría un acon­te­ci­mien­to que ca­ta­pul­ta­ría su ca­rre­ra, pe­ro Tra­vol­ta es ya tan fa­mo­so que cues­ta ima­gi­nar que al­go le pue­da ha­cer más co­no­ci­do aún.

Así que le ha­go una pre­gun­ta ri­dí­cu­la: ¿Ha cam­bia­do al­go tu vi­da for­mar par­te de un exi­ta­zo co­mo es­te? La res­pues­ta de Tra­vol­ta es un edu­ca­do "en reali­dad no, pe­ro me ha­ce sen­tir bien. A ve­ces te em­bar­cas en pro­yec­tos de mu­cha ca­li­dad que co­mu­ni­can te­mas pro­fun­dos, que tie­nen una re­per­cu­sión so­cial. Cuan­do es­tás en pro­yec­tos así –co­mo Pri­mary Co­lors, co­mo la por­ta­da de la re­vis­ta Ti­me, co­mo Pulp Fic­tion, co­mo Fie­bre del sá­ba­do no­che o co­mo Cow­boy de ciudad–, cuan­do es­tás ha­cien­do al­go ca­paz de im­pac­tar en la so­cie­dad, sien­tes un or­gu­llo di­fe­ren­te. Va más allá del or­gu­llo por el éxi­to. Es el or­gu­llo de…", du­da por un mo­men­to, "…la in­te­gri­dad, su­pon­go. No siem­pre tie­nes la opor­tu­ni­dad de for­mar par­te de pro­yec­tos con es­ta re­so­nan­cia, pe­ro cuan­do lo ha­ces, mar­ca la di­fe­ren­cia".

¿Es un desafío –le pre­gun­to– com­pa­gi­nar el or­gu­llo por el pro­yec­to con la no­ción de que es­tá re­la­cio­na­do con un bru­tal do­ble ho­mi­ci­dio? Tra­vol­ta res­pon­de des­pa­cio, mi­dien­do sus pa­la­bras. "Es­ta es una se­rie po­de­ro­sa, trá­gi­ca, ver­da­de­ra y al mis­mo tiem­po en­tre­te­ni­da. Es una com­bi­na­ción po­co ha­bi­tual", ex­pli­ca. "Pe­ro... es mag­né­ti­ca por su ni­vel de ca­li­dad. Es una de­fi­ni­ción de en­tre­te­ni­mien­to que es muy di­fe­ren­te a, di­ga­mos, Grea­se. Ayu­da a las per­so­nas a en­ten­der la reali­dad. Un pre­di­ca­dor afro­ame­ri­cano se acer­có a mí y me di­jo... –adop­ta un acen­to que pue­de ser des­cri­to a gran­des ras­gos co­mo el de un pre­di­ca­dor afro­ame­ri­cano– 'Le quie­ro dar las gra­cias por ese show so­bre O. J., por­que mi con­gre­ga­ción ha es­ta­do di­vi­di­da du­ran­te años. Ha­béis he­cho una se­rie que ex­pli­ca... y aho­ra en­tien­do a am­bas par­tes y por qué ocu­rrió aque­llo de…". Tra­vol­ta se aca­ba de dar cuen­ta de que es­tá rea­li­zan­do una imi­ta­ción de una per­so­na ne­gra dan­do las gra­cias a John Tra­vol­ta por ex­pli­car el jui­cio a O. J., así que cam­bia de nue­vo a su pro­pia voz. "No pre­ten­día imi­tar­le, pe­ro que­ría dar­te una ima­gen del im­pac­to que ha te­ni­do la se­rie en al­guien en par­ti­cu­lar. Cuan­do en­tien­des que nues­tro sis­te­ma le­gal es­tá com­ple­ta­men­te ro­to, te das cuen­ta de mu­chas co­sas. Y me­re­ce la pe­na con­tar es­ta his­to­ria tan trá­gi­ca. Si lo ha­ces so­lo por la di­ver­sión, des­de lue­go que es de­lez­na­ble. Pe­ro pen­sa­mos que po­día­mos arro­jar luz so­bre el te­ma y ayu­dar a com­pren­der­lo, y ha da­do lu­gar a si­tua­cio­nes en las que es­to se ha pro­du­ci­do".

• pa­re­ce es­cul­pi­da con un cin­cel y re­ma­ta­da con un ae­ró­gra­fo. Por ello, no me sor­pren­de su res­pues­ta cuan­do le pre­gun­to su edad: "Soy in­tem­po­ral". In­clu­so pue­de que sea un androide. "Veo a los an­droi­des co­mo los otros del fu­tu­ro", ex­pli­ca, mos­tran­do por la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial la mis­ma em­pa­tía que sien­te por las cla­ses mar­gi­na­das. "Me sien­to res­pon­sa­ble de al­zar la voz por los que son di­fe­ren­tes". Su úl­ti­ma pe­lí­cu­la, la no­mi­na­da al Os­car Fi­gu­ras ocul­tas, re­vin­di­ca otro ti­po de otros: es­tá pro­ta­go­ni­za­da por las pri­me­ras mu­je­res ne­gras que tra­ba­ja­ron pa­ra la NASA en los años 60. Monáe, de he­cho, in­ter­pre­ta a una compu­tado­ra (la NASA lla­ma­ba "compu­tado­ras" a sus ma­te­má­ti­cos) que, al igual que la ac­triz en la vi­da real, no per­mi­te que le de­jen de la­do. "Quie­ro re­de­fi­nir lo que sig­ni­fi­ca ser una jo­ven ne­gra, sal­va­je y li­bre en Amé­ri­ca", ase­gu­ra.

Es al­go des­con­cer­tan­te con­tem­plar có­mo se so­me­te a las de­man­das de un di­rec­tor y un es­tu­dio al­guien que con­tro­la tan­to su pro­pia ima­gen. Pe­ro a es­ta chica de Kan­sas no pa­re­ce im­por­tar­le trans­for­mar­se pa­ra pa­pe­les en pe­lí­cu­las im­por­tan­tes, co­mo la tam­bién os­ca­ri­za­ble Moon­light, don­de ha­ce de no­via de un ca­me­llo que pro­vee apo­yo emo­cio­nal a un jo­ven afro­ame­ri­cano con pro­ble­mas pa­ra de­fi­nir su iden­ti­dad se­xual. Por su­pues­to, sus am­bi­cio­nes no se que­dan ahí: "Quie­ro ver a más per­so­nas ne­gras en la pan­ta­lla. No so­lo en pe­lí­cu­las pe­que­ñas co­mo Moon­light, sino tam­bién en las que tie­nen mu­cho más pre­su­pues­to". Y, da­do que la es­pe­ran­za de vi­da de un androide ron­da por lo me­nos los 500 años, Monáe tie­ne tiem­po de so­bra pa­ra desafiar las con­ven­cio­nes de Holly­wood.

PE­TER HAPAK • CAITYWEAVER

ANDROIDE INCONFORMI Ha si­do no­mi­na­da ve­ces a los por Gram sus can­cio­ne aho­ra tie­ne de el pu mi­ra en los pre ci­ne­ma­to­grá­fi­co

• MARK ANT­HONY GREEN

CUA­TRO ¿AMI­GOS? Beg­bie, Ren­ton, Spud y Sick Boy, con 20 años más en­ci­ma. Los mis­mos que Ro­bert Carly­le, Ewan Mc­gre­gor, Ewen Brem­ner y Jonny Lee Mi­ller.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.