TRA­VE­LLING

GQ (Spain) - - Estrenos - JAAP BUITENDIJK

• LA PRI­ME­RA PAR­TE DE 'TRAINS­POT­TING' se ba­só en una no­ve­la áto­na, vio­len­ta, or­giás­ti­ca, dro­ga­dic­ta y al­cohó­li­ca con cer­ca de una do­ce­na de pro­ta­go­nis­tas prin­ci­pa­les. Des­ta­ca­ba en­tre to­dos ellos Mark Ren­ton, pe­ro fue el fres­co co­ral de­sen­can­ta­do con la hu­mi­lla­da so­cie­dad es­co­ce­sa el que lle­vó al pro­duc­tor An­drew Mc­do­nald a em­bar­car a Danny Boy­le (di­rec­tor) y John Hod­ge (guio­nis­ta) en la adap­ta­ción al ci­ne del des­len­gua­do re­la­to de Ir­vi­ne Welsh. El ma­te­rial de par­ti­da te­nía ma­de­ra de pro­tes­ta so­cial, pe­ro no de himno, por lo que un tru­co de guión y de mon­ta­je en­tre­sa­có el ma­ni­fies­to 'Eli­ge la vi­da' del me­ri­diano del li­bro y lo si­tuó jus­to al co­mien­zo del me­tra­je pa­ra, mez­cla­do con el Lust for Li­fe de Iggy Pop, dar la bien­ve­ni­da al ele­fan­te en la ca­cha­rre­ría. Se cum­plía así una de las po­cas con­di­cio­nes im­pues­tas por Welsh pa­ra ven­der los de­re­chos de su obra: que no se con­vir­tie­ra en otro ador­me­ci­do es­tan­dar­te de la lu­cha obre­ra deu­dor de la fór­mu­la sin sal de­mo­cra­ti­za­da por Ken Loach.

Con vein­te años de his­to­ria pop a las es­pal­das, la se­cue­la más es­pe­ra­da del ci­ne bri­tá­ni­co re­cien­te pue­de per­mi­tir­se el lu­jo de re­edi­tar aque­lla ver­sión del 'Eli­ge la vi­da' en el ecua­dor de T2: Trains­pot­ting. Ya no ha­ce fal­ta tar­je­ta de visita. Su­fi­cien­te es ver re­gre­sar al trai­dor Ren­ton a su Edim­bur­go na­tal. Des­pués de ases­tar el gol­pe que le cos­ta­ría su amis­tad con Sick Boy, Spud y Beg­bie, el hi­jo pró­di­go vuel­ve al ho­gar, y don­de an­tes­vi­mos­he­roí­nay­nihi­lis­moho­yen­con­tra­mos co­caí­na, ren­cor, con­for­mis­mo y, so­bre to­do, nos­tal­gia. "Eli­ge Fa­ce­book, Twit­ter, Ins­ta­gram, con la es­pe­ran­za de que a al­guien, en al­gu­na par­te, le im­por­te. Eli­ge re­vi­si­tar vie­jos amo­res, desean­do ha­ber­lo he­cho to­do de otra ma­ne­ra. Y eli­ge ver có­mo la his­to­ria se re­pi­te", pro­cla­ma Ren­ton.

Ape­nas un mes an­tes del es­treno en Es­pa­ña nos des­pla­za­mos has­ta el gla­mou­ro­so Ho­tel Co­rint­hia, a es­ca­sos 200 me­tros de Pic­ca­dilly Cir­cus. Mo­zos de gran­des es­pal­das y lar­gos som­bre­ros de ca­pi­ro­te que an­ta­ño no ha­brían de­ja­do pa­sar a la pan­di­lla pro­ta­go­nis­ta, flan­quean hoy la en­tra­da en la que se arre­mo­li­nan una do­ce­na de fans en­te­ra­di­llos pro­vis­tos de ca­rá­tu­las de deu­ve­dés y pos­ta­les en pos de ser au­to­gra­fia­dos por cua­tro de los más gran­des hé­roes na­cio­na­les del país ve­cino. Aho­ra es­ta­mos muy le­jos del peor re­tre­te de Es­co­cia.

De re­pen­te, Ewan Mc­gre­gor, Jonny Lee Mi­ller y Ro­bert Carly­le sa­len de sus pós­ters y se ha­cen cor­pó­reos. Co­mo en una reunión de an­ti­guos alum­nos, siem­pre es­tá el que no ha po­di­do en­con­trar can­gu­ro (o an­da de re­sa­ca) y es ba­ja de úl­ti­ma ho­ra, y por eso hay un hue­co don­de de­be­ría en­con­trar­se Ewen Brem­ner (Spud). Pe­se a que du­ran­te to­do es­te tiem­po han per­ma­ne­ci­do jun­tos en la pa­red de tu dor­mi­to­rio de es­tu­dian­te, ellos ape­nas se han vis­to. "Vi­vo en Ca­na­dá la ma­yor par­te del tiem­po y de vez en cuan­do coin­ci­do con Jonny (Lee Mi­ller), que pa­ra en Nue­va York; a Ewen (Brem­ner) le he vis­to un par de ve­ces, pe­ro con Ewan (Mc­gre­gor) no coin­ci­día des­de que ro­da­mos la pri­me­ra par­te", ex­pli­ca un afei­ta­do Beg­bie (Carly­le). "Una es­tu­pi­dez de lo más gran­de", se­gún él.

Des­pués de que Welsh pu­bli­ca­ra Porno en 2002 hu­bo has­ta dos guio­nes pre­li­mi­na­res pa­ra una se­cue­la que pro­ba­ble­men­te no hu­bie­ran con­ven­ci­do a la pan­di­lla pro­ta­go­nis­ta. "Ha­ce 10 años John Hod­ge me en­tre­gó uno muy pe­ga­do a la no­ve­la que ni si­quie­ra le en­se­ñé a los chi­cos", cuen­ta el di­rec­tor de am­bas par­tes. "No ha­brían que­ri­do ha­cer­lo por­que tam­po­co a mí me ape­te­cía", pe­ro el es­que­le­to de lo que ya po­de­mos ver en las pan­ta­llas, con­cre­ta­do ha­ce dos años, sí sa­tis­fi­zo a Boy­le y des­pués a to­dos los de­más. "Ha­ce año y me­dio, Danny me man­dó una pos­tal ofi­cial de la pri­me­ra pe­lí­cu­la don­de so­lo po­nía: '¿Te ape­te­ce vol­ver al set? En bre­ve te man­do el guión. Con ca­ri­ño, Danny'. No pu­so ni el re­mi­ten­te", bro­mea Sick Boy (Lee Mi­ller).

No pue­den ne­gar que cal­zar­se tan gran­des za­pa­tos les in­ti­mi­dó un po­co, ni si­quie­ra a quien en­tre me­dias die­ra vi­da al jo­ven Obi Wan Ke­no­bi y pro­ta­go­ni­za­ra la pe­lí­cu­la más ta­qui­lle­ra de la his­to­ria del ci­ne es­pa­ñol (Lo im­po­si­ble): "Una de las in­quie­tu­des de vol­ver a ser Ren­ton era sa­ber si po­dría sen­tir­me co­mo él otra vez, si­po­dría­ser­lo­su­fi­cien­te­men­tees­co­cés.lue­go­pen­sé­que,des­pués de aban­do­nar­los a to­dos, de­jó Edim­bur­go du­ran­te 20 años y yo vuel­vo allí ca­da año. Ade­más, cuan­do me en­con­tré con Ewen en la­fi­la­de­la­co­mi­dael­pri­mer­día­de­ro­da­je­co­men­za­mo­sa­char­lary me di cuen­ta de que to­do se­guía co­mo an­tes", re­su­me Mc­gre­gor.

Ade­más de po­der lo­ca­li­zar en Edim­bur­go –en lu­gar del más ba­ra­to Glas­gow de en­ton­ces–; te­ner la op­ción de re­pe­tir to­mas y re­don­dear una ban­da so­no­ra mu­cho más ca­ra ("Aho­ra he­mos po­di­do in­cluir Ra­dio Ga Ga de Queen cuan­do en 1996 tu­vi­mos que pres­cin­dir del Gol­den Years de David Bo­wie", confiesa Boy­le), la di­fe­ren­cia más no­ta­ble se en­cuen­tra en un men­sa­je an­te el que in­clu­so los más juer­guis­tas dis­cí­pu­los de Nietzs­che son ca­pa­ces de hin­car la ro­di­lla. Vol­ver la vis­ta atrás y re­co­rrer co­mo tu­ris­ta los res­col­dos de nuestra ju­ven­tud pe­sa. Pe­sa exac­ta­men­te 20 años.

POR ALBERTO MO­RENO

El nue­vo escudo de la Ju­ven­tus es una so­bria "J" ma­yús­cu­la. Los di­rec­ti­vos ar­gu­men­ta­ron al pre­sen­tar­lo que "cap­tu­ra­ba el ADN del equi­po pe­ro mi­ran­do al fu­tu­ro". Así, la Vec­chia Sig­no­ra pa­sa­ba a ser una sig­no­ra mo­der­na con un pi­si­to en el ba­rrio de mo­da de Tu­rín ac­tua­li­zan­do ocho ve­ces al día su Ins­ta­gram Sto­ries. Co­mo su­ce­dió cuan­do se des­cu­brió el nue­vo y sim­pli­fi­ca­do escudo del Atlé­ti­co, mu­chas hinchas es­cri­bie­ron en re­des so­cia­les esa co­le­ti­lla que avan­za a la ve­lo­ci­dad de un do­min­go: "odio eterno al fút­bol mo­derno". El odio eterno al fút­bol mo­derno se ha con­ver­ti­do ca­si en un ri­pio, el con­jun­to de tro­zos de la­dri­llo, pie­dras y de­más ma­te­ria­les de desecho de una obra de al­ba­ñi­le­ría que se em­plean pa­ra re­lle­nar hue­cos. Re­lle­na cual­quier con­ver­sa­ción por­que sí, hay mu­chas co­sas que odiar del fút­bol mo­derno.

Hay que odiar a mag­na­tes en­tran­do en es­ta­dios pa­ra mi­rar sus cuen­tas y no sus vi­tri­nas. Hay que odiar las bo­tas de fút­bol con es­tam­pa­dos que po­dría lle­var Crue­lla de Vil. Hay que odiar los pre­cios dis­pa­ra­ta­dos pa­ra que tu hi­jo vea un par­ti­do de se­gun­da y los ho­ra­rios ri­dícu­los pa­ra que un tra­ba­ja­dor de Shenz­hen pue­da ver un par­ti­do de Co­pa del Rey, pe­ro no un es­pa­ñol que se le­van­ta a las cin­co de la ma­ña­na. Hay que odiar los "bueno, los par­ti­dos a ve­ces se ga­nan y a ve­ces se pier­den", los "no hay ri­val fá­cil", los "da igual que hoy ha­ya mar­ca­do dos go­les, lo im­por­tan­te es el re­sul­ta­do pa­ra el equi­po", rue­das de pren­sa que pa­re­cen dis­cur­sos de Si­ri, sin na­tu­ra­li­dad, ni im­pro­vi­sa­ción. Hay que odiar las ma­nos ne­gras, los vi­lla­ra­tos, la li­ga de dos, las ter­tu­lias de­por­ti­vas que so­lo ha­blan de dos, la fi­ní­si­ma piel. Hay quien di­ce que el fút­bol mo­derno em­pe­zó cuan­do los re­pre­sen­tan­tes de las mar­cas de­por­ti­vas se co­la­ron en los ves­tua­rios; cuan­do Cruyff ame­na­zó a la fe­de­ra­ción ho­lan­de­sa con no dispu­tar el Mun­dial de Ale­ma­nia si le obli­ga­ban a po­ner­se la ca­mi­se­ta de la se­lec­ción con una mar­ca dis­tin­ta con la que ha­bía fir­ma­do; cuan­do se de­ja­ron de ver bi­go­tes en las fo­tos de los equi­pos; cuan­do los fut­bo­lis­tas bus­ca­ron re­ti­ros do­ra­dos en paí­ses que no sa­brían ni si­tuar en el ma­pa; cuan­do lle­ga­ron las apues­tas; con la con­ver­sión de los equi­pos en so­cie­da­des anó­ni­mas de­por­ti­vas. O igual la era del fút­bol mo­derno em­pe­zó con al­go mu­cho más sen­ci­llo que to­do es­to: con la nos­tal­gia.

Por­que el fút­bol mo­derno tam­bién es el Lei­ces­ter ga­nan­do la Pre­mier, el ba­lón ro­dan­do a ma­yor ve­lo­ci­dad, el Mun­dial de Su­dá­fri­ca, ju­ga­do­res me­jor pre­pa­ra­dos fí­si­ca­men­te, po­der ver a tu equi­po des­de tu te­lé­fono mó­vil a mi­les de ki­ló­me­tros de dis­tan­cia, que se em­pie­cen a per­se­guir los in­sul­tos xe­nó­fo­bos y ma­chis­tas en los es­ta­dios, o el des­per­tar (aun­que to­da­vía len­to) del fút­bol fe­me­nino. El fút­bol, co­mo fe­nó­meno so­cial y cul­tu­ral, no de­ja de ser un re­fle­jo de su tiem­po. Y cuan­do el tiem­po pa­sa, que­da el afi­cio­na­do que com­pra ac­cio­nes pa­ra sos­te­ner a un equi­po. Per­ma­ne­ce la ma­sa so­cial, la gra­da y la esen­cia del de­por­te que in­ven­ta­ron unos lo­cos in­gle­ses.

3. 4.

CLAR ADIDA ins­pi­ra­ció

TIEM­POS MO­DER­NOS En el Mun­dial de 1974, Cruyff exi­gió lle­var en su ca­mi­se­ta dos (y no tres) ra­yi­tas pa­ra no anun­ciar a quien no le pa­ga­ba. A la de­re­cha, Ra­nie­ri sos­te­nien­do la co­pa de la Pre­mier con el Lei­ces­ter, lo más ro­mán­ti­co que ha pa­sa­do úl­ti­ma­men­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.