S

GQ (Spain) - - Gq Zoom -

en­ta­do en un bor­di­llo de la ace­ra, el top mo­del apu­ra re­la­ja­do un ci­ga­rri­llo co­mo si fue­ra un ado­les­cen­te en un día de pe­llas; o uno de esos jó­ve­nes re­bel­des y de­socu­pa­dos –a lo Ja­mes Dean o Mar­lon Bran­do– con mu­cho tiem­po que per­der. Lo pen­sa­mos… aun­que sa­be­mos que no es ver­dad; que per­der el tiem­po no es pre­ci­sa­men­te una ex­pre­sión que en­ca­je de­ma­sia­do bien en el vo­ca­bu­la­rio de la per­so­na que te­ne­mos de­lan­te. Sa­be­mos que aca­ba de ate­rri­zar de Nue­va York, que en unas ho­ras vo­la­rá a otra ciudad pa­ra otro tra­ba­jo, y que si fu­ma dis­traí­da­men­te en una ca­lle del ma­dri­le­ño ba­rrio de Em­ba­ja­do­res es so­lo por­que es­tá es­pe­ran­do a que el es­tu­dio don­de va­mos a rea­li­zar es­ta se­sión de fo­tos es­té lis­to. "Lo va­mos a pa­sar bien hoy, ¿eh?", co­men­ta re­la­ja­do, "al me­nos eso di­cen de Es­pa­ña"; y nos vuel­ve fu­gaz­men­te la ima­gen del­he­do­nis­tao­cio­soob­se­sio­na­do­con­di­ver­tir­se­mi­en­tras,aes­ca­sos­me­tros­de­don­de­nos ha­lla­mos,nos­de­vuel­vea­la­rea­li­da­du­na­mar­que­si­na de au­to­bús con su im­pe­ca­ble ros­tro im­pre­soe­nun­car­tel–una­de­su­sin­con­ta­bles cam­pa­ñas pu­bli­ci­ta­rias–. Así que te­ne­mos Sean O'pry por par­ti­da do­ble: por un la­do, el­cha­val­de27años­de­geor­gia­que­no­tie­ne in­ten­ción de acos­tar­se pron­to es­ta no­che; y, por el otro, el ros­tro icó­ni­co del si­glo XXI, la ima­gen per­fec­ta pa­ra las mar­cas.

Sean es hoy el rey del fas­hion sys­tem, el mo­de­lo me­jor pa­ga­do del mun­do. Pe­ro su as­cen­so has­ta lo más al­to no ha si­do co­ser y can­tar: diez años le ha cos­ta­do al es­ta­dou­ni­den­se ob­te­ner esa es­pe­cie de don de la ubi­cui­dad. Aun­que en sus ini­cios esa no era su ma­yor am­bi­ción: "Pen­sé que lo de ser mo­de­lo iba a du­rar seis me­ses o así y que des­pués vol­ve­ría a la uni­ver­si­dad. ¡Y mi­ra aho­ra! Nun­ca me ima­gi­né que años más tar­de es­ta­ría aquí sen­ta­do ha­cien­do una en­tre­vis­ta". Las ca­be­ce­ras de mo­da más im­por­tan­tes del mun­do co­di­cian sus fac- cio­nes de dei­dad clá­si­ca, afa­ma­das can­tan­tes re­cla­man su pre­sen­cia en sus vi­deo­clips (Tay­lor Swift en Blank Spa­ce o Ma­don­na en Girl Go­ne Wild son dos ejem­plos) y las gran­des fir­mas lu­chan a pe­cho des­cu­bier­to por con­ver­tir a O'pry en su ima­gen. Po­dría de­cir­se que él es a la mo­da lo que Humph­rey Bo­gart al ci­ne de los años 50.

Mu­cho an­tes de que to­do es­to su­ce­die­ra, hay que ima­gi­nar­se a la agen­te de mo­de­los La­na Win­ters –su des­cu­bri­do­ra– ojean­do las fo­tos del bai­le de fin de cur­so de un cha­val de 17 años en Mys­pa­ce –sí, ha­ce una dé­ca­da los ado­les­cen­tes postea­ban sus fo­tos en aque­lla pio­ne­ra red–. "¿To­da­vía fun­cio­na Mys­pa­ce?", nos pre­gun­ta. O'pry col­gó las tí­pi­cas imá­ge­nes de ins­ti­tu­to ame­ri­cano de es­ta­do su­re­ño (sí, en esos mis­mos pa­ra­jes de Lo que el vien­to se lle­vó) sin ima­gi­nar­se có­mo ese ges­to inocen­te iba a cam­biar su vi­da. "Aún re­cuer­do lo que ocu­rrió, ¡de lo­cos! La­na me man­dó un con­tra­to por in­ter­net des­pués de ver unas fo­tos que me hi­cie­ron mis co­le­gas y que yo col­gué en mi per­fil. Ella ni si­quie­ra me ha­bía vis­to en per­so­na. La gen­te pue­de ser muy fo­to­gé­ni­ca o tru­car una ima­gen con una po­se de­ter­mi­na­da, ¿sa­bes? Pe­ro de­po­si­tó to­da su con­fian­za en que po­dría­mos desa­rro­llar una ca­rre­ra exi­to­sa jun­tos, así que le de­bo to­do". ¿Aca­so ha­bla­mos con el pri­mer su­per­mo­de­lo fi­cha­do a tra­vés de in­ter­net? "No lo creo", re­cha­za, des­pren­dién­do­se de in­ne­ce­sa­rias me­da­llas. "Los ins­ta­mo­dels sur­gie­ron ha­ce unos tres años; yo lo pi­llé tan al prin­ci­pio que ape­nas exis­tía, y por eso me con­si­de­ro un po­co fue­ra de es­ta his­to­ria".

Aun así re­sul­ta cu­rio­so que mien­tras otros ocul­tan sus imá­ge­nes de ado­les­cen­te con el fin de re­ne­gar de un pa­sa­do ver­gon­zo­so,o'pry­ha­cons­trui­do­gra­cia­sae­lla­su­na ca­rre­ra que lo ha lle­va­do en vo­lan­das por los cin­cos con­ti­nen­tes ca­si sin des­can­so: "Las co­sas­ha­ni­do­tan­rá­pi­do…yo­pen­sa­ba­com­pa­gi­nar el mo­de­la­je con mis es­tu­dios de bio­lo­gía y mis en­tre­na­mien­tos de béis­bol, pe­ro no he te­ni­do tiem­po; aun­que me sien­to muy afor­tu­na­do por vi­vir es­ta ca­rre­ra", re­fle­xio­na sin elu­dir cier­tos sen­ti­mien­tos en­con­tra­dos. "Cuan­do era jo­ven lo da­ba to­do por sen­ta­do, pe­ro aho­ra, cuan­do pien­so en que pue­do via­jar por to­do el mun­do gra­tis por ha­cer­me fo­tos, me pa­re­ce irreal".

Por­cier­to,que­lai­rrea­li­da­da­ve­ces­re­sul­ta­có­mi­ca:"¿te­cuen­to­có­moem­pe­cé?¡es­de ri­sa! Es­cu­cha. Mi pri­mer show: Cal­vin Klein, Mi­lán, 2006. Mi for­ma de des­fi­lar era tan pé­si­ma que du­ran­te cin­co días in­ten­ta­ron co­rre­gir­la.lohi­ce­tan­mal­que­mea­sus­té,sa­lí co­rrien­do y me eli­mi­na­ron del cas­ting". Hoy en día, tal es­ce­na re­sul­ta­ría in­con­ce­bi­ble, pe­ro en­ton­ces O'pry te­nía 17 años: "Nun­ca ha­bía­sa­li­do­de­geor­giay,de­re­pen­te,es­ta­ba en­nue­va­york,por­mi­cuen­tay­com­par­tien­do pi­so con otros mo­de­los. Es­ta­ba asus­ta­do, ¡me pa­sé tres días sin ha­blar del shock! No te­nía ni pa­sa­por­te... y a la se­ma­na si­guien­te me sa­lió un tra­ba­jo en Lon­dres y tu­vie­ron que ha­cer­me uno de emer­gen­cia", re­cuer­da mien­tras se ta­pa la ca­ra con las ma­nos por lo in­ve­ro­sí­mil de la si­tua­ción.

so sí, no to­do re­sul­tó tan fá­cil. Pue­de que aho­ra sea ca­paz de desen­vol­ver­se con sol­tu­ra en los vi­deo­clips vi­ra­les de la rei­na del pop, di­ri­gi­dos por los fo­tó­gra­fos de mo­da Mert & Mar­cus, o de la úl­ti­ma sen­sa­ción del pop mi­llen­nial, pe­ro eso no im­pli­ca que al

prin­ci­pio en­ten­die­ra su tra­ba­jo: "A ve­ces no po­día creer­me al­gu­nas de las pren­das que te­nía que ves­tir. Re­cuer­do que en una de mis pri­me­ras se­sio­nes lle­va­ba unos cal­ce­ti­nes has­ta las ro­di­llas con san­da­lias y yo pen­sa­ba: '¿pe­ro es­to lo com­pra la gen­te?; o '¿hay al­guien ca­paz de pa­gar ese di­ne­ral por una cha­que­ta?'. Nun­ca ha­bía vis­to na­da igual. Aho­ra com­pren­do el por­qué de es­tas co­sas y pue­do dar res­pues­ta a mi ig­no­ran­cia ini­cial, por­que lo he vi­vi­do des­de den­tro du­ran­te mu­cho tiem­po. En cam­bio, cuan­do em­pe­cé, es­tas ex­pe­rien­cias eran al­go muy nue­vo pa­ra mí".

ho­ra to­do ha cam­bia­do y las in­con­ta­bles se­sio­nes de fo­tos y los avio­nes a los que tan­to te­me –"Odio vo­lar, ¡me­nos mal que exis­te el vino tin­to!"– se han­con­ver­ti­do en su se­gun­da ca­sa: "In­ten­to no to­mar­me muy en se­rio, si­go las di­rec­tri­ces que me dan y, con el tiem­po, he ido apren­dien­do. Eso sí, la pasarela me si­gue dan­do pa­vor, por si me cai­go de­lan­te de to­da esa gen­te que me mi­ra. No me im­por­ta que sue­ne a lo­cu­ra, ¡es un mie­do le­gí­ti­mo!". O'pry nos ha­bla de sus mie­dos, de su ob­se­sión por so­bre­po­ner­se a ellos. No so­lo a las pa­sa­re­las, sino tam­bién a otras co­sas más ex­tra­ñas, co­mo los de­pre­da­do­res ma­ri­nos: "Es­ta­ba en Exu­ma (Baha­mas) con mi chica [la tam­bién mo­de­lo Samantha Gra­do­vi­lle] bu­cean­do en las cue­vas de Thun­der­ball. De re­pen­te vi­mos un ti­bu­rón. Fue es­ca­lo­frian­te, pe­ro tan ma­jes­tuo­so, ver­lo mo­ver­se por el agua…".

Tal vez su­pe­rar sus li­mi­ta­cio­nes se ha­ya con­ver­ti­do en la ho­ja de ru­ta de su Se to­ma su tiem­po pa­ra con­tes­tar: "Ha­ré es­to al­gún tiem­po más y da­ré las gra­cias por ello". Pe­ro confiesa que tie­ne otras opor­tu­ni­da­des so­bre la me­sa: "Me gus­ta­ría ini­ciar al­gún pro­yec­to en la in­dus­tria del ci­ne con mi ami­go Co­nor [Dw­yer, el na­da­dor olím­pi­co], ya ve­re­mos... Las co­sas van bien, N mi­ra, diez años des­pués ¡aquí es­toy sen­ta­do, ha­blan­do de mi ca­rre­ra!", bro­mea.

os in­te­rrum­pe me­teó­ri­ca ca­rre­ra. ¿Se­rá cons­cien­te de el cru­ji­do de la ello nues­tro úl­ti­mo pre­mio Hom­bre GQ puer­ta me­tá­li­ca del Año a Me­jor Mo­de­lo? "No creo que lo del es­tu­dio: sea has­ta que to­do ha­ya ter­mi­na­do y cuel­gue es ho­ra de mi uni­for­me de mo­de­lo. Qui­zá cuan­do em­pe­zar con ten­ga hi­jos y me vea en la si­tua­ción la se­sión de de ex­pli­car­les a lo que me he de­di­ca­do fo­tos. O'pry sea cons­cien­te de lo que es­toy vi­vien­do. en­tra di­rec­to al Por el mo­men­to, lle­go a un si­tio, ha­go mi set sin exi­gen­cias tra­ba­jo y me voy; y aun­que va­lo­ro mu­cho de es­tre­lla. lo que es­ta pro­fe­sión me da, co­mo vi­si­tar La cá­ma­ra y nue­vos lu­ga­res o com­par­tir ex­pe­rien­cias él son bue­nos ami­gos. Ella lo re­co­no­ce y con gen­te in­creí­ble, la ver­dad es que no lo quie­re; y él sa­be có­mo conquistarla he te­ni­do tiem­po pa­ra asi­mi­lar­lo". con sus ges­tos de ga­lán de ci­ne y su ros­tro

A no­so­tros sí nos ha da­do tiem­po a per­fec­ta­men­te es­cul­pi­do. re­vi­sar su le­ga­do: Sean O'pry es una de las "¿Ha que­da­do bien o re­pe­ti­mos?", con­sul­ta ca­ras más re­co­no­ci­bles y co­di­cia­das de la al fo­tó­gra­fo. En la pan­ta­lla de or­de­na­dor­que­re­po­saen­la­me­sa­de­téc­ni­cos­yen­la in­dus­tria en ac­ti­vo y po­see una pro­yec­ción que se ex­ten­de­rá va­rios años más en­tre cam­pa­ñas queob­ser­va­mo­sel­re­sul­ta­do­de­ca­da­dis­pa­ro pu­bli­ci­ta­rias, pa­sa­re­las y pá­gi­nas de se­di­bu­ja­lai­ma­gen­di­fu­sa­deu­ni­co­no­clá­si­co las re­vis­tas de mo­da más im­por­tan­tes (uno y atem­po­ral, una má­qui­na de ge­ne­rar bue­nas de sus pri­me­ros tra­ba­jos edi­to­ria­les fue to­mas en­tre las que más tar­de ha­brá que pa­ra la re­vis­ta GQ Sty­le y, des­de en­ton­ces, ele­gir con di­fi­cul­tad –con él no hay ape­nas ha for­ma­do par­te de nuestra fa­mi­lia a po­si­bi­li­dad de des­car­te– has­ta lle­gar a una ni­vel in­ter­na­cio­nal). "Si hay al­go que me se­lec­ción. Es en­ton­ces cuan­do com­pren­de­mos ha en­se­ña­do es­te mun­do es a ser nor­mal por qué se ha he­cho con la in­dus­tria, y a dar gra­cias por lo que ten­go. Re­cuer­do por qué fun­cio­na tan bien su com­bi­na­ción que una vez mi abue­lo le di­jo a mi pa­dre: deas­pec­toex­tra­or­di­na­rio,pro­fe­sio­na­li­dad­de 'Me gus­ta­ría ser re­cor­da­do co­mo un hom­bre cu­rran­te y mo­des­tia a prue­ba de egos. bueno y jus­to', y es un pro­pó­si­to que Por­que la ima­gen que no sa­le en es­te in­ten­to cum­plir. En el plano pro­fe­sio­nal, el ar­tícu­lo es la de un ti­po sen­ta­do en una úni­co re­cuer­do que me gus­ta­ría que que­da­se ace­ra con un sen­ci­llo abri­go os­cu­ro y un de mí es el de al­guien con quien era go­rro de la­na, des­preo­cu­pa­do, an­te el que di­ver­ti­do tra­ba­jar, que era edu­ca­do e hi­zo más de una ca­be­za se gi­ra pa­ra com­pro­bar bien su tra­ba­jo, co­mo cual­quier otro". que no ve do­ble; que sus ojos no le han

"¿Y aho­ra qué, Sean?", pre­gun­ta­mos, ju­ga­do una ma­la pa­sa­da. Que es el mis­mo sien­do cons­cien­tes de que se en­cuen­tra ti­po de la mar­que­si­na. O tal vez no. Que en un mo­men­to en el que lo abar­ca to­do. lo que han vis­to es real.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.